Sólo dos de las once mujeres muertas por violencia de género en 2013 en Andalucía había denunciado a su agresor

 

Sólo dos de las once mujeres muertas por violencia de género en 2013 en Andalucía había denunciado a su agresor

Publicado 06/11/2015 13:28:58CET

SEVILLA, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

El número de mujeres muertas en 2013 a manos de su pareja o expareja en Andalucía fue de once y de ellas solo dos habían denunciado previamente a su agresor, según los datos recopilados por los órganos judiciales, y que recoge el Informe sobre víctimas mortales de la violencia de género y de la violencia doméstica correspondiente al citado año, que ha sido aprobado este viernes por el Grupo de Expertos del Observatorio contra la violencia doméstica y de género, que preside la vocal del CGPJ, Ángeles Carmona.

El informe constata que en el 82 por ciento de los casos registrados en la región no existía denuncia previa de la víctima contra su pareja o expareja. En total, en el conjunto del país, ese año hubo 54 mujeres que fueron víctimas mortales de la violencia de género y solo once de ellas habían presentado denuncia previa.

Ese año, en Andalucía, hubo tres muertes más que en el año anterior, con ocho; mientras que a nivel nacional, las 54 suponen dos más que en 2012.

En términos absolutos Andalucía es la comunidad con más víctimas mortales, junto con Comunidad Valenciana y Madrid, donde en cada una murieron nueve mujeres en 2013. Sin embargo, en términos relativos, la comunidad tiene una tasa de 3,04 víctimas mortales por cada un millón de mujeres mayores de quince años. Otras siete comunidades autónomas tienen una tasa más alta, destacando, en primer lugar, Castilla La Mancha, con 4,57.

Con datos nacionales, el informe también señala el hecho de que haya disminuido la edad media de las víctimas mortales, que se sitúa en 40,9 años, mientras que en 2012 fue de 45,5 y en 2011, de 42. Casi un 65 por ciento de las mujeres muertas se situaba en el grupo de edad comprendido entre 26 y 45 años.

El 60 por ciento de las víctimas mortales mantenía en el momento del fallecimiento la relación afectiva con los presuntos autores de su muerte, cifra que desciende en comparación con la de los dos años anteriores, que fue de un 73,6 en 2012 y de un 72,5 en 2011.

Un 74 por ciento de las mujeres muertas era de nacionalidad española y entre las víctimas extranjeras, el grupo más numeroso procedía de América Latina.

El domicilio --común o de la víctima-- es el lugar que registra un mayor número de muertes, un 63 por ciento, aunque desciende notablemente frente al de años anteriores (en 2011, por ejemplo, se situó en el 81 por ciento).

Además, las poblaciones con un número de habitantes inferior a 100.000 son las que registran mayor porcentaje de mujeres muertas, en torno al 72 por ciento. El Grupo de Expertos llama la atención sobre la necesidad de extender todos los recursos de prevención de la violencia de género, de detección y asistenciales, por toda la geografía española y para todo tipo de población.

DENUNCIA PREVIA

Nueve de las once mujeres que presentaron denuncia previa, solicitaron a la vez medidas cautelares de protección. De ellas, los órganos judiciales acordaron las medidas en siete de los casos.

En el momento de la muerte, cuatro mujeres tenían vigente una medida de protección. En un solo caso se produjo un quebrantamiento de la orden de protección con consentimiento de la víctima.

En seis de los 19 procedimientos judiciales abiertos, la víctima se acogió a la dispensa de la obligación legal de declarar, lo que determinó que se sobreseyeran los seis procesos.

El Grupo de Expertos del Observatorio indica que el examen de las actuaciones judiciales previas al resultado de muerte deja ver que los hechos mayoritariamente denunciados pueden parecer de cierta levedad (insultos, amenazas, empujones). Ello indicaría, a su juicio, que no es la violencia física extrema la que conduce a la muerte, sino que en la mayoría de los casos es el clima de dominio el mayor indicador del desenlace.

El informe destaca que los agresores, sobre todo en sus declaraciones en sede judicial, culpabilizan a las víctimas, acusándolas fundamentalmente de infidelidades. Esto refuerza la creencia, según el informe, de que existe un ánimo dominador y controlador por parte de los denunciados.

MEDIDAS ASISTENCIALES

El Grupo de Expertos del Observatorio también realiza en este informe algunas propuestas en relación, por un lado, con las valoraciones del riesgo y de otra, referida a las medidas asistenciales hacia las víctimas.

Así, se detecta que en las valoraciones policiales de riesgo efectuadas en el año 2013, no se apreciaron supuestos de riesgo alto o extremo, siendo la mayor parte de las valoraciones definitorias de lo que se considera riesgo medio.

El Grupo de Expertos entiende, al igual que en años anteriores, que es necesario complementar los informes policiales de valoración del riesgo con informes periciales, para lo que alerta de la necesidad de implementar en todo el territorio nacional las Unidades de Valoración Forense Integral con personal formado en violencia de género.

Asimismo el Grupo de Expertos vuelve a insistir en que resulta imprescindible fortalecer con más recursos sociales y asistenciales a las mujeres que presentan denuncia, independientemente de la resolución judicial de la misma.

En opinión de los expertos, ello servirá para ayudarlas a superar sus dudas y miedos y poder mantener su postura procesal e incluso, aunque eventualmente retiraran la denuncia, poder disponer de medios que les permitieran alejarse de su maltratador y afrontar una nueva vida.

SEIS HOMBRES

En el informe se incluye asimismo que el número de hombres muertos a manos de sus parejas o exparejas fue de seis y, en todos los casos, a manos presuntamente de una mujer. La edad media de los hombres muertos por violencia doméstica fue de 53 años y el examen de la relación personal entre víctima mortal y presunta agresora revela que cinco de los seis mantenían la convivencia entre ambos en el momento de la muerte.

Finalmente, el Grupo de Expertos del Observatorio contra la violencia doméstica y de género ha acordado realizar informes detallados sobre hijos e hijas muertos/as a manos presuntamente de parejas o exparejas de sus madres.

En el informe aprobado este viernes se constata que en 2013 se produjo, junto con el femicidio, la muerte de hijos en tres casos, en dos de los cuales se trataba de menores de edad. En un caso más, un menor resultó gravemente herido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies