San Juan incorpora a su centro arqueológico la bodega descubierta junto al lagar turdetano

Comienzan a desenterra la bodega turdetana de San Juan.
AYUNTAMIENTO.
Publicado 21/12/2017 14:49:02CET

SAN JUAN DE AZNALFARACHE (SEVILLA), 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

Después de que hace un año el centro arqueológico del barrio del Monumento de San Juan de Aznalfarache incorporase el lagar turdetano descubierto allá por 2005, en el marco de las obras de la línea uno del metro de Sevilla, un equipo encabezado por la arqueóloga Laura Mercado trabaja actualmente en la recuperación de la bodega hallada junto a estas piletas, para que forme parte también de los contenidos expositivos.

Hablamos del cerro de Chaboya, ubicado en San Juan de Aznalfarache y sobre el que se asienta el recinto del Monumento a los Sagrados Corazones, así como la barriada de Nuestra Señora de Loreto y las murallas de Isn al-Faray, legado de la antigua fortificación almohade que coronaba dicho cerro.

Con motivo de las obras de la primera línea del metro de Sevilla, que atraviesa dicho cerro, las excavaciones arqueológicas preventivas promovidas en la anterior década depararon el descubrimiento de no pocos hallazgos en la plaza del Doctor Muñoz Cariñanos, centro de la barriada de Nuestra Señora de Loreto. En concreto, fueron hallados diversos vestigios de la antigua población turdetana de Osset, cuya existencia se remonta al siglo III antes de Cristo, así como restos romanos pertenecientes al siglo I después de Cristo y fragmentos de la antigua fortificación almohade.

Los descubrimientos obligaron a modificar el proyecto de la línea uno del metro, renunciando a que el trazado de la infraestructura atravesase en superficie el cerro, para construir un túnel en mina y preservar los vestigios arqueológicos. Después, la plaza del Doctor Muñoz Cariñanos acogió la construcción de un centro arqueológico que alberga actualmente todos estos vestigios.

Se trata de un edificio triangular de 993 metros cuadrados, que progresivamente está incorporando a sus contenidos los activos patrimoniales descubiertos en el enclave. En diciembre de 2016, de hecho, el recinto incorporaba para las visitas seis piletas de decantación pertenecientes a un lagar de la antigua Osset. El lagar había sido descubierto años atrás en el marco de la investigación del enclave, siendo recuperado el año pasado para su contemplación.

MÁS CONTENIDOS PARA EL CENTRO ARQUEOLÓGICO

Ahora, según ha dicho a Europa Press la arqueóloga Laura Mercado, ligada desde el principio a la investigación de este enclave, han comenzado unas nuevas actuaciones para incorporar a los contenidos expositivos del centro arqueológico una bodega asociada al lagar, que fue descubierta en paralelo a las piletas.

Según Laura Mercado, esta bodega también perteneciente al siglo III antes de Cristo fue ya excavada entre 2005 y 2006, siendo después enterrada con materiales geotextiles para su conservación. Por eso, los nuevos trabajos consisten en "desenterrar" esta "fosa circular" de tres metros de diámetro y tres metros y medio de profundidad, en la que presumiblemente "sería depositado en ánforas el vino procedente del lagar".

"Estamos a mitad de trabajo", ha dicho la arqueóloga, exponiendo que quizá en febrero de 2018, esta antigua bodega esté plenamente integrada en el centro arqueológico, con su correspondiente "adecuación e iluminación". La concejal de Turismo, María José Quesada, explica de su lado que el objetivo del Ayuntamiento "es seguir poniendo en valor nuestro patrimonio arqueológico y hacerlo visible para que la ciudadanía conozca mejor la historia de nuestro municipio. Para ello, pretendemos abrir esta bodega al público como un elemento más de la tradición vinícola de la Osset turdetana primero, y romana después".