Bueno niega "rotundamente" que permitiese que las obras del tranvía continuaran sin permiso arqueológico

 

Bueno niega "rotundamente" que permitiese que las obras del tranvía continuaran sin permiso arqueológico

Actualizado 22/06/2006 16:59:24 CET

Dice que el informe presentado por el PA es "erróneo", que la arqueóloga carece de pruebas y que no favoreció al Ayuntamiento

SEVILLA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El delegado provincial de Cultura de la Junta, Bernardo Bueno, negó hoy "rotundamente" que permitiese que las obras realizadas por Emasesa en Puerta de Jerez, previas a los trabajos del tranvía Metrocentro, se llevaran a cabo sin el permiso arqueológico, así como que se diera algún "privilegio" al Ayuntamiento, asegurando que el informe de la arqueóloga María Dolores Martínez --de la empresa responsable de la obra, Martín Casillas-- es "erróneo".

El grupo municipal andalucista en el Ayuntamiento hispalense presentó ayer un informe de la citada arqueóloga, firmado el 24 de abril, en el que se sostiene que el delegado provincial pudo dar su consentimiento tácito para que la actuación en la Avenida de la Constitución siguiera adelante y terminase antes de las elecciones, pese a que no cumplía con los requisitos exigidos por la Comisión Provincial de Patrimonio.

Bueno contestó hoy, en declaraciones a Europa Press, que "cualquier partido puede tener la opinión que quiera y dar la información que quiera sobre este asunto, pero el PA no lleva razón". "Desmiento absolutamente que después de haberme reunido con el arqueólogo funcionario de la Delegación y la arqueóloga responsable de las obras --María Dolores Martínez--, yo tuviera conocimiento de ninguna situación de privilegio para que las obras estuvieran en un tiempo récord, ni que se le diera ninguna singularidad".

En este sentido, añadió que "en absoluto he hecho ningún comentario, ni verbalmente ni por escrito", con tal fin, "sino todo lo contrario, ya que siempre ha habido una exigencia absoluta y total".

El responsable provincial recordó que "la Delegación de Cultura, el 30 marzo, decretó la paralización de las obras y la empresa, a raíz de dicha comunicación, estableció comunicaciones con una arqueóloga, que empieza a aparecer por allí". Según dijo, "a la vista de las circunstancias (hay que recordar que las obras se paran porque seguían haciéndose sin autorización), y por exceso de celo, el funcionario de la Consejería acudió a las obras y vio que no se paraban".

"Entonces se habló con la arqueóloga responsable contratada por Emasesa, instándole a que siguiera haciendo su trabajo de documentación y que estuviera pendiente por si surgiera algún hallazgo casual, como el de los hornos almohades". "Nunca hubo privilegios ni insinuaciones, ni comentarios por mi parte para que se autoriza a seguir las obras sin el proyecto arqueológico", sentenció Bueno.

En cuanto al informe presentado por el PA, elaborado por dicha arqueóloga, Bueno explicó que hoy ha preguntado personalmente a la propia Martínez "cómo le constaba que yo era conocedor" de la situación, a lo que ella respondió, según dijo el delegado, "que no tiene prueba documental". "Niego rotundamente que yo haya dicho eso, porque cuando me la he encontrado en la excavación le he dicho todo lo contrario", argumentó.

A ese respecto, reiteró que "no tenía conocimiento" y, además, reconoció que "me enteré de la destrucción de los hornos por la prensa, por la denuncia de los conservacionistas", puesto que "hay un montón de excavaciones que están siendo supervisadas por los funcionarios de Cultura y es imposible que yo pueda estar enterado de todo", salvo que haya incidencias.

LO CONOCIÓ POR LA PRENSA

"Es imposible que yo diga que se siga trabajando hasta que estuviera el proyecto arqueológico", reiteró antes de añadir que "no hubo ninguna indicación, y lo mantendré desde hoy hasta el final, y me pongo delante de quien haga falta y me someto al detector de mentiras si es necesario, porque yo no tenía conocimiento de la situación hasta que no apareció en los medios", garantizó.

Además, recordó que la documentación presentada por el PA les fue facilitada por la propia Delegación y "si me han pedido información y se la he dado todo, sería de tontos pensar que estoy diciendo por un lado que paralicen las obras y por otro dando informes que sostienen que estoy facilitando las cosas al Ayuntamiento".

En este sentido, insistió en que se trata de "un error de la arqueóloga" e indicó que "además no soy yo el que autoriza las excavaciones, sino el director general de Bienes Culturales".

'BRONCA' DE NARANJO

Finalmente, reconoció que "efectivamente sería contradictorio" que favoreciera al Ayuntamiento con la celeridad de las obras, cuando la consejera de Gobernación, Evangelina Naranjo, le llamó al orden por su actitud crítica hacia la actuación del Consistorio en este asunto.

El documento del PA sostiene que Bueno estaba al corriente de que las obras iban a seguir a la par que se redactaba el proyecto de actuación arqueológica, al que la Comisión condicionó el 5 de abril el visto bueno a la actuación, un extremo que el delgado volvió a negar "rotundamente".

El documento supuestamente erróneo, según Bueno, es el informe valorativo sobre las actuaciones de obra en la Puerta de Jerez que la arqueóloga María Dolores Martínez remitió a Cultura para informar sobre el hecho de que, aprovechando su almuerzo, se habían destruido cuatro hornos de los siglos XII y XIII que afloraron en un pozo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies