El presidente del TSJA defiende que los indultos deben ser "excepcionales" y estar "motivados" para que sean entendidos

Lorenzo Del Río.
EUROPA PRESS
Actualizado 30/01/2013 14:04:54 CET

Cree que la reforma del Poder Judicial "no respeta la letra constitucional" aunque no es partidario de una huelga de jueces

SEVILLA, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, ha abogado este miércoles por imprimir un carácter "excepcional" a los indultos, que, además, "deben estar motivados para que la sociedad mayoritariamente los entienda".

"Un indulto debe ser algo excepcional", ha aseverado Del Río en una entrevista en Canal Sur Televisión recogida por Europa Press, ya que, según ha apostillado, se trata de "un residuo del absolutismo" regulado por una ley "de 1870" que "no puede convertirse en una cuarta vía de revisión del proceso judicial".

Por ello, y tras señalar que algunos indultos concedidos recientemente por el Gobierno, como el otorgado al kamikaze de Alzira (Valencia), "chirrían", el presidente del Alto Tribunal andaluz ha subrayado que el Ejecutivo "está obligado a justificar por qué adopta esas decisiones", y acordarlas con "una mínima motivación para que la sociedad los entienda".

De igual modo, y en relación a otras decisiones del Ministerio de Justicia, Del Río ha expresado su preocupación por la reforma del Poder Judicial que prepara el departamento que dirige Alberto Ruiz-Gallardón, porque, en su opinión, tal como está planteada ahora mismo "desapodera" a dicho estamento "de lo más importante" y no encaja "ni con la letra ni con el espíritu de la Constitución".

Por ello, y ante el "riesgo" de que eso se produzca, ha reclamado "mucho tino" al Gobierno a la hora de abordar esta materia, ya que, según ha indicado, en ella "está en juego el diseño constitucional del Poder Judicial", que, en su opinión, defiende "la separación de poderes" y dotar a ese estamento de "un mínimo autogobierno" y una "cierta capacidad de gestión", partiendo de la base de que el Poder Judicial "no puede ser gobernado por el Ejecutivo".

RECETAS CONTRA LA "SOBRECARGA" EN LOS JUZGADOS

Igualmente, el presidente del Alto Tribunal andaluz ha alertado del "enorme problema" que, en su opinión, generaría actualmente la imposibilidad de contratar a jueces sustitutos, por la "sobrecarga de trabajo" que detecta en los juzgados, algo que, según ha explicado, ha transmitido este mismo martes, vía correo electrónico, a los jueces andaluces.

Precisamente en relación a ese problema de "sobrecarga" de trabajo, Del Río ha apostado por impulsar una "modernización" a tres niveles --tecnológica, legislativa y organizacional-- en el seno de la Justicia para "desatascar los juzgados".

Así, ha reclamado "más medios y nuevas tecnologías", además de "reducir y simplificar" la tramitación de los "obsoletos" procedimientos penales --en los que, ha indicado, se encuadra "casi el 77 por ciento de los litigios"--, y "rentabilizar" los recursos de los que se dispone.

CONTRARIO A UNA HUELGA DE JUECES

Pese a todo ello, Del Río no se muestra partidario de una posible huelga de jueces, porque, a su juicio, los magistrados "deben reivindicar su posición como poder del Estado, y un poder del Estado debe pensarse muy mucho hacer una huelga".

"Por la responsabilidad personal y la función institucional que tienen los jueces, el mensaje no debería ser ése", ha opinado el presidente del TSJA, que ha invitado, por ello, a los magistrados a "autolimitarse" y a "mostrarse más como poder del Estado que como simples ciudadanos o trabajadores".

Respecto a las tasas judiciales aprobadas por el Gobierno, Del Río ha insistido en su idea de distinguir, a la hora de evaluarlas, entre la figura como tal de las tasas y la cuantía fijada para éstas.

De esta manera, ha indicado que la decisión de fijar unas tasas judiciales "es política y corresponde a los gobiernos", a la vez que ha señalado que la Constitución "no establece la absoluta gratuidad de al Justicia", condición que, de este modo, queda circunscrita "sólo a unos casos y para determinadas personas", si bien ha querido aclarar que es partidario de "ampliar todo lo posible la Justicia gratuita".

Por ello, y ya que, además, las tasas "ya existían antes, pero en casos mucho más concretos y para personas jurídicas", Del Río ha señalado que el "problema" de las que ha fijado el Gobierno reside en sus "cuantías", que, según ha alertado, "podrían hacer ilusorio el derecho de la tutela judicial efectiva", de ahí que reclame "proporcionalidad y razonabilidad" para dichas tasas.