Satse exige al SAS planificación ante la gripe y las bajas temperaturas

Actualizado 11/10/2015 11:49:48 CET

SEVILLA, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Sindicato de Enfermería (Satse) de Andalucía ha reclamado al Servicio Andaluz de Salud (SAS) que "tenga previsión y garantice" que los centros contarán con personal de enfermería suficiente para hacer frente tanto a la campaña de vacunación de la gripe como al incremento de las asistencias derivadas del descenso de las temperaturas cuando se produzcan.

En este sentido, Satse advierte, en declaraciones a Europa Press, que, tras un verano "bajo mínimos" en materia de sustituciones de personal y con una "saturación" constante en las urgencias, es necesario exigir al SAS que "no repita errores" y tenga previsto los necesarios refuerzos antes de que se inicie el periodo de alta frecuentación y los habituales "colapsos" en los servicios de urgencia.

Con este fin, para los centros de atención primaria, el sindicato exige que se dote del número de profesionales adecuado para acometer con garantías de calidad su labor asistencial diaria que tendrán que compaginar con la campaña de vacunación que se iniciará en próximas semanas.

Respecto a los centros hospitalarios, el sindicato reclama que, a partir de la segunda quincena de octubre, se dote de más personal a los servicios de urgencias, críticos y las plantas de hospitalización para evitar que se vean desbordados en los meses de mayor incidencia de la gripe y de problemas derivados de procesos catarrales y respiratorios en las jornadas de mayor rigor climatológico.

Según recuerda Satse, la plantilla de enfermería del SAS parte ya de por sí de una posición "deficitaria", tal y como evidencian los sucesivos informes oficiales. En atención primaria, Andalucía es de las comunidades autónomas con "peor" ratio de profesionales por habitante, con 1.666 habitantes por cada enfermera frente a la recomendación científica de una enfermera por cada 1.400 habitantes.

Respecto a los centros hospitalarios, la sanidad andaluza cuenta con 20.565 profesionales de enfermería, siendo la tasa "más baja" de todo el Estado con 2,5 enfermeras por cada 1.000 usuarios, por debajo de la media nacional (2,8), y lejos de autonomías con las ratios más altas como el País Vasco (3,9), Aragón (3,8) o Asturias (3,4).

Ante esta situación, Satse asegura que "se mantendrá vigilante ante de cualquier deficiencia o dificultad que se produzca en la prestación de los servicios, deficiencias de las que la Administración será la única responsable y en ningún caso los profesionales si decide hacer caso omiso a las advertencias y vuelve a actuar con la evidente falta de planificación que ha actuado durante el verano".

"La improvisación no debería seguir siendo la forma de trabajo del equipo directivo de salud", concluye Satse.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies