Fuente Carreteros celebra este martes su tradicional Danza de los Locos y la Danza del Oso

Actualizado 28/12/2010 6:56:27 CET

FUENTE CARRETEROS (CÓRDOBA), 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

La localidad cordobesa de Fuente Carreteros celebra este martes, festividad de los Santos Inocentes, la Danza de los Locos y el Baile del Oso, un baile pintoresco y de carácter folklórico-religioso en el que los hombres de este pueblo se convierten en protagonistas de un baile enloquecido, que conmemora el día en que el rey Herodes mandó matar a los niños de Nazaret.

Así se recoge en las páginas web del Ayuntamiento de Fuente Carreteros y de Turismo Andaluz, en relación con esta tradición centenaria, cuyo origen han intentado señalar con precisión numerosos investigadores, pero hasta ahora sólo hay hipótesis: pues unos piensan que la danza fue llevada a la provincia cordobesa por los primeros colonos que, en época de Carlos III, llegaron a estas tierras desde Europa central en el siglo XVIII, más concretamente en 1767, ya que su vestimenta y coreografía pudieran no ser de un pueblo del Mediterráneo.

Otros investigadores, por el contrario, piensan que el baile es autóctono, ya que por aquellos años de la Fundación de las Nuevas Poblaciones de Andalucía y Sierra Morena (1767) ya se bailaba por estas zonas, como lo demuestra el hecho significativo de que hace 35 años asistieron a un concurso otros grupos de la provincia con bailes y folklore de características parecidas.

Según los ancianos del lugar, el baile representa la matanza organizada por el rey Herodes. Este es el motivo por el cual el baile se realiza el 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes. Pero algunos investigadores apuestan por asemejarlo con la festividad de San Nicolás, en Centro Europa, donde el personaje del santo recorre diversos lugares, acompañado de forma muy parecida a como ocurre con los 'Locos de Fuente Carreteros'.

La danza la lleva a cabo la 'locada', que está compuesta por seis locos y la loquilla. Son bailarines que tocan las castañuelas a la vez que van danzando y su danza consiste en hacer cambios y cruces bailando danzas completas o medias.

BAILE DEL OSO

Por lo que se refiere a la Danza del Oso, que se hace inmediatamente después de la de los Locos, en este caso parece claro que fue hace algo menos de 300 años cuando los primeros colonos que llegaron a la localidad procedentes del Tirol de Centro Europa (Hungría, Austria, Suiza y Alemania) trajeron consigo este baile. Los investigadores creen que proviene de estos países porque en ellos también sobrevive en la actualidad esta festividad, que allí está muy extendida, tanto en Navidad como en carnaval.

El Baile del Oso tiene una simbología vinculada a lo agrario y religioso. El oso está basado en la superstición terrenal, el sentido de esta danza era el de espantar los malos augurios, acontecimientos, noticias y cosechas, para que dejen paso a un año fructífero y lleno de trabajo. Cada azote que el hombre le da al oso pretende la marcha de esos malos augurios. Se creía que cuando los componentes de ambos bailes (Danza de los Locos y Baile del Oso) se quitaban sus vestimentas, con estos también se iban los malos augurios.

Los componentes de este baile son dos: uno es un hombre, el cual pega y azota al otro componente, que es un hombre disfrazado de osa. El domador sujeta a la osa con una cuerda y lleva un pandero con el que realiza la música. Lleva barba, una quincana, una mascota, un abrigo de borrego, pantalón oscuro, botas camperas y un látigo. La osa danza y ahoga sus penas al ritmo de la pandereta entre amenazantes gruñidos, revolcones y tragos de anís. La indumentaria de ésta es un traje de oso con pedazos de tela de borrego colgando. Cuando los 'locos' desaparecen, aparece el oso irrumpiendo en los corrillos de chavales, intentando intimidarlos y asustarlos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies