La UPO inaugura curso pidiendo a la Junta planes especiales de recursos humanos, investigación e infraestructuras

Contador
Inauguración del curso académico 17-18 en la UPO
EUROPA PRESS/UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE
Publicado 21/09/2017 17:18:38CET

SEVILLA, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla ha inaugurado este jueves su curso académico 2017-18 con un acto en el que su rector, Vicente Guzmán, ha aprovechado para reclamar a la Junta de Andalucía --presente por medio de dos de sus consejeros, el de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, y la de Educación, Sonia Gaya-- que, en base a la situación "peculiar" que vive la institución, la administración andaluza ponga en marcha planes especiales de fortalecimiento en los apartados de recursos humanos, investigación e infraestructuras.

Dichos planes, según ya avanzó Guzmán en una entrevista concedida a Europa Press, deben encuadrarse en el nuevo modelo de financiación cuyos términos concretos y ajustes se negocian entre la Junta de Andalucía y las universidades públicas de la comunidad, con intención de que el mismo establezca planes específicos de inversión para hacer frente a las "debilidades" de cada sede académica después de la etapa de crisis y recortes.

"No vamos tan rápido como querríamos pero se avanza", ha asegurado el rector, que tilda de "fundamental" tanto la meta de alcanzar el nuevo modelo como el mantenimiento del actual estatus, en el que la UPO acaba de salir de un "importante" déficit gracias, principalmente, al "esfuerzo" de la comunidad universitaria, así como al auxilio de la propia Junta de Andalucía.

En el año en el que se celebra el vigésimo aniversario de la creación de esta universidad, su máximo responsable ha expresado su creencia de que "éste no es un curso más, es diferente", habida cuenta de que considera que en este ejercicio se debe reivindicar la "bondad" del sistema universitario ante ciertas corrientes de "desacreditación" y también se tiene que colocar a la universidad en una situación de adaptación a las "exigencias del siglo XXI", con una urgencia de abordar la oferta académica no desde el punto de vista de aumentar titulaciones, sino de "ordenar y racionalizar" la oferta existente, no vinculándola tanto al mercado y sí a las necesidades sociales.

Asimismo, Guzmán cree que ha llegado el momento de recuperar los derechos de una buena parte de la comunidad universitaria, así como de reactivar las convocatorias competitivas del Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (Paidi).

En lo tocante al alumnado, el rector de la Olavide se muestra partidario de "abrir las puertas de la universidad a todos", en pro de la igualdad de oportunidades y de que nadie pueda quedarse sin estudiar por cuestiones económicas. A ello contribuyen medidas como la progresiva igualación de los precios de Grado y Máster o la bonificación hasta el 99 por ciento de aquellos créditos aprobados en primera matrícula, medidas implementadas en Andalucía. Guzmán apoya ésta última siempre que se exija rendimiento al estudiante y todo se encuadre en un plan financiero suficiente.

Por último, y ya fuera del ámbito directamente universitario, el rector ha tenido unas palabras para el conflicto de la soberanía en Cataluña, indicado que la Olavide, como institución, "está al lado del Estado de Derecho, las leyes y el cumplimiento de las resoluciones judiciales".

JUNTA PIDE INCLUIR A UNIVERSIDADES EN LA NUEVA FINANCIACIÓN

De su lado, el consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha reclamado la necesidad de un nuevo sistema de financiación autonómica, en el que considera "imprescindible" que se incluya a la formación universitaria y a la investigación, con el objetivo de garantizar su servicio y de "acercarnos más a Europa", equiparando los niveles de inversión al de los países vecinos.

En la actualidad, la inversión en el sistema universitario andaluz alcanza el 1 por ciento del conjunto del Producto Interior Bruto (PIB) de la región, entre inversión pública de la Junta de Andalucía y la que atraen las propias universidades de otras fuentes. "Con las dotaciones adicionales que esperamos conseguir del Gobierno de España, nuestra idea es llegar al 1,2 por ciento del PIB", ha asegurado.

Asimismo, en el ámbito económico, el consejero andaluz de Economía señala que la Junta está avanzando con las universidades en consensuar un nuevo modelo de financiación de las universidades públicas que debe posibilitarles además la convergencia. Otro de los objetivos es dotar a las instituciones docentes de certidumbre, algo en lo que la Junta de Andalucía ha avanzado incrementando este año su financiación básica y complementándola con un bloque de excelencia, planes de apoyo a estudiantes y con una financiación competitiva para investigación e innovación.

Ramírez de Arellano ha explicado que la financiación básica "debe ser suficiente y ofrecer una perspectiva clara de los ingresos en materia de infraestructuras y de investigación básica", apartando esta materia de las ayudas competitivas que imperaban hasta ahora. A esto se suman los planes de excelencia, a los que en este año 2017 se han destinado 36 millones de euros para financiar diversas actuaciones, entre las que destacan las dirigidas a la internacionalización y al apoyo de los Campus de Excelencia.

En cuanto a la investigación, este año se han transferido en torno a los 40 millones de euros para la contratación de personal a las universidades. Por lo que respecta a la puesta en marcha del Paidi, ha supuesto la movilización este año de más de 460 millones de euros para toda Andalucía y ha anunciado que las convocatorias competitivas comenzarán a convocarse en los próximos meses.

Por otra parte, el consejero ha subrayado el esfuerzo económico que ha realizado la Junta de Andalucía para "recuperar la normalidad y la certidumbre" en el ámbito de la gestión universitaria, donde se ha logrado resolver el problema de tesorería que las aquejaba; se ha acotado la deuda, cuyo pago se hará en el marco del nuevo modelo de financiación; y se ha incrementado sensiblemente la ejecución presupuestaria, creciendo un 6 por ciento el pasado ejercicio 2016.

PREMIOS Y LECCIÓN INAUGURAL

Con carácter previo, el secretario general de la institución, José María Seco, ha presentado la memoria del curso pasado, mientras que el catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social Santiago González Ortega ha pronunciado la lección inaugural 'El derecho de huelga: un derecho fundamental acorralado'.

En su alocución, ha hecho referencia a uno de los temas centrales del Derecho del Trabajo, el derecho a la huelga, para analizar cómo el ordenamiento ha limitado todas sus dimensiones hasta hacer pasar a muchas de ellas de forma desapercibida, con efectos muy limitados y combatidas de forma muy efectiva por las empresas.

Tras la lección inaugural, se hecho entrega de los Premios Extraordinarios de Doctorado 2015-2016 a los doctores de la UPO Rocío Aguilar Caro, Raquel Araújo Legido, José Javier Brey Sánchez, Pilar Guadalupe Cruz Zúñiga, Teresa de los Ángeles Cueto Senra, Laura García Álvarez, Olga Luisa García Coca, Juan Garrido Maraver, Esperanza Macarena Hernández Salmerón, Elena Lucena Padrós, Laura Pérez Prieto, Mónica Santana Hernández, Elisa Isabel Alcocer Gómez, José Cruz Díaz, Huemac Escalona Lüttig, Vesna Vlaisavljevic, Manuel Carrasco Fernández y Leire Alejaldre Biel.

Asimismo, se ha hecho entrega de las Medallas al Mérito de la UPO concedidas en el último Consejo de Gobierno a José Ignacio López González, José Ángel Merino Ortega, Santiago Lago Aranda, Cristina Villalba Quesada, Josefa María Siria García, María Isabel Rodríguez y Teresa Domínguez Santos –-en los dos últimos casos a título póstumo--, así como la Medalla de Honor a título póstumo al que fuera vicegerente económico de la UPO José Manuel Jiménez Cañete.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies