TSJA confirma el archivo de la causa contra el exdirector del Centro Andaluz del Flamenco

Actualizado 08/07/2016 15:24:03 CET

SEVILLA, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha desestimado el recurso presentado por la Fiscalía Superior de Andalucía contra la resolución del magistrado instructor en la que se acordaba el archivo de la causa contra el exdirector del Centro Andaluz de Documentación del Flamenco (CADF) Luis Guerrero.

Hay que recordar que, en un auto dictado el pasado día 2 de junio, el magistrado instructor archivó la causa contra Luis Guerrero y acordó continuar las diligencias previas únicamente contra el exconsejero de Educación, Cultura y Deporte Luciano Alonso por posibles delitos de prevaricación administrativa y de malversación de caudales públicos.

En un auto fechado el día 7 de julio, al que ha tenido acceso Europa Press, el TSJA señala en primer lugar que Guerrero, "que venía ostentando un puesto de personal eventual por designación del presidente de la Diputación de Málaga, cesó en dicho puesto al aceptar la oferta de nombramiento como personal eventual en el ámbito de la Consejería de Cultura", por lo que este nombramiento "no fue pedido por aquel sino que fue propuesto" por Luciano Alonso.

Asimismo, pone de manifiesto que, "de la investigación practicada, ha quedado acreditado" que Luis Guerrero "prestó sus servicios como personal eventual al servicio de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía en la provincia de Málaga tal como se le había encomendado al tiempo de su nombramiento".

La Sala coincide con el magistrado instructor en que el ofrecimiento que se le hizo a Guerrero a fin de que desempeñara el nuevo trabajo en la Consejería, siendo ello el motivo de su cese en el cargo anterior en la Diputación, "elimina toda responsabilidad penal por la resolución administrativa de nombramiento cuya supuesta ilegalidad no le sería imputable, pues conforme a las diligencias de prueba practicadas en esta investigación, Guerrero ninguna participación tuvo en el dictado de las resoluciones administrativas en base a las cuales prestó sus servicios como eventual en la Junta".

PERSONAL EVENTUAL

De este modo, y "como consecuencia de su nombramiento como personal eventual al servicio de la Consejería (no como asesor del gabinete de la Consejería ni como asesor del consejero) y su dedicación exclusiva al cometido designado", Luis Guerrero "cobró un sueldo con cargo a los presupuestos de la Junta en base a la actividad efectivamente desplegada que tenía un contenido de prestación real y conforme a la función pública".

En este sentido, la Sala coincide con el criterio del instructor en que "el hecho de que el contenido concreto de las funciones por las que se le retribuyó (asesor de la Consejería en Málaga) no sean las propias del puesto para el que se le nombró (director del Centro Andaluz de Documentación del Flamenco), podría denotar una ilegalidad en su momento, pero no un delito de malversación de caudales públicos achacable o del que se hubiere beneficiado Guerrero".

Y es que, según asevera, Guerrero "ni sustrajo fondos públicos, ni el otro investigado consintió que esto se produjera", ya que "la percepción de fondos públicos" por parte del primero "fue la contraprestación por el trabajo efectivamente realizado en la Consejería como personal eventual".

En su recurso, la Fiscalía también pidió que, de no considerarse a Guerrero autor por cooperación necesaria de la malversación, fuera considerado partícipe a título lucrativo, algo que rechaza la Sala por "la ausencia de un beneficio a título lucrativo, dado que la prestación que percibió por el trabajo efectiva y realmente desarrollado como empleado eventual en la Consejería en el ámbito de la provincia de Málaga fue en virtud de un nombramiento para tal cargo".

EL RECURSO

En el recurso de apelación, el Ministerio Público argumentaba que el nombramiento de asesor de gabinete "carecía de cobertura legal y presupuestaria" en Málaga "al no existir en el organigrama administrativo de la Junta de Andalucía", a lo que se suma que "tampoco tenía las funciones que se encomendaron a dicho puesto de trabajo", ya que "sólo se encuentra avalada por el testimonio de los propios querellados ante el instructor de la causa".

La Fiscalía también señalaba en su recurso que, administrativamente, los asesores del Gabinete de esta Consejería "tienen la relación de puesto de trabajo en Sevilla y dependen del jefe de Gabinete", y en su declaración judicial Luis Guerrero reconoció que "no mantuvo relación profesional directa con el Gabinete del consejero ni con el jefe del mismo".

Para el fiscal, resulta "significativo" que Luis Guerrero, "periodista y que hasta ese momento desempeñaba el cargo de coordinador del grupo del PSOE en la Diputación de Málaga, en la declaración de incompatibilidades en la toma de posesión del cargo en el apartado al puesto de trabajo no hiciera constar el cargo de asesor de gabinete sino el de 'DIR'".

El Ministerio Público consideró los hechos como un presunto delito de prevaricación administrativa como medio para cometer otro de malversación de caudales públicos, ya que entiende que Luis Guerrero ejerció el puesto de director del CADF entre agosto de 2012 y junio de 2015 "sin haber visitado nunca la sede del mismo ni desempeñado las labores del cargo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies