Un Policía Nacional reclama 150.000 euros al Estado por la enfermedad mental que padece

Actualizado 27/01/2006 19:03:05 CET

SEVILLA, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un agente de la Policía Nacional, que desempeñó su último destino en la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Occidental de Sevilla, tiene intención de reclamar judicialmente al Estado 150.000 euros por la enfermedad mental que padece, como consecuencia de la dureza de los servicios prestados al cuerpo --actualmente se encuentra en situación de segunda actividad--.

En el escrito presentado por la familia a la autoridad administrativa, al que ha tenido acceso Europa Press, se describe cómo el afectado tuvo que ser asistido en urgencias como consecuencia de una "crisis de ansiedad derivada del trabajo".

En el hospital, como consecuencia de haber ingresado tras una fuerte opresión en el pecho, se le diagnosticó "crisis ansioso depresiva" y se le dio de baja laboral hasta 2004. Los propios servicios médicos de la Policía, según prosigue el escrito, le diagnosticaron un "cuadro ansioso depresivo grave", derivándolo al especialista en psiquiatría, el cual confirmó el diagnóstico añadiendo "con grave riesgo de suicidio", aconsejando ingreso en residencia, que se llevó a cabo.

Tras una declaración del Director General de la Policía en la cual se defendió la tesis de que el bote ansioso depresivo del funcionario "no tiene nada que ver con el acto de servicio", éste pasa a segunda actividad.

Un informe emitido con posterioridad por un especialista en Medicina del Trabajo manifestaba que el trabajo del afectado "tiene características de un alto riesgo personal y una tensión emocional que pueden sobrepasar con facilidad aún la resistencia de personas muy entrenadas". También se declaró que el paciente tenía una historia previa de puestos de alto riesgo, por destinos en el Norte de España, y se consideraba que se trataba de una patología generada y desarrollada en acto de servicio, como principal factor de su desencadenamiento, mantenimiento y evolución.

Por tanto, el policía consideró que su patología mental se desarrolló a causa de su trabajo, y que la enfermedad tenía su origen en los servicios prestados, habiendo evolucionado negativamente hacia una situación permanente "que debe considerarse como secuelas".

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies