Villalobos cree que el desdoble de la N-IV "debería haber sido tratado con urgencia"

La carretera N-IV.
EUROPA PRESS
Publicado 10/08/2016 14:44:37CET

SEVILLA, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos (PSOE), ha manifestado este miércoles que el proyecto de transformación de la carretera N-IV en autovía, con obras sólo en el tramo comprendido entre Dos Hermanas y Los Palacios y Villafranca, "debería haber sido tratado con carácter de urgencia". Así, ha lamentado la "pesadilla" derivada de la alta siniestralidad de esta vía que en poco más de un mes, ha registrado dos accidentes con víctimas mortales, cuatro en total.

En rueda de prensa, Fernando Rodríguez Villalobos ha lamentado que el tramo sevillano de la carretera N-IV haya sido una vez más el escenario de un accidente de tráfico saldado con víctimas mortales. En este nuevo caso, ocurrido este pasado martes, un camionero fallecía después de que su vehículo colisionase de modo lateral, en raspado, contra un turismo cuando ambos circulaban por el tramo de Las Cabezas de San Juan. Dos de los ocupantes del turismo, además, resultaron heridos leves.

Este accidente surge después de que el pasado 4 de julio, el tramo de la carretera N-IV correspondiente a Lebrija fuese el escenario de la colisión de dos turismos, con el resultado de la muerte de tres jóvenes vecinas de Sevilla capital, mientras otras cuatro personas resultaban heridas en este mismo accidente.

Señalando la saturación y la alta siniestralidad de esta carretera, Villalobos ha opinado que la misma se ha convertido en "un infierno" y sus accidentes de tráfico en "una pesadilla". Las obras de duplicación o desdoble de la carretera en el tramo comprendido entre Dos Hermanas y Los Palacios, con un recorrido de 8,3 kilómetros, "han aplacado las reivindicaciones de algunos alcaldes y los vecinos" de la zona, según Villalobos, quien no obstante señala que se trata de una demanda histórica.

Dado que las obras acometidas por el Ministerio de Fomento afectan sólo a un tramo de 8,3 kilómetros del conjunto de la vía, el presidente de la Diputación opina que el desdoble de toda la carretera debería "haber sido tratado con carácter de urgencia" por el Ministerio de Fomento, pues el proyecto se remonta al año 2006.

LAS VOCES DE LOS ALCALDES

Así, mientras la carretera N-IV suma cuatro víctimas mortales en poco más de un mes, extremo que se une a su largo historial de siniestralidad, los alcaldes de Los Palacios y Villafranca, Las Cabezas de San Juan y Lebrija han urgido al Ministerio de Fomento a poner todo su empeño en el proyecto de transformación de esta carretera en autovía. El proyecto, una reivindicación histórica de la comarca del Bajo Guadalquivir, nació y comenzó a andar en el plano administrativo en 2006, si bien quedó congelado como consecuencia de las restricciones presupuestarias.

No obstante, y tras una intensa campaña de reivindicaciones, el proyecto fue recuperado en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2015 y en noviembre de dicho año, el Ministerio de Fomento adjudicaba el contrato de obras del tramo Dos Hermanas-Los Palacios y Villafranca, es decir unos ocho kilómetros, de este desdoble de la carretera N-IV.

Aunque se fijaba el mes de diciembre de 2015 para el comienzo de las obras, en la primavera de este año 2016 el alcalde de Los Palacios denunciaba la paralización de las obras, asegurando entonces el delegado del Gobierno central en Andalucía, Antonio Sanz, que las tareas se habían centrado en los trabajos previos al grueso de las obras, a la espera de resolver unas objeciones que en efecto había puesto al proyecto la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Así las cosas, Antonio Sanz aseguraba que las obras como tal experimentarían un "impulso" a partir de este pasado mes de junio, toda vez que tras este nuevo accidente, los alcaldes de la zona urgen a presupuestar la duplicación de la carretera desde Los Palacios hasta Jerez de la Frontera (Cádiz), y como medida inmediata la liberación del peaje de la autovía AP-4, en gran medida paralela a la N-IV. La saturación de la N-IV, de hecho, fue incrementándose de modo simultáneo al incremento de tarifas del peaje y los estragos de la crisis.