El presidente de Consejo Escolar andaluz consultará la opción de informe sobre el fracaso de la Beca Segunda Oportunidad

Actualizado 07/12/2014 16:43:29 CET

SEVILLA, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo Escolar de Andalucía, Ernesto Gómez, consultará en los próximos días a los representantes del organismo, con motivo de la celebración de unas jornadas sectoriales, la conveniencia de realizar un estudio "en profundidad" sobre el fracaso de la Beca Segunda Oportunidad, dirigida a facilitar la reincorporación de las personas jóvenes al sistema educativo para obtener una titulación de Educación Secundaria y que, según ha reconocido la propia Junta andaluza, "no está funcionando bien".

En declaraciones a Europa Press, Gómez ha señalado que estos resultados son "preocupantes" y que, por ello, sería bueno contar con los resultados de un informe "detenido" para conocer las causas de esta circunstancia, aunque la redacción de dicho informe no es segura.

Para ello, "antes quiero consultarlo", por lo cual preguntará a los miembros fijos de la Permanente --que se reuniría, según los plazos estimados, el próximo mes de diciembre-- y, en función de lo que se plantee, iniciar el trabajo en este sentido o no, pues "el Consejo también puede abordar temáticas que se consensúen como materias que merecen la pena".

En su última convocatoria, la beca ha vuelto a quedar por debajo del potencial ofrecido. Así, según los datos facilitados a Europa Press por la Consejería, existen 300 beneficiarios de una ayuda para la que se partía de 1.000 becas en la convocatoria del presente curso 2014-15, lo que ha llevado al consejero del ramo, Luciano Alonso, a reconocer que "la demanda no ha sido la que hubiéramos deseado", pese a que "parece una buena idea recuperar a esos jóvenes".

La beca está específicamente orientada al sector de población afectado por el denominado abandono educativo temprano y tiene como finalidad facilitar la reincorporación al sistema educativo andaluz de los jóvenes de entre 18 y 24 años que abandonaron el sistema educativo sin obtener las titulaciones de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato o Formación Profesional de Grado Medio, y que se encuentran en situación de desempleo, dotando a este alumnado de los medios económicos necesarios para hacer frente a la ausencia de ingresos como consecuencia de su dedicación al estudio.

Principalmente, se busca beneficiar a aquellos alumnos que, en tiempos de desarrollismo económico, se marcharon de las aulas porque encontraban un empleo remunerado, "a veces por encima de su propia capacidad", sin la formación necesaria y llegando a un campo de acción "que tampoco les especializaba". Por ello, recuerda Alonso, "cuando viene la crisis y el paro nos encontramos con jóvenes que no tuvieron la formación necesaria para enfrentarse a un mercado laboral más difícil y selectivo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies