Villalobos defiende que las cifras "avalan" a las corporaciones locales

El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos
EUROPA PRESS
Actualizado 08/08/2016 16:05:45 CET

SEVILLA, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Diputación de Sevilla y del PSOE provincial, Fernando Rodríguez Villalobos, ha defendido que las cifras económicas "avalan" el buen comportamiento de las corporaciones locales, opinando que "ya ha pasado lo peor" para los ayuntamientos, muchos de los cuales han sufrido intensamente la asfixia económica durante los últimos años.

En una entrevista con Europa Press, Rodríguez Villalobos ha evaluado la situación actual de los ayuntamientos de la provincia, después de que durante la crisis, muchos de ellos protagonizasen sonados casos de colapso financiero.

El Ayuntamiento de Palomares del Río, por ejemplo, fue uno de los primeros en poner de manifiesto este fenómeno. Ya en 2009, adeudaba nóminas a sus funcionarios, personal laboral y concejales, toda vez que un informe de 2011 exponía que la deuda municipal con los bancos, los proveedores y otras entidades superaba en su conjunto los 17 millones de euros.

En Huévar del Aljarafe, un municipio con menos de 2.800 habitantes, el Ayuntamiento comenzó también en 2009 a incurrir en el impago de nóminas a sus trabajadores como consecuencia de la asfixia económica, llegando a adeudar más de ocho nóminas a su plantilla con las consiguientes tensiones laborales. Un escenario similar se ha vivido y se vive en el Ayuntamiento de Los Palacios y Villafranca, donde el actual gobierno municipal llegó a calcular una deuda global de más de 73 millones de euros y la plantilla sufre también el impago de varias nóminas.

MEJORÍA ECONÓMICA

No obstante, ya entre 2014 y 2015, la deuda viva del conjunto de los consistorios de la provincia, es decir su deuda bancaria en materia de préstamos y créditos, sin incluir la deuda comercial con las empresas y proveedores, ha caído aproximadamente un nueve por ciento y nueve ayuntamientos cerraron el año 2015 con su deuda viva a cero.

El presidente de la Diputación, en ese sentido, ha defendido que las cifras oficiales "avalan" la buena evolución económica del conjunto de los ayuntamientos de la provincia y de España. "Tan es así que, si en 2015 el déficit público nacional se cerró con la desviación de casi un punto sobre el objetivo marcado a priori por la UE para nuestro país, el resultado de las corporaciones locales en ese mismo periodo fue de superávit, con un 0,44 por ciento a favor en sus cuentas del pasado año. Es decir, que fuimos los ayuntamientos y diputaciones los que contribuimos en exclusiva a amortiguar ese golpe".

Villalobos, en ese sentido, ha expuesto que este "cierre a favor" del ejercicio 2015 de las corporaciones locales ya se produjo en 2014 y 2013, exponiendo además que las ocho diputaciones andaluzas "han reducido en un 21 por ciento su deuda viva en 2015 y los casi 800 ayuntamientos andaluces también dan muestras de solvencia, aminorando estas partidas de débito en casi un dos por ciento" en su conjunto.

REDUCCIÓN DE LA DEUDA

Respecto a la propia Diputación de Sevilla, expone que la institución provincial espera cerrar 2016 con una deuda de sólo 8,5 millones", después de que dicho indicativo se elevase a 2010 millones allá por 2005. "Eso supondrá que esta entidad sólo mantendrá un pasivo del 2,04 por ciento sobre los recursos que gestiona", asevera.

Del mismo modo, ha manifestado que en la provincia de Sevilla, los ayuntamientos que cumplen con el objetivo de estabilidad, es decir, municipios con superávit, "eran 85 en 2013 y aumentaron hasta 94 en 2014. Además, ya son nueve los consistorios que no tienen un solo euro de deuda" viva.

"En efecto, ya ha pasado lo peor, aunque pueden tomarse medidas para mejorar más aún la situación, delimitando en un debate de igual a igual con el resto de escalas de la administración las competencias y financiación justa para que prestemos a nuestros vecinos y vecinas los servicios que nos demandan con la calidad necesaria. Ese, el debate de la financiación, debe ser el siguiente paso, sin menoscabo de que el Ministerio pueda arbitrar fórmulas de desahogo para los pocos Consistorios que aún siguen pasando verdaderos apuros".