Pedro G. dice que le tenían vedada la gestión en el CAS y reta a Marset a enseñar las cuentas "o lo haré yo"

 

Pedro G. dice que le tenían vedada la gestión en el CAS y reta a Marset a enseñar las cuentas "o lo haré yo"

Actualizado 30/06/2006 15:16:33 CET

SEVILLA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ex director del Centro de las Artes de Sevilla (CAS), Pedro G. Romero, negó hoy que la gestión económica de esta institución dependiera de él, ya que "me repetían hasta la saciedad que yo me dedicaba a todo menos a la gestión", y sobre las críticas hacia él del delegado municipal de Cultura, Juan Carlos Marset, manifestó que "si insiste en sus posiciones, le pediré que publique las cuentas --del CAS--, porque de lo contrario, lo haré yo".

En declaraciones a Europa Press, el artista sevillano aseveró que Marset comprometió para el Centro 300.000 euros para producciones, otros 300.000 para el propio edificio y 100.000 para "aspectos de coordinación" --700.000 euros en total--. No obstante, reconoció que Marset habló de 500.000 euros cuando presentó este organismo las pasadas navidades, y no de 300.000, "y pueden consultarse las hemerotecas".

Pedro G. Romero dijo no entender "por qué --Marset-- se ha metido en esta guerra" y añadió que "cuando se habla de presupuestos, eso se puede hacer de muchas formas, porque cuando se habla de las cuentas del Teatro Lope de Vega se puede hacer incluyendo los costes del edificio o sólo la programación".

"El delegado dice que ha habido mala gestión en el CAS y que yo he sido el responsable, y eso habrá que explicarlo", dijo el ex director, antes de retar a Marset a "que enseñe las cuentas y, si dice que ha habido una mala gestión, que las explique partida por partida, o lo haré yo". En este sentido, reiteró que "yo no fui nombrado como gestor, porque había diversos gestores y me repetían hasta la saciedad que yo me dedicaba a todo menos a eso".

Finalmente, el artista recordó que "el CAS son unas siglas, sin entidad jurídica, por lo que el Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS) es el responsable final".

El delegado municipal de Cultura negó el miércoles haber recortado el presupuesto del Centro de las Artes de Sevilla (CAS) de 700.000 a 300.000 euros, como sostiene Pedro G. Romero y, sobre las críticas de éste al "despilfarro" en la gestión por parte del Ayuntamiento, defendió que si se ha gastado demasiado ha sido bajo la responsabilidad del artista.

Marset garantizó que el Consistorio prometió 300.000 euros al CAS, que posteriormente amplió en otros 100.000 euros, tras repetidas peticiones del director. En cuanto a la amenaza que el artista hizo de hacer públicas las cuentas de la institución, el responsable municipal le instó a hacerlo, aunque agregó que "si él dice que no es el encargado de la gestión, cómo es que las tiene y las va a enseñar".

El hasta ex director del Centro sostiene que la decisión de "desvincularse" de este proyecto fue suya y, además, aseguró que tras haber trabajado durante tres meses en esta institución municipal, al servicio del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), "estoy bastante escandalizado por cómo se gestiona el dinero en el Ayuntamiento", al que acusó de "despilfarrar" los fondos públicos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies