Los Verdes, PP y PA denuncian la "tala" de los palmitos de Río Grande y acusan a Metro de Sevilla de "atentado"

 

Los Verdes, PP y PA denuncian la "tala" de los palmitos de Río Grande y acusan a Metro de Sevilla de "atentado"

Actualizado 11/05/2006 16:53:01 CET

SEVILLA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

Los Verdes y los grupos municipales de PP y PA en el Ayuntamiento de Sevilla se sumaron hoy a las protestas del restaurante Río Grande, ubicado en la popular calle Betis, en cuanto a las obras que la Unión Temporal de Empresas (UTE) Metro de Sevilla lleva a cabo en los jardines de su propiedad, un caso que calificaron de "tropelía botánica" después de constatar la "tala" de varios palmitos.

El portavoz de Los Verdes en Sevilla, Rafael Crespo, celebró hoy una rueda de prensa junto a la propietaria del restaurante Río Grande, María del Carmen García, mostrando las fotografías de operarios de la UTE Metro de Sevilla trabajando sobre los palmitos del jardín botánico del restaurante y exhibiendo públicamente las ramas cortadas.

Crespo recordó que estos palmitos, que cuentan con más de 60 años de antigüedad, están ya amenazados por una "muerte tóxica" a consecuencia de las inyecciones de hormigón que Metro de Sevilla está realizando en el subsuelo del jardín con objeto del plan de seguridad previo al inicio de los trabajos de perforación bajo el lecho del río Guadalquivir, aunque advirtió de que antes de ello ya se han registrado las primeras "talas" de estas "rarezas botánicas".

Por eso, anunció que Los Verdes se va a adherir a los procesos judiciales emprendidos por Río Grande a consecuencia de la ocupación temporal de sus jardines para las obras del Metro, al tiempo que establecerá un "retén de resistencia" en el propio restaurante para vigilar el progreso de las obras, cuya paralización fue solicitada por el negocio por la vía Contencioso-Administrativa hasta que la Autoridad judicial desestimó tal medida.

"PRESION DE UN GRUPO ELITISTA"

Además, Crespo denunció que el paso de la tuneladora por el subsuelo próximo al restaurante Río Grande obedece al acuerdo urbanístico suscrito entre la Gerencia Municipal de Urbanismo y los clubes náuticos ---Círculo Mercantil e Industrial, Club Náutico y Real Círculo de Labradores y Propietarios--, pues al otro extremo del puente de San Telmo "sólo hay una pista de tenis sin ningún valor botánico" que pertenece a uno de estos clubes. "Han sucumbido a la presión de un grupo elitista", dijo Crespo en alusión a la Consejería de Obras Públicas y Transportes y el Ayuntamiento.

La propietaria del negocio, de su lado, recordó que la ocupación temporal de sus jardines por parte de la UTE Metro de Sevilla fue recurrida por la vía Contencioso-Administrativa hasta que el día 18 de abril se hizo efectiva la entrada de la maquinaria en el jardín botánico, lo que motivó una denuncia que instruye el juzgado de Instrucción número 18 de Sevilla. Además, indicó que el caso ha sido denunciado ante el área de Parques y Jardines del Ayuntamiento y ante la Consejería de Medio Ambiente, que se declaró "no competente" para el caso --siempre según María del Carmen García--.

La propietaria del restaurante criticó la "tala" de los palmitos y recordó que antes del mes de junio de 2005 las perforaciones de la tuneladora del Metro de Sevilla se dirigían a la parte contraria en cuanto al puente de San Telmo, afectando a los terrenos que ocupan los citados clubes náuticos. "Ahora comprendo por qué me notificaron que al final iba a ser por aquí", dijo García vinculando la notificación por la que se dictó la ocupación temporal del jardín para las obras del Metro y el convenio urbanístico firmado entre el Ayuntamiento y los clubes.

La dueña del restaurante advirtió de que la actuación que se lleva a cabo en su jardín "no dispone de declaración de impacto ambiental" y opinó que se trata de "un delito ecológico". "Si esto no se para, me voy a Bruselas", enfatizó para luego anunciar que está a la espera de recibir "un informe contundente" acerca de las obras que se ejecutan en el jardín botánico del restaurante Río Grande.

LOS GRUPOS DE OPOSICION

El portavoz municipal del PA, Agustín Villar, quien acudió a presenciar la rueda de prensa, dijo a los periodistas que su grupo denunciará los hechos ante la Policía Local y se personará en la causa judicial abierta por Río Grande. "Se llevan por delante un jardín de un valor patrimonial incalculable", dijo Villar antes de denunciar que estas obras suponen "un atentado contra el patrimonio" forestal de la ciudad.

El concejal del PP Ricardo Villena, por su parte, también estuvo presente durante el acto y consideró que el caso del jardín botánico del restaurante Río Grande obedece a "un complot entre el PSOE del Ayuntamiento y el PSOE de la Junta", a lo que agregó que el PP también se personará en la causa judicial ante esta "carnicería en un jardín de un valor incalculable".

ANTECEDENTES

En junio de 2005, la Consejería de Obras Públicas y Transportes abrió un expediente de ocupación temporal sobre los jardines del restaurante Río Grande con motivo de las obras del Metro, pero la dirección del establecimiento resolvió elevar el caso a los juzgados de lo Contencioso-Administrativo al entender que dicha ocupación no ofrecía las debidas garantías. Aunque la propiedad privada solicitó la paralización cautelar de las obras, la Autoridad judicial desestimó tal petición.

El pasado 18 de abril, y en virtud de una nueva acta de ocupación, la UTE Metro de Sevilla introdujo su maquinaria en el interior del jardín en contra de la voluntad de la dirección de Río Grande, lo que motivó una segunda denuncia ante el Juzgado de Instrucción número 18 de Sevilla.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies