Salud baraja la exención de la jubilación forzosa para profesionales con plaza en especialidades de difícil cobertura

Actualizado 06/12/2009 12:35:24 CET

SEVILLA, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Salud baraja entre las posibles medidas a adoptar para hacer frente al déficit de profesionales sanitarios, tal y como ya advertía el primer estudio de necesidades profesionales 2006-2030, que recientemente se actualizó para el período 2009-2039, el que se permita ahora la exención de la jubilación forzosa en aquellos trabajadores mayores de 65 años cuya plaza se encuentre en zonas o especialidades de difícil cobertura.

En respuesta a una pregunta parlamentario formulada por el grupo popular, a la que ha tenido acceso Europa Press, la consejera del ramo, María Jesús Montero, baraja como medidas "adecuadas" a introducir la posibilidad de que estos profesionales mayores de 65 años pueda seguir desempeñando sus funciones por encima de esas edad.

Pese a reconocer que el primer estudio de necesidades ya advertía de la falta de profesionales para cubrir algunas especialidades, un trabajo del que, además, destacó que permite "una aproximación rigurosa de la foto fija actual de las distintas profesiones que concurren en el sistema sanitario público andaluz y su proyección futura", Montero aprovechó para recordar en su replica que no fue el Gobierno andaluz el que aprobó la norma que obliga a los facultativos a jubilarse a los 65 años, "sino el Gobierno de la Nación, entonces bajo la responsabilidad del Partido Popular".

Así, y en virtud y cumplimiento de dicha norma, el Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud establecía la jubilación forzosa a los 65 años, si bien contemplaba la posibilidad de que el profesional interesado solicitase voluntariamente prolongar su permanencia en servicio activo hasta cumplir, como máximo, los 70 años de edad.

Para conseguir dicha prórroga, Montero aludió al hecho de que el interesado tiene que acreditar que reúne la capacidad funcional necesaria para ejercer la profesión, a la par que la prolongación deberá ser autorizada por el servicio de salud correspondiente y en función de las necesidades de la Administración.

En este contexto, el Servicio Andaluz de Salud aprobó en 2004 un Plan de Ordenación de los Recursos Humanos, tras el cual se realizó el citado estudio de necesidades profesionales 2006-2030, actualizado recientemente al período 2009-2039.

Atendiendo a las conclusiones de dicho estudio, Montero explicó que desde su departamento "se irán adoptando medidas adecuadas para dar respuesta a las necesidades de profesionales" en Andalucía, pudiendo ser una de esas medidas "la exención de la jubilación de profesionales con plaza en zonas o especialidades de difícil cobertura".