La Fundación Blas Infante concluye el monumento al padre de la patria andaluza tras 23 años "sin apoyo público"

Actualizado 31/07/2006 17:26:44 CET

Estará listo para el 10 de agosto tras varias modificaciones del proyecto inicial y la venta de unos terrenos para financiarlo

SEVILLA, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Blas Infante inaugurará el próximo 10 de agosto, día en que se conmemora el fusilamiento del padre de la patria andaluza, el monumento a su memoria, que comenzó a levantar en 1983 en el kilómetro 4 de la antigua carretera de Carmona (Sevilla), sin haber recibido en este tiempo ayudas económicas de ninguna institución pública, algo de lo que presume el vicepresidente de la Fundación, Pedro Ruiz-Berdejo, quien, a pesar de haber solicitado en el pasado apoyos a la Junta, destaca que "la sociedad civil ha sido capaz" de llevar a cabo este proyecto.

En declaraciones a Europa Press, Ruiz-Berdejo aseguró que ya han recibido terminada la escultura central del conjunto, una estatua de bronce de Blas Infante de 2,10 metros de altura, que se situará frente al monolito que ya se encuentra instalado en el lugar, que tiene grabadas unas palabras de 'Ideal Andaluz' y cuenta con un dosel coronado por 12 palomas del mismo material.

La figura representará a este personaje con los brazos en alto esperando recibir los disparos, mientras se dirige al pueblo andaluz. Esta efigie estará rodeada de ocho losas de metal que representarán a cada una de las provincias andaluzas, con sus respectivos escudos.

Según dijo el vicepresidente de la entidad, la pieza se instalará unos días antes del homenaje del 10 de agosto, conmemoración del fusilamiento por las tropas franquistas del padre de la patria andaluza.

Precisamente hoy, el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, recibió en Sevilla a la presidenta de la Fundación Blas Infante, María de los Ángeles Infante, quien le invitó al acto anual del 10 de agosto.

En cuanto a la financiación del proyecto, Ruiz-Berdejo consideró un "orgullo haber sido capaces de levantar este monumento a la memoria de Blas Infante sin ayudas económicas" específicas para el monumento de las instituciones públicas --la Fundación sí recibe anualmente subvenciones de la Junta--, si bien, añadió que ahora estas administraciones "deberían construir otro monumento en Sevilla, dedicado al personaje", de iniciativa totalmente pública.

Además, recordó que este monumento ha podido concluirse gracias a un convenio suscrito con la consultora Morera & Vallejo, por el que esta compañía se comprometió a sufragar los costes de la escultura y las obras que faltaban por hacer --valoradas en unos 90.000 euros---, a cambio de unos terrenos en la zona, donde la institución privada quería construir un centro de actividades.

El vicepresidente de la Fundación destacó que para poder conmemorar este año la muerte del fundador del andalucismo con su monumento acabado, "hemos tenido que pasar 23 años de calvario, 12 juicios relacionados con la propiedad de los terrenos y un sinfín de problemas, que parece que ya terminan".

AÑOS DE CAMBIOS

El proyecto original del monumento era del arquitecto José Ferrari, aunque sufrió varias modificaciones a lo largo de los años. En un primer momento, en los años 80, el diseño incluía un templete, en el que se preveía introducir una estatua de Blas Infante escapando de unas garras que lo aprisionaban. Este conjunto iba a estar circundado por ocho fuentes, representando los territorios de la comunidad. Sin embargo, las expropiaciones llevadas a cabo en estos terrenos por parte del Ministerio de Fomento para la construcción de la SE-30 obligó a la Fundación a ir recortando el espacio del monumento y variando el proyecto.

Así, a principios de los años 90 se descartó el templete, se suprimieron las garras, optando por una figura del padre de la patria andaluza "más gloriosa" y sin ningún simbolismo, y los surtidores se sustituyeron por ocho murales sobre mármol, que mostrarían respectivamente un momento histórico relevante de cada una de las provincias. Ya en 2005, se volvió a modificar el diseño y los murales se sustituyeron por las ocho losas, de un metro cada una.

La cesión de los terrenos a Morera & Vallejo, unos 1.200 metros cuadrados, provocó las críticas de la oposición, que lamentó que la Junta no apoyara económicamente a la Fundación para evitar la pérdida de estos suelos.

La Fundación compró en 1983 los terrenos donde fue fusilado Blas Infante a la viuda José García Rodríguez, torero conocido como el Algabeño, "perteneciente al Movimiento", según expuso. En estos años, la entidad ha tenido que acudir en varias ocasiones a los tribunales para impedir que pasara por ese lugar el alcantarillado, conducciones de gas, al margen de las expropiaciones ejecutadas por el Ministerio de Fomento para la Exposición Universal.