La plataforma de la fábrica de vidrio pide optar a ayudas estatales

Actualizado 11/12/2015 17:06:01 CET

SEVILLA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La plataforma que defiende la antigua fábrica de vidrios La Trinidad, enclavada en la avenida de Miraflores y cuya nave central, hornos y chimenea están protegidos como bien de interés cultural (BIC), ha manifestado este viernes que después de proponer al Ayuntamiento hispalense y la Consejería de Cultura recurrir al Plan Nacional de Patrimonio Industrial para lograr recursos en favor de este emblemático recinto, los plazos para concurrir a dicho programa estatal han expirado recientemente y "no se sabe" si las administraciones han recurrido a esta opción.

Basilio Moreno, portavoz de la plataforma, ha informado a Europa Press de que a principios de noviembre celebró una reunión con el secretario general de la Consejería de Cultura, Eduardo Tamarit, mientras sigue a la espera de celebrar un encuentro con el alcalde hispalense, Juan Espadas, o su concejal de Hábitat Urbano y Cultura, Antonio Muñoz, con quienes prevé analizar el nuevo plan especial de reforma interior (PERI) del recinto, aprobado de manera inicial y que amplía la protección a las naves auxiliares, el muro de cerramiento y el patio del conjunto.

Pero en paralelo, la plataforma había remitido "correos" electrónicos a los tres mandatarios citados, exponiendo la posibilidad de recurrir al Plan Nacional de Patrimonio Industrial del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, para recabar recursos con los que actuar sobre la antigua fábrica de vidrios. Al respecto, expone Basilio Moreno que los plazos para presentar propuestas para dicho programa acabaron "hace 15 días", sin que medie constancia oficial de que las administraciones hayan recurrido a esta opción. "Nosotros avisamos en fecha", ha defendido.

LA FÁBRICA DE VIDRIO. UN POCO DE HISTORIA

Fue el 4 de septiembre de 2001 cuando la Consejería de Cultura acordó inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz este antiguo y simbólico conjunto fabril de la avenida de Miraflores, adquirido por la sociedad Edificarte Promoción Inmobiliaria, declarada hace años en concurso de acreedores en el marco de la catástrofe sufrida por el sector inmobiliario y de la construcción.

El recinto es uno de los escasos ejemplos que ha pervivido de la arquitectura de la gran industria y de la primera expansión industrial de Sevilla fuera de su recinto amurallado. La declaración de bien de interés cultural incoada y aprobada en aquellos tiempos, en concreto, protege la nave central, los hornos y la chimenea de la planta como lugar de interés etnológico, aunque la Administración autonómica promueve desde hace años un procedimiento para catalogar también las naves dos y tres y unificar los activos protegidos en una única tipología: la de "lugar de interés industrial". La idea, según la negociación promovida años atrás, era ceder al patrimonio público los espacios protegidos a cuenta de sus restricciones en materia urbanística.

A lo largo de los últimos años, de cualquier forma, la quiebra de Edificarte Promoción Inmobiliaria ha agudizado el abandono y ruina del conjunto fabril, que ha sido objeto de diversas ocupaciones ilegales y episodios de expolio, siendo incluso destruidos unos hornos de temple y recocido, así como unas calderas, unas instalaciones aéreas de transporte de vidrio y un horno de fusión, en una actuación que fue incluso elevada a la Justicia.

EL PROYECTO SE REAVIVA

El pasado mes de junio de 2014, la Gerencia de Urbanismo anunciaba que, merced a un acuerdo plenario de marzo de 2011 relativo a la ampliación de la zona protegida, había culminado el diseño de una nueva propuesta de ordenación que replantea "todo el sector". La nueva ordenación queda plasmada en una modificación del vigente plan especial de reforma interior que, en concreto y según la documentación recogida por Europa Press, amplía las restricciones e instrumentos de protección a las naves auxiliares del conjunto, el muro de cerramiento y el patio de operación del recinto.

La propuesta de nueva ordenación, promovida a instancias de la plataforma social que defiende este antiguo y emblemático espacio fabril, "consigue la conservación íntegra de la fábrica de vidrio reclamada por las plataformas vecinales, a la vez que desarrolla la totalidad de la edificabilidad asignada al sector repartida en edificaciones proporcionales de cuatro plantas de altura que serán completamente permeables para facilitar el acceso al recinto de la fábrica".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies