PSOE-A reclama a Zoido que acepte las propuestas de Díaz en su debate de "desinvestidura" como presidente del PP-A

Mario Jiménez
EUROPA PRESS/PARLAMENTO/ARCHIVO
Publicado 22/01/2014 14:16:54CET

SEVILLA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del PSOE-A en el Parlamento, Mario Jiménez, ha pedido al presidente del PP-A, Juan Ignacio Zoido, que acepte las propuestas de acuerdo que la líder del Ejecutivo andaluz, Susana Díaz, le ha ofrecido a su partido durante el debate general que se celebra este miércoles en el Pleno del Parlamento, el "debate de desinvestidura" de Zoido como máximo dirigente de los 'populares' andaluces.

Durante su intervención ante el Pleno, Jiménez ha considerado que el PP-A debería ayudar al Gobierno andaluz y a su presidenta en la tarea que le ha llevado a que Andalucía sea la "única" comunidad donde el estado del bienestar sigue siendo una realidad. "Nos gustaría que nos echaran una mano y que todos trabajáramos desde la unidad en la defensa de Andalucía", ha añadido.

No obstante, el dirigente socialista ha dicho que desconoce a quién tiene que dirigirse para hacer dicha petición porque el PP-A carece de un líder, representado Zoido en estos momentos "la viva estampa de la descomposición y la debilidad del PP-A, que llega a este debate agotado, dividido y con un liderazgo a la fuga".

En esta línea, ha destacado que mientras la presidenta de la Junta acude a este debate "voluntariamente" y, a petición propia, Zoido lo hace "a la fuerza, a rastras, a regañadientes y a disgusto". "Él no quería venir pero aquí lo han traído después del turrón duro, del que le han dado estas navidades desde el PP nacional", ha apostillado Jiménez.

Para el portavoz socialista, es una "lástima" que la crisis interna del PP-A impida a este partido levantar la mirada "más allá de su propio ombligo". Por ello, ha dicho esperar que desde Madrid dejen a Zoido "cortarse la coleta, que este cáliz pase pronto y pueda irse en paz", aunque ha advertido de que una "operación sucesoria contaminada" lo impide.

En este contexto, ha afirmado que en el Ayuntamiento de Tomares (Sevilla), en el que es alcalde "el delfín" de Zoido, José Luis Sanz, "no sólo se encargaban copas y langostinos, sino pequeños informes que se pagaban a precio de oro". Para Jiménez, el presidente del PP-A llegó como su antecesor en el cargo, Javier Arenas, "con el único argumento de la corrupción y se va también como él, tocado por la corrupción".

ZOIDO SE VA "TOCADO POR LA CORRUPCIÓN"

Así, tras asegurar que Zoido se reunió con el extesorero del PP Luis Bárcenas y que "se va conociéndose que ha cobrado sobresueldos, sin explicar si la declaración de bienes que presentó en el Parlamento era falsa y sin entregar las cuentas de su partido", Jiménez ha considerado que el "juez justiciero" se va "manchado por la corrupción, que le vuelve como un boomerang".

Mario Jiménez, que ha dicho también que al PP-A le molesta que Andalucía tenga "voz propia" en el contexto del país y que ejerza su autogobierno, ha apuntado que la presidenta de la Junta ha hecho este miércoles un análisis real de la situación andaluza "sin disfraces, sin máscaras y sin los triunfalismos del Gobierno de la Nación que presenta una realidad maquillada".

"Estamos asistiendo a un cambio de tendencia estadístico en la economía, pero todavía no nos vale. Solo nos valdrá cuando este cambio lo vivan los andaluces en sus casas", ha destacado el dirigente socialista, quien ha lamentado que el Ejecutivo de Rajoy siga con su política económica "fracasada", ahogando el crédito a las empresas y recortando derechos sociales, como el que se pretende con la reforma de la Ley del Aborto.

Tras asegurar que el Gobierno de Díaz ha demostrado en sus primeros meses que sus políticas son diferentes a las de Rajoy y que apuesta por el "diálogo como única receta posible", Jiménez ha considerado que la comparecencia de la presidenta en este debate general tiene una "gran trascendencia" en términos políticos y democráticos.

"Es el reflejo del respeto de Susana Díaz tiene a esta institución y la demostración de que cumple con su compromiso de acudir a esta Cámara cada seis meses para abordar la situación de Andalucía, frente a un presidente del Gobierno que tiene "fobia" a comparecer en el Congreso de los Diputados, habiendo rechazado su intervención en más de 40 ocasiones.

Finalmente, el portavoz del grupo parlamentario socialista ha destacado que la presidenta de la Junta "da la cara, se somete al debate en una iniciativa sin precedentes en España --comparecer cada seis meses ante la Cámara--, ofrece respuestas y acepta las críticas, unos hábitos saludables que el PP y su presidente deberían poner en práctica".