Chaves dice que hasta final de verano no pondrá fecha definitiva a la puesta en marcha de la línea 1 del metro

Actualizado 31/07/2006 13:58:32 CET

Sitúa en un 65 por ciento el grado de ejecución de la línea 1 y admite un mayor retraso en el tramo entre Blas Infante y la UPO

SEVILLA, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, afirmó hoy que hasta final del presente verano no pondrá una fecha "definitiva" para la puesta en marcha de la línea 1 del metro de Sevilla.

En declaraciones a los periodistas tras visitar las primeras unidades del material móvil de la línea 1 del metro de Sevilla, Chaves señaló "las dificultades con las que nos hemos encontrado durante todo este tiempo" y se refirió a "los hallazgos arqueológicos y el desgaste de la tuneladora, que ha sido mayor del que se había previsto por parte de los técnicos".

Por tanto, aclaró que "una vez superadas estas circunstancias, en muy pocos días, antes de que termine el verano, estaremos en condiciones de dar una fecha definitiva para la puesta en servicio de la línea 1 del metro".

En este sentido, aseguró que el grado de ejecución de la línea 1 se sitúa entorno al 65 por ciento y admitió que "la parte de Blas Infante y Olavide es la que está más retrasada, con un 57 por ciento", mientras que "la de Expo hasta Blas Infante está al 80 por ciento".

"Lo más importante para nosotros y lo que estamos exigiendo a las empresas que están construyendo el metro es la mínima ocupación pública, para causar las menores molestias a los ciudadanos, limpieza y seguridad en la construcción, para los propios trabajadores y para los inmuebles y equipamientos de la ciudad", aclaró el presidente de la Junta, quien garantizó también la seguridad dentro de las unidades móviles, en las que "se han introducido los elementos más avanzados desde el punto de vista tecnológico".

Con respecto al paso de la tuneladora bajo el río Guadalquivir, prevista para el próximo mes de agosto, Chaves señaló que dicha operación no se producirá hasta septiembre y reiteró que la seguridad es "prioritaria".

Por su parte, la consejera de Obras Públicas y Transporte de la Junta de Andalucía, Concepción Gutiérrez, admitió que la linea 1 "tendría que estar ya funcionando", aunque añadió que "por los problemas que nos hemos encontrado y por primar la seguridad ha habido un retraso".

Del mismo modo, se remitió a los plazos dados por el presidente de la Junta e insistió en que "todos las incógnitas que haya ahora mismo se resolverán y estará claro".

Metro de Sevilla recibió el pasado martes día 25 de julio procedente de la fábrica de CAF Santana en Linares (Jaén) la primera unidad móvil para la puesta en servicio de la línea 1 del metro de Sevilla y el jueves día 27 fue la segunda.

A partir de agosto se recibirá un vehículo cada mes hasta completar a finales de 2007 las 17 unidades contratadas por la sociedad concesionaria por un importe de 42 millones de euros.

Los vehículos, una vez se han descargado y estacionado en las instalaciones de talleres y cocheras de Metro de Sevilla, se someten a una fase de verificación para comprobar que la unidad entregada se ajusta a las características y estándares de calidad establecidos en el contrato. Posteriormente, cuando se disponga del ramal técnico proyectado entre la estación de Amate y el Viaducto del Guadaíra se realizarán las pertinentes pruebas de circulación en dicho circuito.

UNIDADES MOVILES

Entre las características de los vagones destacan la accesibilidad --vehículos de piso bajo cien por cien para facilitar el acceso a personas de movilidad reducida--, sostenibilidad --sistema básico de freno eléctrico, con recuperación de energía, devolviendo la energía a la red durante la fase de frenado-- y respeto al medio ambiente, ya que amortigua la emisión de ruidos y vibraciones mediante ruedas elásticas basadas en sistemas acero-caucho.

Del mismo modo, se caracteriza también por la seguridad, garantizada mediante un sistema de seguridad ATP, de supervisión continua de velocidad en la vía, que "en caso de exceder la velocidad máxima autorizada, de forma automática y al recibir información desde la vía hasta la cabina de control central, el tren modera su velocidad hasta reestablecer el tope establecido, sin necesidad de que medie el conductor".

A todo esto se le suma el confort de las unidades, que "son luminosas, están climatizadas y tienen dispositivos de seguridad ante el fuego e insonorización".

Cada unidad tiene capacidad para 257 pasajeros, de los cuales 57 van sentados y al tratarse de unidades por módulos se pueden acoplar, si la demanda lo aconseja, módulos con mayor capacidad.