Metro de Sevilla asegura que la salida de Salvador Rus de la UTE no incidirá ni en las obras ni en la plantilla

Actualizado 02/02/2006 18:52:43 CET

Rusvel formaliza la venta del nueve por ciento de su participación, que se reparte entre los actuales accionistas, excepto CAF y Tuzsa

SEVILLA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La sociedad Metro de Sevilla aseguró hoy que la salida de la constructora sevillana Salvador Rus de la Unión Temporal de Empresas (UTE) que, integrada por Dragados, Sacyr y GEA 21, ejecuta las obras de la Línea 1 del Metro de Sevilla, "no tendrá ninguna incidencia" en el proyecto ni en los trabajadores.

Fuentes de la concesionaria informaron a Europa Press de que esta salida se produce como consecuencia de la formalización en enero de la venta de las acciones que poseía Rusvel en la concesionaria, cuya participación del nueve por ciento se repartirá de forma proporcional, en función de su participación, entre todos los accionistas, excepto CAF y Tuzsa.

"Por intereses propios de la sociedad, el accionista de la compañía, Rusvel, decidió que vendía su participación al resto de los socios", explicaron desde Metro de Sevilla, con lo que "automáticamente" el derecho de Salvador Rus a formar parte de la UTE desaparecía. De este modo, se produce una "salida en paralelo".

Por su parte, fuentes de la UTE garantizaron que esta operación no repercutirá en la marcha de las obras, ni en la plantilla ni en la relación con los proveedores.

Según precisaron a Europa Press, la mayor parte de los trabajadores están contratados a través de la propia UTE, por lo que seguirán con su labor, mientras que los siete operarios que forman parte del personal de Salvador Rus volverán a la empresa.

FUNCIONAR "SIN PROBLEMAS"

Asimismo, señalaron que los trabajos que Rus desarrollaba en este proyecto pasarán de forma automática al resto de empresas que forman la UTE "puesto que la obra no estaba dividida en trozos de los que se ocupara cada empresa, sino que todas van a una", con lo que "las obras y el resto de empresas seguirán funcionando sin problemas".

El motivo de dicha salida radica en el "compromiso interno" que adquirió Salvador Rus, actualmente propiedad del Grupo Panasfalto, con el Grupo Rusvel, que formaba parte de la concesionaria del Metro, donde poseía el nueve por ciento de dicha sociedad, porcentaje del que se ha desprendido.

Las empresas que actualmente forman parte de la concesionaria, tras la salida de Rusvel, son Dragados, Sacyr y GEA 21 --estas formaban además la UTE constructora junto a Salvador Rus--, además de Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), la empresa de transportes de Zaragoza Tuzsa y Tussam.

Ese compromiso interno vino motivado por el hecho de que ambas empresas eran una sola cuando se presentaron al concurso para optar a la concesionaria del Metro. Posteriormente, con la adquisición por parte de Panasfalto de la división constructora de Rus, la familia que daba apellido a la empresa constituyó Rusvel, que quedó como parte de la concesionaria del Metro.

Pese a dicha división, ambas empresas alcanzaron un acuerdo por el que, en el momento que una abandonara el proyecto, la otra haría lo propio en la UTE constructora de las obras.

La línea 1 del Metro de Sevilla transcurrirá entre la Universidad Pablo de Olavide (UPO) y el Parque de los Príncipes con prolongaciones hasta San Juan de Aznalfarache, Mairena del Aljarafe y Dos Hermanas y contará con 23 estaciones a lo largo de sus casi 19 kilómetros, de los que aproximadamente la mitad son subterráneos y el resto en superficie.