El servicio de radioterapia de Quirónsalud Infanta Luisa de Sevilla instala un segundo acelerador lineal

Instalaciones del Hospital Quirónsalud de Sevilla.
HOSPITAL QUIRÓNSALUD
Publicado 09/07/2018 15:25:05CET

La jefa del servicio, María Isabel Ramos, espera que este año se realicen unos 600 tratamientos entre las dos máquinas

SEVILLA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El servicio de radioterapia del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa de Sevilla ha instalado un segundo acelerador de electrones (ALE o Linac), que duplica su capacidad para llegar así este año a los 600 tratamientos entre las dos máquinas, según las previsiones de la jefa del servicio, la doctora María Isabel Ramos.

Se trata del único hospital de la sanidad privada sevillana que dispone de servicio de radioterapia y que presta un servicio integral a los pacientes oncológicos, con tratamientos con quimioterapia y radioterapia, según un comunicado.

Dicha instalación incorpora un nuevo concepto de servicio de Quirónsalud, 'La experiencia del paciente', que consiste en hacer que el paso del paciente por los hospitales del Grupo Hospitalario sea lo mejor posible, añadiendo imágenes de paisajes o música ambiental, entre otros, que proporcionan tranquilidad y eliminan parte del estrés que suponen los tratamientos oncológicos.

La doctora Ramos afirma que espera que este año se realicen unos 600 tratamientos, ya que, al disponer de dos unidades, "se duplica la capacidad, facilitando el inicio inmediato de los tratamientos nuevos". El nuevo ALE permite aplicar las radiaciones con la máxima precisión sobre el tumor y la mínima afectación de los tejidos sanos de alrededor con irradiación continua mediante arcos que giran en torno al paciente.

Así, se obtiene la posibilidad de aplicar las técnicas de tratamientos más actuales, desde las más sencillas, como radioterapia tridimensional conformada (RDT); hasta las más complejas, como la RDT estereotáxica corporal (SBRT), radiocirugía y RDT estereotáxica cerebral fraccionada.

Con esta adquisición, se da un gran paso en la eficacia de los tratamientos radioterápicos, puesto que se capta la imagen del tumor en el momento de la aplicación, facilitándose la continua corrección de la dirección de los haces para que coincidan exactamente con la planificación previa.

De este modo, se consigue la radioterapia guiada por la imagen (IGRT) o radioterapia adaptativa, de rectificación continua, según el movimiento del tumor, bien porque se mueva el paciente o bien porque a lo largo del tratamiento varíen las dimensiones del paciente o de la lesión.

Tal y como explica María Isabel Ramos, "se consigue aumentar la dosis de irradiación en el tumor sin lesionar los órganos vecinos, lo cual redunda en una disminución de efectos secundarios y por ende en una mejor calidad de vida".

Se trata de un dispositivo de alta tecnología que se emplea para el tratamiento de todo tipo de tumores malignos, utilizando fotones para el tratamiento de lesiones profundas o electrones para lesiones superficiales. Los tumores más frecuentes a tratar son la próstata, mama, pulmón y recto/colon, entre otros.

También se utiliza para enfermedades benignas subsidiarias de tratamiento radioterápico como tumores tipo meningiomas, schwanomas y no tumorales como cicatrices anómalas, queloides, 'exoftalmos' maligno de la enfermedad de 'Graves-Basedow', malformaciones vasculares cerebrales o corporales, así como procesos inflamatorios resistentes a tratamientos convencionales como tendinitis.

'LA EXPERIENCIA DEL PACIENTE', UN NUEVO CONCEPTO DE CUIDADOS

Asimismo, la nueva unidad incorpora 'la experiencia del paciente', un nuevo concepto de cuidados pensado para mejorar la percepción del tratamiento de los pacientes. "El ambiente, la luz y los colores de la sala hace que el paciente se sienta más tranquilo, vive el tratamiento de distinta forma. Algunos pacientes dicen que es como un oasis dentro del hospital, que es relajante", afirma la doctora Ramos.

En este sentido, la especialista señala que el personal que trata directamente con el paciente --administrativos, técnicos y médicos-- está altamente cualificado para ofrecer los mejores servicios, con la mejor actitud, desde el máximo respeto, educación y cariño. "La sonrisa es un arma que no puede faltar para ayudarles a normalizar la situación que están viviendo", concluye.

La plantilla del servicio de radioterapia está compuesta por seis técnicos, dos radiofísicos y dos médicos. Forman parte de varios comités de tumores --urología, cirugía torácica, oncología médica-- para dar un enfoque multidisciplinar a los casos que se presentan. Así, se hace una valoración conjunta/integral y se diseña el plan de tratamiento con secuencia y tiempos preestablecidos.