Porcuna inaugura este sábado las galerías subterráneas del antiguo Pósito Real tras su restauración

 

Porcuna inaugura este sábado las galerías subterráneas del antiguo Pósito Real tras su restauración

Bóvedas del antiguo Pósito Real de Porcuna tras su restauración.
EUROPA PRESS/P.M.
Publicado 06/05/2017 5:59:36CET

PORCUNA (JAÉN), 6 May. (EUROPA PRESS) -

El municipio de Porcuna (Jaén) inaugura este sábado, en un acto previsto a las 20,00 horas, las galerías subterráneas del actual Ayuntamiento tras la restauración ejecutada en este espacio, que en origen constituía las cámaras de ventilación del Pósito Real, construido por mandato del rey Carlos IV en 1798.

El proceso de recuperación se ha desarrollado durante más de 18 meses y ha estado dirigido por el arquitecto Pablo Millán, quien ha explicado en una nota que ha tenido tres fases importantes comenzado por hacer del espacio original un espacio con entidad en sí misma, para lo que se ha bajado la cota del suelo aproximadamente 1,5 metros.

En segundo lugar, se realizaron las excavaciones arqueológicas necesarias, una labor llevado a cabo por el arqueólogo Rafael Saco que ha permitido integrar importantes estructuras de origen romano y medieval dentro del propio recinto. Finalmente, se ha acometido una importante restauración de las propias bóvedas de fábrica de piedra en un proceso "lento pero efectivo" en el que se han combinado técnicas tradicionales con las últimas tectologías en materia de restauración.

Según ha explicado el arquitecto, el proyecto, desde su origen se planteó con el objetivo principal de hacer posible "deambular entre el pasado, buscar el espacio entre las ruinas, tanto las arqueológicas subyacentes, como las emergentes". Así, tras restaurar todos los restos y eliminar los añadidos posteriores que enturbiaban la construcción original, el proyecto en sí, ha sido una alfombra blanca en la que todo queda contenido.

"Esta alfombra permitirá, separándose de cualquier elemento preexistente, conducirnos por las diferentes salas, mostrando este singular contenedor sin ningún tipo de duda de lo que es original y lo que se ha incorporado con la intervención", ha comentado Millán.

Como resultado, se ha conseguido recuperar un espacio patrimonial para su futuro uso como una nueva sala del Museo Arqueológico de Porcuna. En este nuevo espacio, dotado de la última tecnología en imagen y sonido, el visitante podrá sumergirse en el conocimiento de la importante riqueza arqueológica y arquitectónica del municipio.

En esta línea se ha pronunciado también el alcalde, Miguel Moreno, quien señaló que la finalidad es que sea una sala del Museo, dedicada a la época íbero-romana, "pero el espacio por sí mismo es un atractivo". "Es una maravilla e invito a todo el mundo a que, a partir de este sábado, se desplace y lo conozca", destacó sobre el fruto de una actuación que ha contado con una inversión de en torno a 300.000 euros.

El regidor, además, valoró que con esta inauguración se incorpora un espacio arquitectónico más "al relevante conjunto patrimonial" que atesora Porcuna, como ya se hizo, por ejemplo, con las Antiguas Carnicerías Reales o con la restauración de las pinturas de la iglesia de San Benito. "Todo ello de cara a potenciar el turismo como uno de los motores económicos de nuestra ciudad", subrayó.

HISTORIA DEL EDIFICIO

Con respecto al edificio de la que forman parte estas galerías, Millán ha explicado que al iniciarse el siglo XVIII se dan varios mandamientos, por los visitadores de la Orden de Calatrava, para que se cree un pósito en Porcuna, proveyendo una serie de impuestos destinados a este fin, tras lo cual se produjo su fundación en 1751.

Una vez que dispuso el pósito de erario suficiente se acometió la construcción de su edificio, actual sede del Ayuntamiento de Porcuna, en cuya fachada consta la fecha de su edificación en 1798. La inscripción, borrada al proclamarse la Segunda República, fue repuesta al instaurarse la democracia, recoge 'Se construyó este Real Pósito reynando la Católica Majestad del Señor don Carlos IIII Año de MDCCXCVIII'.

Este inmueble está considerado como uno de los más notables almacenes de grano de la arquitectura neoclásica. Presenta planta basilical, está realizado en sillería de piedra labrada y consta de un sótano de tres naves paralelas cerradas por bóvedas de cañón. Sobre él se disponen las tres naves separadas por arcos de medio punto sobre pilares cuadrados, la nave central es de mayor altura que las laterales y todas ellas fueron elevadas en la remodelación de los años 40.

La fachada de estilo neoclásico presenta en el centro una portada con escalera y puerta flanqueada por pilastras toscanas sobre podios que sostienen el dintel adovelado con ménsula en la clave y sobre éste un frontón partido que encierra un tondo elipsoidal con la citada inscripción.

Centran la fachada, a modo de obeliscos, dos pilastras rematadas por pirámides que llegan hasta la altura del frontón y a ambos lados dos pares de ventanas superpuestas, habiendo desaparecido las dos puertas que bajo ellas daban acceso a los sótanos. En sus fachadas pueden observarse los pilares añadidos al realzar sus paredes.

REFORMA TRAS LA GUERRA CIVIL

Como consecuencia de la Guerra Civil, su cubierta quedó destruida, aunque no paredes y arcos, lo que fue aprovechado para su reforma por la Dirección General de Regiones Devastadas bajo la dirección de Ramón Pajares Pardo. Entonces se elevaron los arcos que separaban las tres naves, convirtiendo la central en un patio acristalado con un lucernario de baldosas de vidrio al que se abren las ventanas de las oficinas situadas en las otras naves. La planta superior, a la que se accede por amplia escalera, consta de un corredor con balconada al patio central, en ella, opuestas al patio, se abren otras dependencias y oficinas.

Además, aprovechando solares de casas colindantes destruidas en la guerra se amplió el inmueble con dos edificaciones: en la que da a la plaza se dispuso la Alcaldía y el salón de sesiones y en la posterior, paralela a la anterior, la vivienda del conserje, hoy utilizada para otras funciones, así como su segunda planta donde se ubica la secretaría. Entre las dos nuevas edificaciones se sitúa un patio, abierto a la calle, en el que existe una puerta que da acceso a las naves de bóvedas asotanadas que han sido objeto de la reciente restauración.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies