El alcalde reta a recuperar 'Santa Rufina' para el Museo y cree que "en este momento crucial, obras son amores"

 

El alcalde reta a recuperar 'Santa Rufina' para el Museo y cree que "en este momento crucial, obras son amores"

Actualizado 22/06/2007 16:38:17 CET

La Duquesa de Alba insta a "entidades fuertes" de la ciudad a colaborar en la cuestación y cree que "vale la pena luchar por ella"

SEVILLA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, retó hoy a los ciudadanos, empresarios e instituciones de la ciudad a recuperar el cuadro 'Santa Rufina' para llevarlo al Museo de Bellas Artes y crear allí una sala dedicada a Velázquez, también con la obra 'La imposición de la casulla a San Ildefonso', que cederá el Ayuntamiento, y aseveró que aunque "la ciudad no ha tenido mucha suerte con Velázquez, en este momento crucial, obras son amores".

Durante la celebración del Consejo Cultura y Empresa, convocado por el Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS) para analizar la compra de la pieza, el primer edil elogió a la Asociación Velázquez por Sevilla y la iniciativa de organizar una cuestación popular para adquirir la obra en la subasta del 4 de julio de Sotheby's, en Londres.

El alcalde destacó que esta campaña "va más allá del simple hecho de la recaudación", ya que, a su juicio, "es una indicador del nivel de la ciudad y su capacidad cultural, propia de una capital floreciente en todos los sentidos".

En cuanto a la cuestación organizada en colaboración con Cajasol, explicó que los fondos serán puestos a disposición de "instituciones públicas" para que sean ellas las que, "a efectos fiscales, compren esta obra", que muestra a la "copatrona de Sevilla encarnada en una niña", probablemente una de las hijas del pintor hispalense.

En su opinión, "este proyecto va más allá de cualquier polémica" porque "lo más relevante es la iniciativa ciudadana y que es una oportunidad cultual para Sevilla de recuperar una de las pocas obras de Velázquez, de verdadera sevillanía, que queda en manos privadas".

Por su parte, la Duquesa de Alba, presidenta de honor de la Asociación Velázquez por Sevilla, aseguró que "lo importante es hacer un llamamiento a los sevillanos para que acudan con poco o mucho dinero para la cuestación para conseguir esta obra única".

"Realmente nunca he visto una obra con un colorido tan especial y esos trazos tan magníficos. Vale la pena luchar para que ese cuadro quede en Sevilla, porque aquí no hay muchas obras de Velázquez y una de esta categoría es difícil de encontrar", dijo la aristócrata.

A su juicio, "habría que ir a entidades fuertes en Sevilla para que contribuyan con cantidades importantes", ya que cree que se adjudicará por "una cantidad muy alta, por lo que todo será poco".

El presidente de Velázquez por Sevilla, José Andrés Vicente, afirmó que a escasos diez días de las subasta, confía en que "el grito de la asociación se convierta en el clamor de toda la ciudadanía" y pueda conseguirse el objetivo.

Posteriormente, el doctor en Historia del Arte Benito Navarrete Prieto pronunció una conferencia en la analizó la autoría de la obra y apostó por que fue Velázquez quien la pintó, a pesar de que diferentes acontecimientos pudieron llevar a diversas interpretaciones y teorías sobre su autoría.

HASTA EL SÁBADO EN SEVILLA

El cuadro 'Santa Rufina' se expondrá hasta mañana a las 22.00 horas en el Salón Colón del Ayuntamiento y luego volverá a Londres, donde se subastará con un precio de salida estimado de entre seis y ocho millones de libras esterlinas (9-12 millones de euros). La última obra importante del maestro en salir al mercado, 'Juan de Pareja', estableció el récord mundial para una pintura cuando se vendió por 2,31 millones en 1970.

Según destacan los expertos de Sotheby's, como pintor de la corte de Felipe IV, Velázquez (1599-1660) se dedicó principalmente a retratar la familia real española, y de vez en cuando a miembros de otras familias nobles europeas. Por lo tanto la mayoría de sus obras están en el Museo del Prado de Madrid, gran parte del resto en importantes museos internacionales y 'Santa Rufina' es una de las pocas obras que ha permanecido en manos privadas.

En contraste con la formalidad de las obras de la corte, 'Santa Rufina' es una imagen muy próxima y de gran simplicidad. Los rasgos humildes de la joven, pintados con un realismo contundente propio del estilo de Velázquez, sugieren que la obra fue pintada al vivo y puede que tenga algún parecido con el de una de las hijas del pintor, o Francisca o Ignacia, cuyas edades rondarían los 12 y 14 años cuando el lienzo se pintó a principios de la década de 1630.

La obra goza de una proveniencia de lo más ilustre, gran parte de la cual sólo ha salido a la luz recientemente gracias a los esfuerzos de investigación de los expertos de Sotheby's. Se cree que esta obra se puede identificar como "una pintura de Santa Rufina, de medio cuerpo. Con palma y unas tazas en las manos, original de Diego Velázquez, de tres cuartas y media de alto y dos tercias y dos dedos de ancho," tal y como consta en una copia del inventario de la colección del sexto Marqués del Carpio (1598-1661) --que se convirtió en válido del rey Felipe IV en 1643-- y cuya colección familiar superaría la cifra de 3.000 pinturas bajo su hijo el séptimo Marqués e incluye entre otras obras maestras la velazquiana Venus del espejo (también conocida como la Rokeby Venus) ahora en la National Gallery de Londres.

PERTENECIÓ A UN AMIGO DE GOYA

Sothevy's también sostiene que 'Santa Rufina' perteneció a Don Sebastián Martínez (1747-1800), un eminente coleccionista y amigo personal de Francisco de Goya, cuyo retrato por Goya cuelga hoy en el Metropolitan Museum de Nueva York. Además, a mediados del siglo XIX, la obra pasó a la colección de otro distinguido coleccionista español, el Marqués de Salamanca (1811-1883), y fue en una subasta de sus obras en Paris en 1867 que William Ward, primer Earl of Dudley y Viscount Ednam (1817-1885), la compró al igual que otras obras españolas muy importantes y permaneció en la colección de su familia hasta que fuera subastada otra vez en Londres medio siglo más tarde en 1925.

La última vez que Santa Rufina apareció en el mercado fue en 1999 con una estimación de tres millones de dólares y alcanzó el precio de 8,19 millones.

NADIE DE LA CONSEJERÍA

Desde esa fecha, el lienzo ha sido cuidadosamente limpiado y su gran belleza e impacto visual han salido a la luz. En 1999, el Profesor Alfonso E. Pérez Sanchez, antiguo director del Museo del Prado y máximo experto en Velázquez, publicó la obra en un número especial del Archivo Español del Arte editado para conmemorar el cuarto centenario del nacimiento del gran maestro español.

El Ministerio de Cultura ha descartado comprar la obra y la Junta de Andalucía sigue sin aclarar si pujará por ella. De hecho, nadie de la Consejería de Cultura acudió hoy a la presentación en el Salón Colón.

Al concluir las intervenciones públicas en el Consejo de Empresa y Cultura, un anticuario de la ciudad llamado José Antonio Algarrado interrumpió el acto para demandar, mientras el alcalde abandonaba el Salón Colón, que se pidan al Ministerio de Cultura y al Museo del Prado informes sobre la autoría de la obra. El delegado municipal de Cultura, Juan Carlos Marset, atajó la situación afirmando que tomaba nota de su sugerencia.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies