La Unidad de Investigación del Parque Nacional de Ordesa estudia el efecto del cambio climático

Actualizado 16/12/2006 17:59:01 CET

ZARAGOZA, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Unidad de Investigación del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido estudiará el efecto del cambio climático sobre las poblaciones de vertebrados alpinos. La unidad, creada por el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, analizará la composición y abundancia de las comunidades de aves alpinas, haciendo comparativas con los datos registrados desde el año 1988.

Las especies que ocupan los ecosistemas alpinos están especialmente amenazadas por el efecto del cambio climático global, ante la inminente reducción de extensión y aumento del aislamiento que inevitablemente sufrirán sus hábitats, informan desde el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón.

Además, las comunidades de aves, especialmente los paseriformes territoriales, son indicadores excelentes de las variaciones en las condiciones ambientales por su enorme sensibilidad ante los cambios en la abundancia de los recursos y por la posibilidad de obtener censos precisos, señalan las mismas fuentes. Este trabajo tendrá lugar en 2007, dentro del Programa de Inventariado y Monitorización de los Recursos Naturales.

La creación de la Unidad de Investigación del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido responde a la prioridad del Gobierno de Aragón por impulsar proyectos de investigación que permitan mantener la integridad de los ecosistemas y los procesos ecológicos básicos del Parque Nacional.

Desde su creación, el programa de investigación tiene diferentes líneas de trabajo en las que destaca el inventariado de los recursos naturales biológicos, la monitorización a largo plazo del estado y dinámica de los ecosistemas y la cooperación y coordinación con otras instituciones (Universidad, CSIC, ONG's) que permita el necesario intercambio de información y generar sinergias que mejoren los resultados de la investigación.

COLABORACIÓN CON OTRAS INSTITUCIONES

Por otro lado, la Unidad de Investigación del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido ha iniciado contactos con diferentes instituciones con el fin de mejorar los trabajos impulsados en el espacio natural y ejecutar programas conjuntos, informan las mismas fuentes.

En esa línea de trabajo, destaca la relación con el Instituto Pirenaico de Ecología, del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y el Departamento de Geografía Física de la Universidad de Zaragoza, con el objeto de iniciar y encauzar las necesarias líneas de cooperación y coordinación con estas instituciones de investigación.

También se han llevado a cabo las primeras gestiones necesarias para establecer una línea de colaboración con la Fundación San Ignacio de Huinay (Chile), para estudiar conjuntamente la interacción entre procesos biológicos y variabilidad climática en la determinación de la dinámica de poblaciones amenazadas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies