Pérez Villalta critica la "superficialidad" del arte moderno porque carece de "visión" para la pintura

Guillermo Pérez Villalta
UIMP
Actualizado 13/07/2012 17:56:44 CET

SANTANDER/SEVILLA, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El pintor y escultor gaditano Guillermo Pérez Villalta ha criticado este viernes en Santander la "superficialidad" del arte moderno que, a su juicio, carece de "visión" para entender la pintura y ha convertido la belleza en un tema "tabú" del que "nadie" habla a la hora de describir las obras contemporáneas.

"Cada vez existe menos cultura entre artistas y críticos", ha afirmado durante una rueda de prensa celebrada con motivo de su participación en la Escuela de Psiquiatría y Ciencias de la Conducta Carlos Castilla del Pino 'La creatividad', organizada por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en colaboración con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Fundación Castilla del Pino.

Pérez Villalta ha explicado que existen dos direcciones en el arte actual, una "ortodoxa", que se encuentra en la mayoría de los museos y que, según dijo, "tiene más que ver con la sociología", y otra "más libre" que apuesta por la pintura como medio de expresión y a la que él decidió adherirse en los años 70. "No hay cosa más aburrida que ir al Reina Sofía", ha asegurado.

"Vivo de mi obra desde hace mucho tiempo", ha señalado el artista, quien ha hecho hincapié en que la crisis económica "se nota mucho" a la hora de vender, aunque ha pronosticado que "siempre" habrá mercado para la pintura. En este sentido, ha apuntado que los "artistas de la modernidad que necesitan subvenciones lo van a tener más crudo".

PROCESO CREATIVO

Pérez Villalta ha sostenido que sus obras nacen a partir de una idea que deja "en reposo" durante un tiempo para saber si es lo "suficientemente buena" como para "llevar a la realidad" algo que solo existe en su mente. "Pintar un cuadro es un proceso muy duro que empieza con algo que proviene de mi pensamiento", ha manifestado.

El artista ha confesado que su método de trabajo "ha ido perfeccionándose con el tiempo" aunque difiere "poco" del que seguía en sus inicios. En primer lugar realiza bocetos que luego traslada al lienzo para "ver mejor los defectos y cuidar la geometría interna del cuadro", ha explicado.

Acerca de su trayectoria, ha dicho que necesita seguir varias "líneas" de trabajo y "cambiar de dirección" cada cierto tiempo para no aburrirse. En este sentido, ha calificado la valoración que establece sobre su propia obra como "muy severa", ya que intenta adaptar su juicio a su trabajo "aspirando a la perfección", algo que "no existe", concluye.