Pleno del Ayuntamiento debatirá mañana una modificación presupuestaria de 13 millones para financiar Metropol

Actualizado 30/05/2010 13:20:49 CET

SEVILLA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Ayuntamiento de Sevilla debatirá mañana en la primera de las tres sesiones extraordinarias convocadas una modificación presupuestaria de 13 millones de euros para terminar de financiar el modificado elaborado por el arquitecto alemán Jürgen Mayer para el proyecto de Metropol Parasol de reurbanización de la Encarnación.

A las 8,30 horas está convocado el Pleno extraordinario, en el que el gobierno municipal pretende aprobar de manera definitiva esta modificación del anexo de inversiones de los presupuestos del ejercicio 2008, con la que se completa la inversión de 30 millones necesaria para terminar el proyecto, según concretaron a Europa Press fuentes municipales. En el Pleno de enero del presente año ya se aprobó otra modificación presupuestaria de 17 millones.

El modificado de Jürgen Mayer incluye un sobrecoste de 18 millones para afrontar el coste de la cubierta de madera y el sistema de unión entre las piezas, además de otras mejoras en el mercado, el pavimento de la reurbanización exterior, la seguridad y el suministro eléctrico, entre otras.

Al respecto del citado modificado, el secretario general del Ayuntamiento de Sevilla emitió un informe en el que afirma que el proyecto Metropol Parasol debió paralizarse en 2007, cuando se determinó que no era "realizable", además de "resolver el contrato, redactar un nuevo proyecto y proceder a su licitación", y recomienda "depurar" responsabilidades. Cifra en un 70 por ciento el desvío presupuestario total del proyecto, cuyo coste alcanza ya los 89,6 millones de euros.

Así, precisa que "es en mayo de 2007 cuando se concluye que la estructura tal y como está concebida no es realizable" y considera que "estas circunstancias debieron detectarse en el proyecto de ejecución, lo que hubiera permitido una toma de decisiones con mayor conocimiento de causa y no encontrarnos ahora ante lo irreversible de la situación".

Concretamente, detalla que, en total, el modificado, aprobado el pasado día 21 en el Consejo de Gerencia de Urbanismo, supone una desviación de 29,9 millones de euros, que sumados a los 8,4 millones del primer modificado --musealización de los restos arqueológicos-- sitúa la desviación en 38,4 millones sobre un presupuesto inicial de 51,2 millones.

Del mismo modo, apunta que "el poder de modificación no puede utilizarse para salvar posibles deficiencias o imprevisiones técnicas del proyecto, ya que casan mal con la exigencia de causa imprevista" y agrega que "no cabe confundir las 'necesidades nuevas o causas imprevistas' --supuestos que recoge la ley-- con las simples imprevisiones derivadas de la inadecuada elaboración del proyecto, n a nuevos criterios constructivos que ahora se consideren más convenientes y que no se tenían al momento de licitar el contrato".

En cuanto a las modificaciones propuestas en el citado modificado, apunta que, en lo que a la estructura de madera se refiere, "la exigencia deriva del hecho de que el proyecto era inejecutable, no estamos hablando de imprecisiones técnicas o errores en el proyecto, sino que lisa y llanamente el proyecto no podía realizarse".

Por tanto, determina que "es el momento" de analizar "si procede exigir al proyectista las indemnizaciones y responsabilidades establecidas", por lo que insta al órgano de contratación "para que inicie expediente para depurar las eventuales responsabilidades, si las hubiere, por el quebranto sufrido por el Ayuntamiento a consecuencia de la desviación en el presupuesto del proyecto".

En esta línea, insiste en que "no estamos ante errores sino ante un proyecto inejecutable y por tanto no estamos ante una modificación sino ante un nuevo contrato" y agrega que "el Ayuntamiento ya tuvo conocimiento a los pocos meses de iniciarse las obras de esta circunstancia", por lo que concluye que "la obra debió paralizarse en mayo de 2007, resolver el contrato, redactar un nuevo proyecto y proceder a su licitación".

"Ahora bien, no podemos desconocer que la actuación municipal ha inducido al contratista a la solución de mantenerse en el contrato", añade el secretario general del Consistorio hispalense, quien admite que Sacyr "desde 2007 ha colaborado en la búsqueda de una solución a la estructura, aportando y sufragando sus propios asesores".

Por tanto, dice no aconsejar a día de hoy la resolución del contrato "y sí su continuación una vez modificado, por cuanto el Ayuntamiento no puede ir en contra de sus propios actos y porque el interés público requiere que sea la propia empresa que ha encontrado la solución la que ejecute el proyecto".

Como conclusión, formula una serie de recomendaciones, tales como que "habría que ser más cauteloso a la hora de convocar concurso de ideas para la redacción de proyectos, dada la experiencia en este supuesto de que podemos encontrar una buena idea pero que sea inejecutable".

También señala que "sería necesario extremar los controles para evitar situaciones como ésta, en la que falló el proyecto del arquitecto, no fue debidamente controlado por la empresa concesionaria que presentó el proyecto y tampoco encontró reparo alguno en la oficina de supervisión".

Por último, el informe concluye insistiendo en que "la gravedad de la desviación presupuestaria obliga a que se inicie un procedimiento para determinar las posibles responsabilidades en el considerable incremento del coste del proyecto".

RETIRADO DEL ANTERIOR PLENO

De otro lado, el portavoz adjunto del PP en el Ayuntamiento de Sevilla Francisco Pérez explicó a Europa Press que, tras su aprobación en el Consejo de Gerencia extraordinario a primera hora del día 21 del presente mes de mayo, estaba previsto que se elevara el modificado por la vía de urgencia al Pleno municipal celebrado el mismo día, pero fue retirado. De hecho, concretó que había convocado a las 16,00 horas otro Consejo de Gerencia extraordinario para aprobar la orden técnica del modificado, paso posterior a su aprobación en el Pleno.

Por su parte, el delegado municipal de Urbanismo, Manuel Rey, aseguró que, tal y como recomienda el informe al respecto del secretario general del Ayuntamiento, el Consistorio terminará el proyecto "por interés público", ya que "el informe es absolutamente positivo, recomienda que la obra debe continuar por parte de la propia empresa, que es la que ha encontrado la solución técnica, y desaconseja la resolución del contrato".

Así, Rey aludió a la voluntad política de concluir la iniciativa para el 31 de diciembre de 2010 "con la legalidad en la mano", al tiempo que volvió a reiterar que la Corporación local "no descarta en ningún momento" la depuración de responsabilidades, si bien estima que debe realizarse en el momento oportuno, "que es cuando termine este gran proyecto, un hito francamente relevante para la ciudad". También aseguró que el nuevo mercado de abastos podrá estar disponible a partir de septiembre.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies