Técnicos aconsejan un modificado del proyecto del Castillo de San Jorge para optimizar los restos

Actualizado 18/08/2009 16:53:41 CET

SEVILLA, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los trabajos promovidos por el Consorcio de Turismo de Sevilla para la restauración y musealización de los restos arqueológicos del Castillo de San Jorge, ubicados en los bajos del mercado de abastos del Altozano, en la barriada sevillana de Triana, aún no han finalizado debido a que técnicos expertos en la materia han aconsejado llevar a cabo un modificado del actual proyecto.

Dicho modificado, según indicaron a Europa Press fuentes municipales, perseguiría una mejor optimización de los restos existentes. Dada la situación, aún no existe una fecha concreta de la inauguración del museo, añadieron las fuentes consultadas.

Según el pliego de condiciones con el que la obra salió a licitación, el proyecto consiste en la reparación de la cripta arqueológica existente, la instalación de un elevador personal para discapacitados y obras de reforma para la ejecución de medidas de adecuación para la puesta en valor y musealización del castillo a fin de albergar en dicho espacio posibles proyectos expositivos.

Las ofertas, asimismo, debían incluir la instalación de un sistema de aire acondicionado adecuado y la sala de la barbacana del proyecto técnico de musealización, incluyendo el desarrollo de los contenidos y de los recursos expositivos.

La Comisión de Patrimonio Histórico, adscrita a la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura, aprobó en julio de 2007 la iniciativa del Consorcio de Turismo de Sevilla para la restauración de las ruinas. Antes de la elaboración de dichos pliegos, técnicos del Consorcio de Turismo iniciaron también una ronda de contactos con los comerciantes del mercado de abastos de Triana al objeto de recoger sus "sugerencias" en cuanto a diversos matices del proyecto.

La cripta arqueológica ubicada en los bajos de la plaza de abastos de Triana alberga pavimentos de la época y muros tapiales que delimitan algunas estancias del complejo fortificado que fuera sede del Tribunal de la Santa Inquisición.

UNA IDEA

En una visita guiada a la cripta en diciembre de 2006, el diseñador del proyecto inicial, Valentín Trillo, apostó por una primera 'Sala Sensorial' sobre los conceptos de abuso de poder e indefensión de las víctimas, tras la cual se accedería a las ruinas a través de la barbacana, punto del que arrancarían las visitas guiadas acompañadas de paneles explicativos con la historia del castillo.

Posteriormente, el visitante recorrería una 'Pasarela Interpretativa' instalada sobre los pavimentos medievales y renacentistas, que según Trillo componen el elemento de mayor valor arqueológico. Esta pasarela, compuesta de madera y vidrio laminar, transcurriría las calles y estancias del antiguo recinto hasta desembocar en la sala de audiencias, donde se podría proyectar un espectáculo audiovisual para recrear un enjuiciamiento ficticio mediante la reproducción del mobiliario y la instalación de esculturas.

La última estancia, la 'Sala de la Tolerancia', acogería la proyección de audiovisuales para invitar al visitante a reflexionar acerca de los métodos de combate contra la injusticia y la intolerancia.