Los Verdes exponen a Bernardo Bueno la "anómala" reducción de la protección del dolmen de Montelirio

Actualizado 10/05/2006 19:15:04 CET

SEVILLA, 10 May. (EUROPA PRESS) -

La organización Los Verdes se reunió hoy con el delegado de la Consejería de Cultura en Sevilla, Bernardo Bueno, para exponerle su inquietud por la "anómala" reducción del entorno de protección del dolmen de Montelirio, ubicado en Castilleja de Guzmán y declarado Bien de Interés Cultural, pues los conservacionistas habían denunciado que la última modificación del expediente se ajustaba a los requerimientos del Ayuntamiento, que habían sido rechazados por la Dirección General de Bienes Culturales.

En un comunicado remitido a Europa Press, Los Verdes recordó que la reducción del entorno de protección se llevó a cabo "en contra de la orden explícita" del anterior director General de Bienes Culturales, Julián Martínez García, en un caso que consideró "anómalo" y que motivó en su día que la organización Aljarafe Habitable denunciase la medida ante la Junta de Andalucía y ante el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo.

El caso del dolmen de Montelirio se remonta al 24 de septiembre 2001, cuando la Delegación provincial de la Consejería de Cultura abrió un expediente de declaración de Bien de Interés Cultural para un conjunto dolménico formado por cinco dólmenes de Valencina de la Concepción y Castilleja de Guzmán.

No obstante, mientras se tramitaba la declaración de Bien de Interés Cultural, el Ayuntamiento de Castilleja de Guzmán anunció una "modificación puntual" de su Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) solicitando una reducción de la protección del citado dolmen, ubicado en su término municipal. Según Eduardo Apellániz, miembro de Aljarafe habitable, la Delegación provincial de Cultura, entonces dirigida por María Isabel Montaño, informó favorablemente sobre esa modificación puntutal del PGOU.

Una vez que la Delegación provincial de Cultura informó de su actuación a la Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía, este organismo valoró que no había "justificación arqueológica o topográfica" para reducir la protección que se contemplaba en la declaración de Bien de Interés Cultural, ratificando los términos con los que ésta comenzó a incoarse en 2001.

No obstante, y siempre según Eduardo Apellániz, el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), acabó publicando la declaración de Bien de Interés Cultural con una reducción del entorno de protección "que se ajusta misteriosamente" a la solicitada por el Ayuntamiento y admitida por la Delegación provincial de Cultura.

Ante tal circunstancia, Aljarafe Habitable remitió a la Dirección General de Bienes Culturales una denuncia "con 51 páginas y varios planos", solicitando una "justificación" de que finalmente se aceptase la reducción de la protección. Además, recientemente la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz admitió a trámite la queja elevada por dicha organización al respecto.

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies