Podemos pide nuevas cláusulas en los contratos de intérpretes de signos de Canal Sur

Actualizado 22/05/2016 11:01:43 CET

SEVILLA, 22 May. (EUROPA PRESS) -

El grupo parlamentario de Podemos Andalucía ha registrado una proposición no de ley en la Cámara andaluza por la que pide que la dirección de la Agencia Pública de la Radio y Televisión de Andalucía (RTVA) incluya nuevas cláusulas en los pliegos de condiciones de los próximos concursos públicos para el servicio de interpretación de lengua de signos en Canal Sur Radio y Televisión para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores.

Según consta en la iniciativa, recogida por Europa Press y que será debatida en la comisión de control de la Agencia Pública Empresarial de la RTVA y de sus sociedades filiales, Podemos propone la subrogación de estos trabajadores, con las condiciones laborales que mantengan en el momento de la subrogación, teniendo en cuenta el artículo 27 del XIV Convenio colectivo general de centros y servicios de atención a personas con discapacidad (BOE del 9 de octubre de 2012) que en la actualidad les es de aplicación.

Asimismo, reclama que se garantice una adecuada prestación del servicio a través de la presencia simultánea de los intérpretes de lengua de signos necesarios "para que puedan realizarse los relevos de forma óptima, manteniendo así un adecuado nivel de calidad". Como norma básica para garantizar esta calidad y la seguridad y salud de las personas intérpretes, Podemos señala que "no deberán permanecer en pantalla más de media hora, siendo necesario un tiempo de preparación y apoyo de una hora por cada ciclo en pantalla".

Además, defiende que el incumplimiento de alguna de estas obligaciones que se establecen o de la normativa laboral vigente serán motivo para que RTVA de por terminada la contrata.

En la exposición de motivos, la formación morada argumenta para defender su proposición no de ley que la lengua de signos "es un derecho y una necesidad para la comunidad sorda" y que "es necesaria una interpretación de lengua de signos de calidad en la televisión pública en directo".

Podemos señala que tanto la Ley andaluza que regula el uso de la lengua de signos española y los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y con sordoceguera en Andalucía como el Estatuto de Autonomía de Andalucía señalan "la necesidad de que estos servicios cumplan con los estándares de calidad normalizados, poniendo de manifiesto la necesidad de proteger el derecho a la información y a la comunicación de las personas sordas y usuarias de LSE".

Censura que aunque en la actualidad la situación de la lengua de signos en la televisión pública ha mejorado un poco, "la información que reciben las personas sordas sigue siendo mínima" y que "cuando la sociedad no ofrece medios alternativos para el completo acceso a la información de las personas sordas, es cuando realmente surgen las barreras de comunicación".

De esta manera, Podemos incide en que la interpretación en lengua de signos es una actividad profesional relativamente joven que desde hace unos años se ha profesionalizado, "pero todavía no existen muchos estudios sobre los riesgos de esta profesión y muchos menos sobre la interpretación en los medios de comunicación". "Para la realización de su trabajo, el interprete debe emplear una alta concentración, así como una capacidad de adaptarse a situaciones y contextos, todo ello para poder transmitir el mensaje", explica.

Así las cosas, advierte que el trabajo de los interpretes de signos "conlleva una serie de riesgos por lesiones musculoesqueléticas" porque en el transcurso de una hora de trabajo, "puede realizar miles de movimientos de dedos, muñecas y codos, y todos ellos acompañados de movimientos de todos los músculos del tren superior".

Defiende así Podemos que para garantizar el rendimiento y la calidad, así como la salud física y mental de los profesionales, el tiempo recomendado en pantalla es de 20 a 30 minutos máximo y, si la jornada de trabajo es superior a dos o tres horas, "deberá existir un mínimo de tres intérpretes por turno, garantizando el rendimiento y la calidad, y también la salud física y mental de los intérpretes de lengua de signos".

"Para salvaguardar la calidad de la interpretación en un medio de comunicación en directo, es necesaria una preparación y apoyo que deben realizar los interpretes", agrega antes de indicar que "en el caso de Canal Sur 2, y debido a las características y cantidad de la interpretación, son necesarios como mínimo tres intérpretes por turno, los cuales estarán trabajando ya sea interpretando en directo o en tareas de preparación y apoyo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies