Castro defiende el carácter "abierto" de la cuenta del Sevilla FC y esgrime sus aportaciones económicas

385027.1.644.368.20180225104448
Vídeo de la noticia
Actualizado 26/02/2018 17:07:30 CET

SEVILLA, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El presidente del Sevilla Fútbol Club, José Castro, ha defendido este lunes ante el Juzgado de Instrucción número once que la cuenta corriente por la que se le achaca un presunto delito de administración desleal era una cuenta de carácter "abierto", en la que él inyectaba dinero para el funcionamiento del club y además cargaba determinados costes, que reponía en el caso de tratarse de gastos personales.

    Fuentes del caso han señalado a Europa Press que durante su comparecencia como investigado ante el Juzgado de Instrucción número once, José Castro ha respondido a las preguntas de la Fiscalía y de la juez encargada del caso, pero no de la acusación particular.

   A tal efecto, recordemos que todo parte de los hechos elevados a la Fiscalía por un accionista del Sevilla F.C. llamado Agustín Martínez, tras lo cual la Fiscalía promovió su propia denuncia contra Castro, al entender que éste "mantenía una especie de cuenta de débito, con su correspondiente reflejo en el libro mayor de la sociedad, a través de la cual disponía de fondos del club para sus atenciones personales".

   De acuerdo con los hechos denunciados por dicho accionista y según la Fiscalía, en dicha cuenta "se observan entre 2013 y 2017 distintas extracciones de dinero sin justificación alguna" que ascienden a más de 118.000 euros, incluida una transferencia a una sociedad de la que "personalmente el denunciado es gerente administrador, así como distintos gastos por viajes, al parecer de tipo personal".

   "Cargos que exceden de lo que podría ser una práctica lógica y consentida por gastos de representación atendida a su condición de presidente de la sociedad deportiva", añade la Fiscalía, reconociendo que el pasado 15 de septiembre de 2017, el denunciado "abonó las cantidades que debía al club".

   Para la Fiscalía, los movimientos de la cuenta del denunciado "van mucho más allá de lo permitido" en el acuerdo tácito de la existencia de tales cuentas, "pensadas quizás para gastos de directivos en desplazamientos del club o compras de material deportivo, ya que existen auténticas disposiciones de dinero ajenas a cualquier actividad relacionada con el club". Por ello, la Fiscalía atisba un presunto delito de administración desleal.

MÁS CUENTAS

   Frente a ello, y según las citadas fuentes, José Castro ha defendido que la cuenta bancaria en torno a la que gira el asunto es una cuenta corriente similar otras con las que cuentan más de 20 altos socios o administradores del club.

   Según el presidente de la entidad, se trata de cuentas corrientes que ya existían cuando él desembarcó en el club hace unos "23 años" y que han carecido de "regulación específica", defendiendo que precisamente bajo su gestión han comenzado las labores para dicha regularización. Y es que como reconoce la propia Fiscalía, el consejo de administración del Sevilla FC aprobó en septiembre un protocolo para el funcionamiento de tales cuentas.

   Pero sobre todo, José Castro ha negado cualquier "irregularidad" o uso indebido de esta cuenta, explicando que esta cuenta corriente y las demás citadas por él mismo son cuentas de carácter "abierto", en las que sus titulares han inyectado dinero para "dotar de fondos" al club y costear las "necesidades" de funcionamiento de la entidad, canalizando en paralelo sus gastos a través de estas cuentas.

   A tal efecto, habría defendido que su cuenta habría llegado a reflejar una "deuda" de más de 700.000 euros del club respecto a él, al haber sido sufragado con su dinero personal el pago de determinadas obligaciones con Hacienda o con los jugadores, así como actuaciones en las instalaciones deportivas del club.

CUENTAS "PROVECHOSAS" PARA EL CLUB

   Precisamente por ello, ha negado cualquier "perjuicio" al club y ha defendido que estas cuentas han sido "más provechosas" para la entidad que para los socios que participaban de las mismas, relatando que cuando comenzó a "poner" dinero de su propio bolsillo para el club mediante esta cuenta, ni siquiera tenía certeza de que si lo recuperaría o cuándo.

   Del mismo modo, ha recordado que ha abonado al club todos los gastos de índole personal cargados a esta cuenta, por lo que ha negado cualquier irregularidad o uso indebido de esta cuenta corriente. Es más, José Castro ha defendido que estas cuentas corrientes están sometidas a la "contabilidad anual" del club e incluso han sido "auditadas todos los años".

   En cuanto a la posible falsedad en documento que se le atribuye por el devenir de dos paquetes de acciones de la entidad, Castro ha defendido que adquirió las acciones otrora pertenecientes al ya fallecido A.L.H. comprando las mismas a una persona que a su vez las había adquirido a los herederos de dicha persona, asegurando que la única incidencia derivaría en la ausencia del libro de familia de estas últimas personas en el procedimiento seguido para el devenir de estas participaciones.

   Respecto al segundo paquete de acciones por el que se le acusa, José Castro ha asegurado que las citadas participaciones fueron inscritas a su nombre "por error" de quien estuviese al frente del registro de socios, pues él nunca compró las acciones, o quizá de manera "intencionada" para incriminarle en alguna causa judicial. En cualquier caso, ha recordado que en cuanto se percató de tal extremo solicitó la subsanación de la situación.

-. Firma: FBV/LHM .-