El TSJA paraliza el decreto andaluz de prescripción enfermera al entender que comete "vicios de ilegalidad"

Actualizado 24/11/2009 16:19:18 CET

Los médicos aplauden la medida del Alto Tribunal Andaluz y aluden a que dicha ordenación "corresponde en exclusiva al Estado"

SEVILLA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha resuelto paralizar de forma cautelar el decreto andaluz 307/2009 por el que se define la actuación de los enfermeros en el ámbito de la prestación farmacéutica --conocido comúnmente como decreto de prescripción enfermera-- al entender que dicha norma incurre en "vicios de ilegalidad".

Según sostiene en sus fundamentos jurídicos dicha resolución, a la que ha tenido acceso Europa Press, "son tantos los alegatos de vicios de ilegalidad, seis, que no parece desproporcionado apreciar la medida cautelar" solicitada por el Consejo General de Colegios de Médicos de España y "sin necesidad de profundizar en el fondo del asunto".

Del mismo modo, dicho auto entiende que "no ha quedado acreditado que exista un interés público que exija la inmediata ejecución de la nueva ordenación de la gestión asistencial", tal y como argumentaba la Administración sanitaria andaluza, de la misma forma que tampoco "ha quedado acreditado que exista un interés público que exija la inmediata ejecución de esta nueva ordenación".

Pese a que cabe la posibilidad de que la Administración pueda interponer un recurso de súplica, la sala de lo contencioso del Alto Tribual andaluz sostiene que dicha apelación no impedirá por contra la suspensión cautelar dictada para este decreto andaluz.

CONSEJO GENERAL DE MÉDICOS

Fuentes del Consejo General de Médicos consultadas por Europa Press, entidad que permanece en estos momentos reunida para valorar en profundidad el fallo del TSJA, aplaudieron dicha suspensión cautelar y recordaron, en la misma línea de lo esgrimido el pasado mes de septiembre, cuando anunciaron que pedirían en los tribunales la paralización cautelar de este decreto, que el mismo "podría estar viciado de nulidad".

En concreto, el máximo órgano colegial de los médicos españoles entiende que el Gobierno andaluz legisla en un aspecto de la profesión sanitaria "cuya ordenación corresponde en exclusiva al Estado".

De hecho, entre los argumentos que el Consejo General de Médicos esgrimió en su recurso contra la "ilegalidad" del decreto autonómico se encontraba la "infracción del principio de delimitación de competencias" entre el Estado y las comunidades en materia de regulación del ejercicio profesional, "pues constitucionalmente tal competencia corresponde en exclusiva al Estado".

Además, entendía que, "según la consolidada jurisprudencia del Tribunal Constitucional, no corresponde tal competencia legislativa a las comunidades, por lo que el Decreto en cuestión ha sido promulgado por la Junta de Andalucía sin habilidad legal y competencial alguna".

En un segundo punto de alegaciones, se aludía a la "infracción del principio de reserva legal", ya que, "según el artículo 36 de la Constitución la regulación de las profesiones debe hacerse por Ley no por Decreto".

Tan es así, agregaba la institución colegial, que en materia de profesiones sanitarias la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS), en su artículo 2.3, "reservó a la Ley la declaración formal del carácter de profesión sanitaria y regulada, por lo que el Decreto referenciado no tiene rango legal, sino reglamentario".

En un tercer punto, se refería a la "infracción" de la regulación legal sobre delimitación de las profesiones sanitarias, pues la LOPS "tampoco atribuye a los enfermeros la competencia profesional para prescribir o indicar los medicamentos que han de dispensar los farmacéuticos y menos aún les otorga la competencia de diagnosticar, que es sólo competencia de los médicos y odontólogos".

Según la jurisprudencia de los tribunales de los contencioso administrativo y sin diagnóstico previo, "es imposible prescribir, ni siquiera los medicamentos que no están sujetos a prescripción médica", para lo cual citan el artículo 19.4 Ley del Medicamento.

Ante estas "irregularidades competenciales", el Consejo General de Colegios de Médicos decidió iniciar un recurso contencioso-administrativo y solicitar la paralización cautelar de la ejecución del Decreto, hasta que se dicte la sentencia.

UNAS 2.100 INDICACIONES

Desde el inicio de esta nueva prestación en la región, los enfermeros andaluces han realizado alrededor de 2.100 indicaciones de fármacos y productos sanitarios no sujetos a prescripción médica, convirtiéndose Andalucía en la primera comunidad autónoma española que regula esta indicación, tal y como ya destacó el pasado lunes, día 16, la propia Consejería de Salud. En dicha jornada, la titular andaluza del ramo, María Jesús Montero, recibía además en Madrid de manos del Consejo General de Enfermería la 'Venera de Oro', con la que esta institución premia a aquellas personas o instituciones que impulsan la profesión enfermera.

Según el departamento que dirige Montero, el desarrollo de esta normativa permite a las más de 25.000 profesionales de Enfermería usar e indicar los medicamentos y productos sanitarios con cargo a la prestación farmacéutica del sistema sanitario público andaluz y colaborar con médicos y odontólogos en el seguimiento protocolizado de determinados pacientes.

Uno de los primeros pasos en la puesta en marcha de este decreto es el programa de formación del que ya se han beneficiado cerca de 7.000 profesionales.

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies