La reurbanización del arco de la Macarena plantea un cambio "radical"

Actualizado 08/08/2016 19:18:54 CET

Se elimina el tráfico desde Bécquer a San Luis en dirección al centro y la carga y descarga se traslada a la calle Macarena

SEVILLA, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

El proyectado pergeñado por la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla para reurbanizar el entorno urbano del arco y la basílica de la Macarena, marcado por la antigua muralla almohade, el mencionado templo y el ensanche usado como espacio de aparcamientos, plantea "un cambio radical en la imagen actual del entorno", para crear una zona "mucho más amable y noble" como "espacio peatonal unitario con solado en granito".

La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla acaba de licitar, por un presupuesto máximo de 423.412 euros, el contrato de obras destinado a la "reurbanización del entorno del arco y basílica de la Macarena", marcado por la muralla islámica, la Puerta de la Macarena, --fruto de la reedificación de 1723 y la remodelación acometida en 1795 según el diseño del arquitecto José Chamorro o Echamoros--, la basílica de la hermandad de la Macarena y el "ensanche" de los aledaños del templo, usado como aparcamiento de vehículos, operaciones de carga y descarga y parada de taxis.

La memoria técnica de este proyecto, recogida por Europa Press, detalla que el entorno objeto de actuación está incluido en el plan especial de protección del sector uno del Conjunto Histórico Artístico de Sevilla, correspondiente a los espacios urbanos denominados San Gil y Alameda. Al tratarse de un entorno "incluido en el entorno del bien de interés cultural (BIC) constituido por las murallas urbanas", el proyecto de actuación "deberá recabar la autorización de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico", adscrita a la Consejería de Cultura.

Pero pese a contar con elementos "singulares por su valor histórico y social", según la memoria técnica del proyecto, el espacio urbano del arco y la basílica de la Macarena es una zona "con poca personalidad" y falto de "calidad", que sufre la "presencia continua de vehículos, poca armonía visual y escasa calidad ambiental". "No existe ni jardinería, ni mobiliario urbano prácticamente (...) El estado de los pavimentos es malo, tanto de la calzada asfaltada como de la solería hidráulica de los acerados", señala el documento.

"CAMBIO RADICAL"

Por eso, este proyecto de actuación persigue "un cambio radical en la imagen actual del entorno", para crear una zona "mucho más amable y noble, que realce" el arco y la basílica de la Macarena, mediante "una nueva personalidad. Y es que en la actualidad, "no es ni una calle ni una plaza" y aunque "se ha perdido el trazado histórico, con la muralla y el camino de ronda, no se ha creado un espacio nuevo con personalidad propia, sino espacios residuales que no permiten la puesta en valor de este entorno".

El diseño propuesto, así, implica "una plaza abierta" o "espacio peatonal unitario con solado en granito", "desplazando la parada de taxis a la calle Resolana, por detrás del carril bici" y con marcas que recuerden "el trazado histórico del camino de ronda, que es actualmente la calle Bécquer". "Puesto que, evidentemente, la muralla demolida no se puede recuperar, al menos intentaremos que el pavimento recuerde su trazado", detalla la memoria técnica del proyecto.

NARANJOS Y BANCOS

"El carril bici, como espacio intermedio entre el tráfico rodado y el espacio peatonal, y una hilera de naranjos acompañados de bancos, cierran de alguna manera el espacio", define el proyecto, que en materia de movilidad implica "reducir el tráfico rodado, eliminando la entrada a la calle San Luis desde Bécquer y manteniendo únicamente el paso esporádico desde la calle Macarena por debajo del arco, hacia Don Fadrique y la calle Parlamento de Andalucía". "También se permitirá la entrada puntual de vehículos al establecimiento de Carglass", precisa el documento, según el cual "la zona es de prioridad peatonal aunque los vehículos puedan pasar por debajo del arco para salir hacia la calle Resolana".

Así, en materia de tráfico, la remodelación implica aspectos como la eliminación del paso de vehículos desde la calle Bécquer a la calle San Luis en dirección al centro, el desplazamiento de las operaciones de carga y descarga "a la calle Macarena" o un aparcamiento de motos en dicha calle, toda vez que "se mantiene la salida desde la calle Macarena hacia las calles Parlamento de Andalucía y Don Fadrique, por encima de la plataforma única, a través del arco de la Macarena".

Francisco Javier Fernández

Francisco Javier Fernández

Consejero de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía

27/06/2018

Patrocinado por