Piden ochos años y medio de cárcel para el acusado de secuestrar a un hombre que robó una radio

Actualizado 11/05/2006 20:56:43 CET

SEVILLA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

El ministerio fiscal elevó hoy a definitiva su petición de una pena de ocho años y medio de prisión para un hombre de 37 años acusado de secuestrar y torturar a otro durante tres días por haberle robado un radio-cassette a su hermano, aparato que vendió posteriormente.

La vista oral por el caso se celebró esta mañana en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla y, según informaron a Europa Press fuentes judiciales, la víctima declaró ante la Sala que su denuncia de los hechos no fue tal, sino que se limitó a firmar un papel que se le puso por delante en la fase inicial del proceso judicial por el caso.

Pese a todo, el fiscal mantuvo su acusación entendiendo que cuando la supuesta víctima prestó declaración denunciando los supuestos hechos se dio fe de ello a través de un secretario judicial.

Para el fiscal, los hechos sucedieron en una fecha no concretada de entre julio y septiembre de 2002. Entonces, el procesado, M.M.S., hizo que su supuesta víctima, A.R.F., acudiera al domicilio del primero, situado en la calle Higuera de la capital hispalense, con el pretexto de que le invitaría a consumir drogas.

Una vez en la vivienda, y con el ánimo de que la víctima confesara si había sustraído unos días antes un radio-cassette a un hermano del procesado, éste último comenzó a golpearle sin que conste que le causara lesiones; tras atarle de pies y manos, le retuvo, siempre según el fiscal, hasta que le dijese lo que quería saber.

En el periodo que lo tuvo retenido, no le dio de comer, ni le permitió que hiciera sus necesidades, con lo que se vio obligado a hacérselas encima. Al tercer día, la víctima se confesó autor de la sustracción del aparato y le manifestó al inculpado el nombre de la persona a la que se lo había vendido. Entonces, el procesado le soltó e hizo que la supuesta víctima le acompañara hasta el domicilio del comprador, pero éste no se hallaba en el mismo y permitió a la víctima que se marchara.

Para el ministerio público, los hechos relatados son constitutivos de un delito de secuestro y otro de torturas. Así, se pide una pena de siete años de prisión por el delito de secuestro, y otra de un año y seis meses de cárcel por el de torturas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies