Montero reconoce que la menor ya dispone de autorización, pero "no significa que se haga mañana"

Actualizado 22/10/2007 15:05:00 CET

SEVILLA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Salud, María Jesús Montero, reconoció hoy que la menor de Camas que solicitó autorización judicial para poder donar parte de su hígado a su hija enferma dispone ya de dicho permiso, si bien puntualizó que el hecho de haber obtenido el citado "no significa que mañana el equipo de trasplantes del Reina Sofía (Córdoba) vaya a proceder a la intervención, sino que la madre tiene la capacitación para tomar la decisión de donar parte de su hígado si llegado el momento se plantea".

A preguntas de los periodistas tras presentar el Plan Andaluz de Cuidados Paliativos, la titular de Salud sostuvo que desde su departamento "lo que siempre hemos planteado es dar a conocer a los familiares todas las alternativas terapéuticas, siendo la mejor opción el trasplante de cadáver".

Al hilo de ello, insistió que, "en este momento, sigue inscrita en la lista de espera aguardando su turno para que pueda llegar ese trasplante de cadáver", aunque reconoció que la menor "también tenía el derecho a conocer que existe la posibilidad del donante vivo pero que, en este caso concreto, se veía influenciado porque la madre era menor de edad y la ley no le permitía al equipo asistencial practicar el trasplante, caso de que la familia decidiera esa opción".

"LA AUTORIZACIÓN JUDICAL NO ES AUTOMÁTICA".

"Hoy por hoy, la familia lo único que tiene es una autorización que le permite que, caso de que la niña empeore y no llegue esa donación que está esperando, Rocío --la madre-- pueda tomar una decisión de si quiere o no someterse a este tipo de intervención", recalcó Montero, quien matizó que "el hecho de haber obtenido hoy la autorización judicial no es algo automático, es decir, no significa que mañana el equipo de trasplantes del Reina Sofía vaya a proceder a la intervención".

"Significa que la madre tiene en este momento la capacitación para tomar la decisión de donar parte de su hígado si llegado el momento se plantea", aclaró Montero, quien, en cualquier caso, admitió que "la última opción siempre la toma la familia que, en este caso concreto, ya dispone de la documentación necesaria para poder tomarla".

TRASPLANTE DE CADÁVER "LA MEJOR OPCIÓN".

Agregó que, en la mayoría de las ocasiones, el trasplante de cadáver "es la opción más favorable, al igual que ocurre en este caso". No obstante, sostuvo que el problema en estos casos es que "no siempre tenemos suficientes órganos para poder trasplantarlos y, por tanto, hay ocasiones en las que no se llega a tiempo con ese trasplante de cadáver porque la persona haya empeorado o haya tenido lesiones irreversibles después de estar aguardando en lista de espera".

"Ésta es una opción terapéutica más, que no es la mejor, pero que es la que en algunas ocasiones se puede plantear como la única posibilidad cuando se agrava la situación de un paciente y no llega el órgano que está esperando porque haya personas con más preferencia o porque simplemente no se haya producido ningún fallecimiento que posibilite el que se pueda trasplantar el órgano", prosiguió.

Por todo ello, consideró que "en este sentido hay que traducir la petición que ha hecho Rocío, ya que no se trata de contraponer una opción terapéutica u otra, sino de que a veces no llega ese órgano que estamos esperando y, por tanto, tenemos que posibilitar que la técnica avance en el donante vivo, que es una opción terapéutica más".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies