Una treintena de empleados del 061 permanecen en encierro indefinido por aumento de jornada y reducción sueldos

Actualizado 22/10/2012 14:57:04 CET

SEVILLA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de una treintena de trabajadores de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES-061) de Sevilla permanecen desde este domingo en un encierro indefinido en la sede de la empresa, ubicada en la Isla de la Cartuja, en protesta por las medidas laborales que plantea la EPES y que provocarían, según estos empleados, un "aumento considerable" de la jornada laboral y una "disminución" de la masa salarial de los empleados.

En declaraciones a Europa Press, Santiago Álvarez, uno de los miembros del comité de huelga, ha confirmado que este mismo lunes el gerente de EPES-061, Luis Olavarría, ha visitado a los encerrados y se ha "comprometido" a mantener próximamente un encuentro entre ambas partes a fin de solucionar el conflicto.

"Parece que la empresa está dispuesta a negociar y poner de su parte, según nos ha dicho hoy el propio gerente, aunque nos ha trasladado que es la Consejería de Salud la que tiene que darle el permiso a la empresa para negociar un nuevo convenio", ha explicado Álvarez, quien se ha quejado de que la empresa "aún no ha negociado el convenio actual, que caduca en menos de un año, y que sería reemplazado por el Estatuto de los Trabajadores de no llegar a un acuerdo".

"Esto significa que perderíamos las mejores fundamentales conseguidas en los últimos 20 años de convenio y nos quedamos sólo con el Estatuto Básico", ha proseguido este trabajador, al tiempo que ha querido aclarar que lo que piden son "mejoras fundamentales de relación con la empresa, no ya de efecto económico que aún no hemos hablado, sino medidas que tienen que ver con cuestiones sobre cómo se activa una guardia localizada, como son las vacaciones, etcétera".

Además, los trabajadores critican la "elevada" ratio de directivos con la que cuenta la empresa, su "despilfarro innecesario en obras, mobiliario y cartelización" llevado a cabo "en el último año", y su "negativa a la programación de los turnos de 2013, con el despido de interinos y puestos de trabajo que ello ocasionaría".

Al hilo de ello, el colectivo advierte de que la empresa "pretende mantener y renovar el contrato que mantiene con la subcontrata que realiza los traslados de pacientes críticos", lo que supone "denegar la realización de turnos asistenciales al personal de EPES-061" que, según explican los trabajadores, es la medida que ellos defienden "como solución a la programación de sus horas anuales de 2013".

En cuanto a la treintena de trabajadores que permanecen este lunes encerrados, Álvarez ha recordado que "el cien por cien de las plantillas de cada turno" conforman los servicios mínimos al ser servicios esenciales de urgencias y emergencias, "por lo que los que estamos aquí encerrados somos los que estamos ahora mismo fuera de nuestro turno" de trabajo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies