El 21% de los jóvenes aragoneses, de entre 16 y 29 años, están enmancipados, según un informe de CCOO

Presentación del 'Informe de la juventud 2017' de CCOO
EUROPA PRESS
Publicado 20/07/2018 15:00:53CET

Aquellos que cuentan con una mayor formación registran una menor tasa de paro

ZARAGOZA, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

La responsable de la Secretaría de Juventud de Comisiones Obreras Aragón (CCOO), Elena Pérez, y el adjunto a esta Secretaría, Luis Quintana, han presentado este viernes, en Zaragoza, el 'Informe de la juventud en Aragón 2017' del que se desprende, entre otros datos, que la tasa de emancipación de los jóvenes, de entre 16 a 29 años, se ha situado en Aragón en el 21% en el primer semestre del pasado año.

El objetivo de este informe, que ha elaborado por CCOO, tomando como base datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), es realizar una radiografía de la situación socio-económica de los jóvenes en la Comunidad Autónoma y averiguar cuáles son los problemas a los que enfrentan.

De esta forma, según ha comentado Elena Pérez, "el crecimiento económico de los últimos tiempos ha conseguido mejorar de alguna manera los datos del mercado laboral, pero esta mejora no ha repercutido por igual en todos los colectivos sociales ni tampoco se está materializando en empleo de calidad".

"La precariedad del empleo que se crea, con temporalidad desmesurada o jornadas parciales involuntarias, amenaza con convertirse en una característica estructural del trabajo en nuestro país, donde cada vez se oye más el término 'pobreza laboral', sobre todo ligado a la actividad juvenil", ha advertido.

Desde CCOO han señalado que ahora mismo "ya no es tanta la dificultad para encontrar un empleo sino conseguir uno con una mínima calidad que permita construir un proyecto de vida".

Según lo expuesto por la responsable de la Secretaría de Juventud de CCOO en Aragón, la situación de los jóvenes en el mercado laboral en España mejora "pero lentamente, con resultados alejados de los que se registran en el conjunto de la población".

El colectivo joven soporta grandes tasas de paro, salarios bajos, alta temporalidad y parcialidad, contratos de becarios en prácticas durante años y sobrecualicación.

PARO Y TEMPORALIDAD

Entre la población de entre 16 y 29 años, el porcentaje de contratos temporales ha sido en 2017 del 49%. Este porcentaje se encuentra por debajo de la media española, que es de el 55,5%, aunque muy por encima de la de la Unión Europea, que es del 31 por ciento.

Los jóvenes encuentran empleos, sobre todo, en el sector servicios donde se ocupa el 75% de los que tienen entre 20 y 24 años. De hecho, el pasado año, el puesto de camarero supuso el 18% de todos los contratos realizados a la juventud.

El porcentaje de jóvenes que trabajan en la agricultura es del 10,8% para edades entre 16 a 19 años, el 1,6%, en el tramo de 20 a 24 años y un 6,7% de 25 años en adelante. En la industria, trabaja el 16,2% de 16 a 19 años; el 19,8% de jóvenes con edades comprendidas entre los 20 a los 24 años y el 18,7% de 25 años en adelante. Por su parte, en construcción se ocupan el 8,1%, 4,9% y 5,4% de cada franja de edad.

Además, los jóvenes se enfrentan asimismo a una elevada tasa de paro, unos 30.000 jóvenes de Aragón, el 40% del total de personas que conforman este colectivo, no tiene empleo. Por franjas de edad, el 30,5% de la población de entre 16 y 24 años está desempleada mientras, en España, este porcentaje alcanza el 38%, ambos datos muy por encima de la media en la UE que es de un 17%.

Mientras, de los jóvenes entre 16 y 19 años, sólo el 7,76% tienen empleo. Este dato se eleva hasta el 76,18% en la franja de edad que va desde los 25 hasta los 34 años.

"El desempleo entre la población joven parece ser un mal endémico en España. Somos el segundo Estado de la UE con mayor tasa de paro entre los menores de 25, tan solo por detrás de Grecia", ha destacado Elena Pérez.

"Con condiciones como estas, se retrasa la edad media de emancipación y la elaboración de proyectos de vida y se genera una bolsa de trabajadores pobres que aumenta cada año, lo que supone una importante pérdida de capital humano y talento con las consecuencias que eso supone para la economía", ha resaltado.

MAYOR FORMACIÓN MENOR DESEMPLEO

"La importancia de la formación se refleja de forma clara en el mercado laboral. A mayor nivel educativo alcanzado, mayores son las tasas de actividad y menores las de paro", ha asegurado Luis Quintana.

Así, los universitarios mantienen una tendencia creciente y actualmente hay en Aragón unos 30.000 estudiantes de grado. Mientras, el abandono escolar llega hasta el el 16,5%, una cifra que está por debajo de la media española, 18,3%, pero que es muy superior a la media de la UE (10%).

"La FP es la titulación más demandada por las empresas, pero hay que mejorar la oferta de este tipo de estudios por que hay mucha gente se queda fuera", ha apuntado Quintana, quien ha advertido de la necesidad de incentivar la inversión de las empresas en 'i+D', ya que actualmente el tejido productivo es incapaz de absorber a los universitarios, que en muchos casos tienen que irse al extranjero o trabajar en empleos diferentes a su formación.

Por su parte, los 'ninis', jóvenes que ni estudian ni trabajan corresponden a un 12,5%, cifra similar a la de la UE, que marca el 13 por ciento y bastante inferior a la de la media española, que alcanza el 16%.

Para CCOO Aragón, "una forma de combatir la precariedad del empleo de la juventud podría ser el establecimiento de porcentajes mínimos de plantilla fija o de mecanismos que garanticen la conversión de contratos temporales en indefinidos." En este sentido, desde el sindicato han puesto en marcha una campaña a nivel confederal llamada 'PrecarityWar'.

DESCENSO DE LA POBLACIÓN JOVEN

En la Comunidad aragonesa, sólo 1 de cada 7 habitantes son jóvenes lo que hace que la edad media en la Comunidad sea de 44,6 años. "En los últimos 20 años Aragón ha perdido un 25% de población joven, hasta alcanzar las 186.538 personas, sin embargo la población total ha crecido un 11%", ha detallado el adjunto a la Secretaría de Juventud de CCOO, Luis Quintana.

De esta forma, la población activa joven es de 165.000 personas, lo que supone un descenso del 2% respecto al año pasado. Así, la población activa joven representa el 25% de la población activa total, cuando en 2009 este dato era el 35%.

EMANCIPACIÓN Y EXCLUSIÓN SOCIAL

En la Comunidad Autónoma, sólo el 21% de la población entre 16 y 30 años ha podido emanciparse en el primer semestre de 2017. Es decir, se emanciparon 37.000 personas, dato que a pesar de todo es un 11% superior al de 2016.

El descenso de los salarios de la gente joven supone otra traba. En el último año se ha registrado una bajada del 2% en los salarios, que se sitúan de media en los 10.471 euros anuales para los hombres y 10.524 para las mujeres.

"A pesar de que se han reconocido algunas mejoras, la precariedad sigue instalada entre la juventud, la tasa de temporalidad sigue siendo altísima y los salarios muy bajos, algo que supone una inestabilidad laboral que se refleja también en lo personal", ha apostillado Luis Quintana.

"Además, a pesar de la leve mejoría de algunos indicadores, es difícil ser optimista porque las tasas siguen siendo muy elevadas, y en el pasado siempre han sido parecidas, incluso antes de la crisis", ha añadido.

Para Quintana, "no es suficiente tampoco con subir los salarios, sería bueno, pero no sirve de nada si no se ataja también la temporalidad, ofreciendo a las personas la seguridad de tener unos ingresos estables durante un tiempo prolongado".

"Lo que hay que hacer es organizarse en las empresas para que se apliquen nuevos convenios. Para esto hay que movilizar a la juventud, para que exijan mejores condiciones en su convenio colectivo", ha expuesto el técnico de CCOO, al tiempo que ha asegurado que, desde el sindicato, están tratando de poner en marcha iniciativas que faciliten también la negociación en empresas pequeñas.