Piden seis años de cárcel para un acusado de apuñalar a un hombre tras discutir en un bar

Actualizado 18/06/2006 12:46:01 CET

SEVILLA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El fiscal pide una pena de seis años de cárcel para un hombre acusado de apuñalar a otro con el que mantuvo una discusión en un bar de la avenida Concejal Alberto Jiménez Becerril, en Sevilla. El acusado propinó supuestamente tres puñaladas a la víctima, pudiendo esquivar ésta las dos primeras, unos hechos que para el fiscal constituyen un delito de homicidio en grado de tentativa.

Según consta en el escrito de acusación del ministerio público, al que tuvo acceso Europa Press, los hechos se produjeron sobre las 12.50 horas del 21 de diciembre de 2001 en el bar 'El Andén', donde el acusado Francisco C.R. mantuvo una discusión con la supuesta víctima, David R.D. Allí, el acusado sacó un cuchillo de cocina de algo más de diez centímetros de hoja, interponiéndose entre ambos la hermana del acusado, que al intentar arrebatarle el cuchillo resultó herida en una mano.

Acto seguido, la víctima se marchó del local corriendo hacia su domicilio, donde se quedó sentado en el portal. Poco después, el procesado salió del bar con el cuchillo y se dirigió a la casa de la víctima, donde la recriminó lo que le había sucedido a su hermana. Entonces, le lanzó tres puñaladas a la zona del abdomen, pudiendo esquivar las dos primeras pero no la tercera, que le alcanzó el muslo izquierdo.

El herido precisó intervención quirúrgica de urgencia, tardando en curar 424 días, quedando secuelas como una cicatriz y síndrome depresivo postraumático. El acusado, por su parte, ha permanecido en prisión por los hechos desde el 1 de febrero de 2002.

El fiscal pide para él, además de seis años de cárcel, la prohibición de acercarse a menos de 300 metros o de contactar con la víctima durante cinco años. La acusación particular pide para él nueve años de cárcel y amplía el radio de prohibición de acercarse a la víctima, por el mismo periodo, a 500 metros, pidiendo además una indemnización de 250.000 euros.

La defensa no ve indicios de delito, si bien señala que en el caso de que se considere a su defendido autor de alguna infracción delictiva, pide que se estime la eximente incompleta de enfermedad o trastorno mental y las atenuantes de drogadicción, arrebato y arrepentimiento o confesión de los hechos, así como dilaciones indebidas y reparación del daño, reclamando su libre absolución. La vista oral por el caso se celebrará en el Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla el próximo 18 de septiembre.