Un equipo de investigadores aragoneses trabaja en la oxicocombustión para reducir emisiones en plantas térmicas

 

Un equipo de investigadores aragoneses trabaja en la oxicocombustión para reducir emisiones en plantas térmicas

Actualizado 16/07/2009 21:29:37 CET

ZARAGOZA, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores aragoneses adscritos al Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE) de Zaragoza trabaja en un proyecto para conocer las posibilidades de la oxicocombustión, encaminada a reducir en un 90 por ciento las emisiones de CO2 en las plantas térmicas.

Según informó el investigador Luis Miguel Romeo en declaraciones a Europa Press, se trata de añadir oxígeno a la combustión tradicional de carbón y biomasa para que el CO2 se pueda capturar y almacenar "casi íntegramente".

En el marco de un proyecto de investigación nacional, la instrumentación para el control consiste en un autómata programable (Schneider Unity), con entradas y salidas distribuidas (bus de campo CANopen), comunicado con un PC, donde se ejecuta una aplicación SCADA (Vijeo Citect).

El objetivo es la programación y puesta a punto del sistema, en colaboración con el personal que trabaja en el proyecto de investigación, con la intención de que entre 2020 y 2025 pueda aplicarse esta metodología en las plantas térmicas.

Luis Miguel Romeo señaló que el equipo del CIRCE lleva tres años y medio, desde 2006, trabajando en este proyecto que se prolongará durante dos años más. En este momento están a punto de conseguir los primeros resultados de experimentos en laboratorio.

Una vez concluido el estudio, los investigadores estarán preparados para explicar en qué condiciones se puede dar la oxicocombustión de manera óptima, los posibles riesgos y problemas de futuro que puede conllevar porque "técnicamente ya se sabe que funciona, pero falta por conocer cómo desarrollarlo", señaló Romeo.

Así, en la actualidad existen líneas de investigación que abogan por mantener la combustión de carbón y biomasa, tal y como se hace en la actualidad, e instalar una máquina que añada el oxígeno para capturar el CO2. Por su parte, los investigadores aragoneses se decantan porque las térmicas construyan una central nueva, que ya incluya esta metodología.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies