Adjudicadas las obras de restauración y consolidación del castillo de Jarque

Publicado 02/03/2017 15:15:45CET

ZARAGOZA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha adjudicado el proyecto de restauración y consolidación del castillo de Jarque (Zaragoza). La intervención, promovida e impulsada por el Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), supondrá una inversión total de 805.796,43 y tendrá un plazo de ejecución de doce meses desde el inicio de las obras.

El proyecto, que tiene por objeto llevar a cabo los trabajos necesarios para consolidar y restaurar el bien cultural, ha sido adjudicado por concurso público y abierto a la empresa Estudio Métodos de la Restauración S.L.

La propuesta de intervención contempla diversas actuaciones, entre ellas el vaciado general de escombros del interior del castillo; el saneado y consolidación de los restos de almenados, parapetos y adarves; la estabilización de los muros, el cosido de grietas y la consolidación de vanos y almenas.

De igual modo, se mejorará el acceso al interior mediante una nueva escalera y se realizará un tratamiento del interior del recinto que garantice la correcta evacuación de las aguas.

PATRIMONIO MEDIEVAL

La primera mención documental sobre la existencia de Jarque --y con toda probabilidad de su castillo-- se remonta al siglo XII, cuando aparece como Siarq en un documento fechado el 18 de diciembre de 1118 en el que Alfonso I 'El Batallador' dona a Lope Juan de Tarazona --con sus términos-- las localidades de Aliaga, Pitarque, Jarque ('Siarg'), Abeja, Galve y Alcalá de la Selva.

El castillo se alza sobre un pequeño espolón rocoso de la ladera del cerro conocido como 'la Atalaya'; en el lado oeste queda delimitado por un pequeño barranco, sobre cuya ladera se localizan restos de diversas edificaciones que bien pudieron albergar pajares o bodegas.

Para poder asentar la espectacular mole de la fortaleza, se colmató la cresta rocosa creando una plataforma de piedra y argamasa de modo que quedase perfectamente sólida, ha explicado la Delegación del Gobierno en una nota de prensa.

Se formó así una especie de falsa meseta de más de 700 metros cuadrados de superficie donde se asentó la cimentación del castillo. La planta es ligeramente trapezoidal y conserva restos de paños de muralla que oscilan entre los 28 y 34 metros de largo.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies