La tasa de H1N1 baja a los 316 casos por 100.000 habitantes, siendo su nivel de intensidad medio

Actualizado 04/12/2009 13:35:32 CET

SEVILLA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La tasa de gripe en Andalucía se situó en la última semana de análisis, comprendida entre el 22 y el 28 de noviembre, en los 316,59 casos por 100.000 habitantes y con un nivel de intensidad medio, lo que supone un descenso en la actividad viral del H1N1 respecto a la semana inmediatamente anterior, la del 15 al 21 de noviembre, cuando se alcanzaron los 380,55 afectados por 100.000 personas.

Según se desprende del análisis de la red de vigilancia epidemiológica de la Gripe en España, consultado por Europa Press, la tasa andaluza se sitúa, con todo, por encima de la tasa media global para las semana 47, que fue de 243,71 casos por 100.000 habitantes.

Además, y en su comparativa por comunidades, la tasa andaluza de afectados sólo es superada por Aragón, que soportó en la última semana de análisis los 417,18 casos por 100.000 habitantes, y la Comunidad Valenciana, con 351,85 casos.

A nivel estatal, el pico máximo de incidencia de gripe podría haberse alcanzado en la semana 46, comprendida entre el 15 y el 21 de noviembre, con 374,13 casos por 100.0000 habitantes, a partir de la cual se iniciaría la fase de descenso de la onda pandémica.

De hecho, la red de vigilancia revela que en esta semana 47 de análisis persiste el descenso paulatino en la tasa de detección viral (45%), el cual se viene registrando desde la semana 43 (68%), comprendida entre el 25 y el 31 de octubre.

Atendiendo a s su distribución por grupos de edad, la red observa un descenso significativo en las tasas de incidencia de gripe para los grupos de cero a cuatro años (40%), de cinco a 14 años (43%) y de 15 a 64 años (32%). La incidencia disminuye también en el grupo de mayores de 64 años, aunque de forma no significativa.

Por tanto, se señala un nivel de difusión epidémica de la enfermedad con una circulación predominante de virus de la gripe H1N1, un nivel medio de intensidad de la actividad gripal y una evolución decreciente de la enfermedad.

INCREMENTO MORTALIDAD

La red revela igualmente que, en la situación actual, no se ha observado el incremento esperado de la mortalidad general asociado a la fase de ascenso de la onda gripal. Como hipótesis, plantea el que todavía puede ser pronto para observar un exceso de mortalidad asociado a la gripe, pudiendo mostrar el análisis de datos de las próximas semanas la asociación observada otros años.

De hecho, apunta a la posibilidad de que la pandemia de gripe H1N1 tenga unos efectos sobre la mortalidad general "mucho más moderados" que epidemias estacionales anteriores con predomino de otros virus gripales, como el AH3N2.

Aún con todo, advierte de que la mortalidad asociada a la gripe podría verse influenciada por la temperatura ambiental. Así, las temperaturas moderadas registradas hasta la fecha, "muy superiores a las registradas durante los periodos de máxima incidencia de gripe en años anteriores", podrían implicar una "menor mortalidad asociada" al incremento de incidencia de gripe observado. Con todo, la red recuerda que la evolución de esta situación se debe reevaluar con el análisis de datos de las próximas semanas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies