Los quince hoteles en venta de Nueva Rumasa despiertan el interés de inversores españoles y foráneos

Actualizado 16/03/2011 14:32:45 CET

MADRID/SEVILLA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los quince hoteles que la familia Ruiz-Mateos ha puesto a la venta están despertando el interés de posibles inversores nacionales e internacionales, entre ellos empresas, fondos o cadenas hoteleras, a pesar de su situación 'preconcursal' y de contar con una deuda que supera los 200 millones de euros, principalmente créditos hipotecarios.

"Hay mucho interés tanto a nivel nacional como internacional", aseguraron en fuentes cercanas al proceso de venta, que precisaron, no obstante, que en la actualidad se está analizando la situación de cada uno de los establecimientos para constatar "si son vendibles" y posteriormente iniciar la venta "lo antes posible".

Precisamente, el grupo ha presentado como aval en la Seguridad Social un hotel que posee en Tenerife valorado en 80 millones para retirar un embargo que pesaba sobre las cuentas de Dhul, según señalaron los sindicatos.

Asimismo, empleados del hotel Hotasa Berverly Playa de Paguera, en Calvià, han reclamado a Nueva Rumasa que abone la nómina de febrero a una veintena de trabajadores que a principios del mes pasado empezaron a trabajar para preparar la apertura del hotel el pasado día 1 de marzo.

La deuda de la división hotelera de Nueva Rumasa supone casi un tercio de los 700 millones de euros que, según la compañía, suma el endeudamiento financiero total de todas las empresas de la familia Ruiz-Mateos.

EL PRECIO SE FIJARA EN FUNCION DEL MERCADO

El valor de los activos hoteleros que Nueva Rumasa ha puesto a la venta, integrados bajo el grupo Hotasa, es "muy difícil" de cuantificar y se fijará en función de cómo se posicione y reaccione el mercado, de forma que se determinará con la oferta más atractiva, informaron a Europa Press en fuentes del mercado.

En concreto, la familia Ruiz-Mateos ha puesto a la venta los quince hoteles de España que integra bajo el grupo Hotasa, actualmente en fase 'preconcursal', con la intención de desprenderse de ellos en bloque, agrupados o de forma individual.

El 'holding' ha contratado a la consultora internacional Christie+Co para asesorarle en la venta de dichos activos, siete de ellos ubicados en Baleares, seis en Canarias y dos en Andalucía, con lo que Nueva Rumasa sólo se quedaría, en principio, con el complejo turístico que la familia posee en Santo Domingo (República Dominicana).

Precisamente, la familia Radó interpuso una demanda contra Nueva Rumasa por el impago de parte del importe de la venta de dos de estos hoteles, uno Gran Canaria y otro en Mallorca, en 2008 (por 69 millones de euros), unos activos en los que los empresarios malloquines contaban con una participación minoritaria, de aproximadamente el 18%.

Nueva Rumasa, que suma 32 sociedades que han solicitado acogerse al artículo 5.3 de la Ley Concursal de forma independiente, destacó que todos los hoteles que están a la venta son rentables y que la plantilla, integrada por unos 1.100 trabajadores, está satisfecha.

Por su parte, la directora general de Christie+Co, Inmaculada Ranera, resaltó que todos los hoteles se encuentran actualmente "muy bien posicionados" en su segmento y que algunos cuentan con el potencial de crecimiento añadido de poder ser reconvertidos y reposicionados en una categoría superior.

"Teniendo en cuenta la evolución favorable del mercado hotelero vacacional tanto en Baleares como en Canarias y las costas españolas, la compra de estos hoteles podría significar una excelente oportunidad para aquellas compañías interesadas en invertir en estas zonas", subrayó. La consultora, que pertenece al grupo inversor británico Christie, abrió sus oficinas en España en 2000.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies