Sergio Vila-Sanjuán presenta 'Estaba en el aire', una crónica de la vida de Barcelona a principios de los 60

'Estaba En El Aire' De Sergio Vila-Sanjuán
EUROPA PRESS
Actualizado 26/02/2013 17:12:07 CET

Premio Nadal 2013, el escritor dice sentirse emocionado con la obtención del galardón "con el palmarés más brillante de España"

SEVILLA, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

El periodista Sergio Vila-Sanjuán presenta este martes en Sevilla su novela 'Estaba en el aire', distinguida con el Premio Nadal de Novela 2013, una historia de sentimientos y búsqueda personal, de periodismo e intrigas empresariales, que transcurre en un momento histórico, principios de los años 60, en el que España empieza a salir de la negrura de la postguerra y "estaba haciendo la gran revolución de la prosperidad y de las clases medias", explica el propio autor.

Vila-Sanjuán, quien ya consiguió el éxito literario con 'Una heredera de Barcelona', ha calificado de "muy emotivo" la consecución del Nadal, primero porque es un Premio que ha cubierto como periodista cerca de 30 años de forma intermitente, y porque "está muy vinculado a Barcelona". Además, y en declaraciones a Europa Press, afirma que de los premios en España "es el que tiene el palmarés más brillante", con gente como Carmen Laforet, Miguel Delibes o Carmen Martín Gaite, con lo que "es muy gratificante entrar en esta cofradía del Premio Nadal".

Así, y sobre 'Estaba en el aire', --que el autor presenta este martes a partir de las 20,00 horas dentro del Ciclo 'Letras Capitales', que organiza el Centro Andaluz de las Letras (CAL)--, Vila-Sanjuán explica que "da título a una doble alusión", porque, por una parte, la novela va de un programa de radio, y, por otro lado, "lo que estaba en el aire es la idea de que la sociedad española de ese momento se estaba transformando, estaba haciendo la gran revolución de la prosperidad y de las clases medias".

"A principios de los 60, la economía se estimula, se había aprobado el famoso plan de estabilización, nace la publicidad moderna, muy americanizada, y que muestra a la sociedad española un espejo que no es real, de grandes frigoríficos, de descapotables, de gente muy guapa y muy alta", es esta revolución de la prosperidad que "consolida la clase media española, y que abre el Estado de Bienestar, que parece ahora está entrando en una fase de planteamiento agudo", asegura.

El autor ha explicado que tanto 'Estaba en el aire', como su anterior novela, 'Una heredera de Barcelona' "tienen tres patas: una parte de memoria familiar, porque en las dos aprovecha historias vinculadas a su abuelo y a su padre; una parte histórica de un momento y una ciudad que es Barcelona; y una cierta intriga psicológica, un tipo de literatura en la que el escritor se siente muy cómoda", porque "le permite que la acción vaya avanzando", reconoce.

Así, y sobre la utilización de recuerdos familiares, Vila-Sanjuán explica que en 'Estaba en el aire' hizo uso de un programa de radio real en el que participó su padre a principios de los 60, llamado 'Rinomicina le busca', que buscaba a gente desaparecida, pero "lo he novelado todo mucho". "Junto con las historias de infancia, me he documentado y he hablado con gente que conoció los ambientes que explico en el libro; he ido a las hemerotecas; y he encontrado bastante material relativo al programa o a las historias que cuento, como el funcionamiento de la Seat en 1960, empresa emblemática del régimen".

Cuestionado sobre cuáles son los cambios en sus dos obras, el escritor catalán señala que mientras que la primera novela está narrado en primera persona, "lo que condiciona mucho la explicación de los acontecimientos porque todo pasa por el cerebro del narrador", la presente "es una novela en tercera persona, más panorámica". No obstante, reconoce que son obras "con bastantes puntos en común, porque las dos se centran en un periodo histórico muy clave, en la primera de 1919 a 1923, en los llamados años del pistolerismo, y en esta segunda de 1960 a 1962".

"En las dos hay un periodista, que es idealista, que cree que el mundo puede cambiar a mejor, y las dos tienen un punto de vista positivo de la condición humana; además, en ambas hay un personaje femenino muy fuerte; en la primera, Isabel Enrich, una aristócrata decidida a hacer lo que le da la gana, y en este caso Tona Viladomiu, un personaje más desgraciado que sufre más, pero también tiene un reto que le plantea la vida y que se las arregla para resolverlo".

En cualquier caso, Vila-Sanjuán admite que el personaje "con el más disfrutó" es el del empresario Casimiro Pladevall, "un personaje muy contradictorio, ya que por una lado es muy franquista, un tipo duro y oportunista, pero por otro, es una hombre cultivado, que aprecia la cultura, que ha viajado, y que es capaz de entender que hay movimientos y medios de comunicación llamados a modernizar la sociedad española, y apuesta por ellos". "Sobrelleva bien estar entre su adscripción franquista al sistema y sus deseos de modernización", apostilla, toda vez que señala que "le ha dado muchos matices, y ha sido muy gratificante trabajarlo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies