Sevilla reivindica con orgullo el "fructífero legado" de la Expo'92 en su 25 aniversario

 

Sevilla reivindica con orgullo el "fructífero legado" de la Expo'92 en su 25 aniversario

Acto institucional conmemorativo del XXV aniversario de la Expo'92
EUROPA PRESS/EDUARDO BRIONES
Actualizado 20/04/2017 16:00:25 CET

SEVILLA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La ciudad de Sevilla ha revivido este jueves aquel 20 de abril de 1992 en que se convertía en capital global con la inauguración de su Exposición Universal, en la que participaron 127 países y por la que pasaron alrededor de 41 millones de personas, un evento que ha sido ensalzado en el acto que abre la conmemoración del 25 aniversario de aquella efeméride, ante la presencia de los Reyes eméritos Juan Carlos y Sofía.

   El Salón de los Tapices del Real Alcázar de Sevilla era el escenario de apertura de los actos para la celebración de este aniversario, que se desarrollará hasta octubre, un marco en el que han estado presentes, igualmente, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz; el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido; el alcalde de Sevilla, Juan Espadas; así como el expresidente del Gobierno Felipe González y el comisario de los actos de conmemoración de este 25 aniversario, Julio Cuesta, junto a una amplia representación social, empresarial y cultural de la región.

   Durante el acto conmemorativo, el Rey emérito ha tenido palabras de agradecimiento para todos los que formaron parte del impulso de aquella iniciativa y ha defendido que la Exposición Universal de 1992 fue "un proyecto ambicioso", acometido "en el lugar idóneo", aseverando que la ciudad y España en su conjunto estuvieron "a la altura del desafío". "España proyectó la más amplia y rica representación de su realidad y su cultura", ha enfatizado Juan Carlos I.

   Igualmente, ha opinado que la Expo "dejó un legado fructífero" en materia de infraestructuras, gracias "al potencial propio que Sevilla supo proyectar" y que permitió "demostrar al mundo su pujanza y vitalidad", dejando en la urbe hispalense "una transformación y modernización" que llega hasta la actualidad.

   "Sevilla simboliza algunas de las más altas cotas que nuestro país ha alcanzado a lo largo de su historia", incide Juan Carlos I, quien ha rememorado la "huella de muchos pueblos" existente en la ciudad, "crisol de culturas". Al hilo de esto, concluye que la Expo, con una participación de países y de visitantes "sin precedentes", puso de relieve "en todo el mundo, desde esta querida tierra andaluza, el empuje de una España segura de sí misma y comprometida con el futuro".

"EL CAMBIO NO DEBE ACABAR"

   Por su parte, Felipe González, jefe del Ejecutivo en aquel año, ha rememorado la Expo'92 como ejemplo de lo que España es capaz de hacer "desde la concordia" y actuando "sin resignación ni rencor", animado a seguir afrontando "nuevos retos" para "seguir modernizando" la sociedad con aquel espíritu. Así, aboga por continuar con ese impulso y desarrollo porque "hay que respetar lo somos y nuestra identidad, pero hay que seguir modernizando sin resignación".

   "Nunca será suficiente. Hay que seguir trabajando desde el servicio público para que la iniciativa privada tenga donde asentarse porque el cambio no debe acabar. Tenemos que ser capaces de superar los sectarismos para no volver atrás", sentencia, incidiendo en que ese dinamismo depende de la "voluntad de seguir".

"ANDALUCÍA PUEDE SER LO QUE QUIERA"

   Al hilo de esto, la presidenta de la Junta ha puesto en valor la "apuesta arriesgada y justa" de Felipe González con la Expo de Sevilla, con la que "cambió el destino escrito para Andalucía", actuando "con determinación" para situar a la comunidad "a la vanguardia de la modernidad". Ha recordado además su presencia a la muestra universal como joven visitante, con su pase nocturno, y ha destacado que allí aprendió "que Andalucía podía ser lo que quisiera", en un año en el que la Comunidad "entró en la modernidad".

   "Sevilla cambió su historia entonces y ahora, de nuevo, Andalucía ha de dar el salto al futuro con un nuevo modelo de sostenibilidad", resalta Díaz, quien incide en que se fue "ejemplo de diálogo, convivencia, respeto entre pueblos y tolerancia", elementos que "tanto se echan en falta en los tiempos que corren". Para la presidenta andaluza, Sevilla se situó "a la vanguardia de la modernidad, con la Expo y el AVE, algo que no ha igualadado nadie".

"SEVILLA EN EL CENTRO DEL MUNDO, COMO EN EL SIGLO XVI"

   De su lado, el ministro de Interior y exalcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha agradecido el "sentido de Estado" y la capacidad de mirar por el "horizonte común" demostrada por Don Juan Carlos y por Felipe González, al apostar en su momento por Sevilla como sede de la Expo'92, que "transformó Sevilla y fue un hito para Andalucía y España, marcando un antes y un después". "La historia de la Expo se forjó con hombres con visión, talento y sentido de Estado para convertir Sevilla en el centro del mundo como en el siglo XVI", afirma.

   Destaca la modernización de Sevilla gracias a que desde lo público y lo privado, junto a la sociedad, "se remó en la misma dirección de manera ejemplar". "Han pasado 25 años del inicio de aquel sueño que invito a revivir. Sevilla y los sevillanos lo hicieron realidad", sentencia.

"LO QUE LA CIUDAD LOGRÓ, ABRE LAS PUERTAS DEL FUTURO"

   Igualmente, el alcalde de Sevilla, el socialista Juan Espadas, ha reivindicado el legado de la Expo'92, que "volvió a colocar Sevilla en el mundo", con la "nueva imagen" de la Isla de la Cartuja 25 años después y la realidad actual y peso económico del Parque Científico y Tecnológico (PCT) Cartuja. Así, ha llamado a que la tecnópolis, con 400 empresas, 16.000 trabajadores y 2.000 millones de facturación anuales, sirva para "volver a dinamizar la ciudad y mirar al futuro con ilusión".

   Tras dejar claro que "aunque las crónicas el momento hablaban del final de la Expo, se equivocaron porque todo no terminó", Espadas considera Cartuja como "el nuevo escaparate" de la ciudad, generando un nuevo modelo empresarial. Apuesta por celebrar lo vivido y "seguir soñando" para poder continuar reinventando el futuro.

   "Lo que la ciudad logró entonces, abre las puertas del futuro ante los retos que tiene", mencionando las próximas celebraciones con el Año Murillo o por la conmemoración de la circunnavegación global de Magallanes. "Sevilla demostró que los sueños se hacen realidad. Nosotros lo hicimos", concluye.

   Por último, Cuesta ha puesto en valor un evento que duplicó las expectativas de participación y que procuró un impacto en el territorio que llevó a crear un nuevo modelo de exposición, "un espejo donde se miran otros países", un "mérito" proveniente del "esfuerzo de las Administraciones, de la iniciativa pública y de la privada".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies