La AGM cumple 136 años formando en Zaragoza a "los mejores tenientes", dotados de "la más completa preparación"

El teniente general José Carrasco saluda a las autoridades civiles.
EUROPA PRESS
Publicado 20/02/2018 14:51:27CET

El secretario general técnico del Departamento de Innovación del Gobierno de Aragón, Fernando Beltrán, nombrado cadete honorífico

ZARAGOZA, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Patio de Armas de la Academia General Militar (AGM) de Zaragoza ha acogido este martes, 20 de febrero de 2018, el acto de celebración del 136 aniversario de su fundación, tiempo durante el que ha formado a "los mejores tenientes", que han recibido "la más completa y eficaz preparación" para ejercer un "mando eficaz" en "cualquier situación", según ha afirmado en una alocución el general director, Luis Lanchares.

Al acto han acudido diversas autoridades civiles, como el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), Manuel Bellido, y la diputada autonómica del PP, Yolanda Vallés, entre otros. Han asistido, asimismo, numerosos familiares de los cadetes.

En un acto que ha presidido el teniente general José Carrasco Gabaldón, jefe del Mando de Adiestramiento y Doctrina del Ejército de Tierra, quien ha pasado revista a una formación de varias secciones de caballeros y damas cadetes, el general director de la AGM, Luis Lanchares, se ha dirigido a autoridades, profesores y alumnos para decir que los oficiales del Ejército de Tierra y la Guardia Civil que se forman en 'la General' "serán líderes dotados de una capacidad de decisión y mando orientadas al combate tal que les permitirá ejercer un mando eficaz de sus unidades en cualquier operación y en el más exigente de los escenarios".

Ha puesto de relieve que "el más preciado de los tesoros" que obtienen los caballeros y damas cadetes en la AGM son "los valores adquiridos fruto de la tradición, los que se sintetizan en el Decálogo del Cadete, y el sentido de pertenencia a la General, que les acompañará desde el día que juraron bandera".

"Todos juntos trabajamos unidos por el espíritu de la General", que comprende "un conjunto de valores, actitudes y comportamientos que se enriquecen con cada promoción, pero que mantienen intacta su esencia pese al paso de los años".

El general Lanchares ha advertido de que todas las enseñanzas que se imparten en la AGM son "imprescindibles para un buen ejercicio del mando" y que "la complejidad de las operaciones, en un entorno operativo incierto, ambiguo, confuso y cambiante" obligará a los nuevos oficiales a enfrentarse a "una amplia gama de desafíos" y les exigirá "flexibilidad, libertad de acción, iniciativa y versatilidad" para poder adaptarse con "facilidad y rapidez" a cualquier situación.

Ha observado que en este contexto cobrará una especial relevancia "el factor humano" y, unido a este, "la cuidada instrucción y motivación" de los soldados, así como el adiestramiento de las secciones.

La formación que reciben los cadetes está orientada a asegurar "un recto proceder en las más difíciles circunstancias", que les llevará a "ser ejemplares en el día a día, para con iniciativa, ilusión y entrega sin reservas, asumir riesgos calculados y aprovechar las oportunidades".

CONTINUIDAD

El general director ha aseverado que la General "continuará por la senda trazada por nuestros predecesores, la del rigor en el trabajo, la constante búsqueda de la excelencia, la aspiración permanente a dar a España los mejores oficiales".

En su alocución, Luis Lanchares ha expresado que la creación de la AGM, en 1882, "supuso un hito", ya que a partir de entonces la formación de los oficiales del Ejército se realizó conforme a un modelo "idóneo".

"Reunidos los futuros oficiales en un único centro, allí recibían una preparación común a todos ellos, caracterizada por el rigor y la exigencia, conjugando la adquisición de los conocimientos técnicos precisos con una muy completa formación militar y una sólida formación en valores". La General se ha ido adecuando "con el paso de los años" a las necesidades del Ejército y "siempre ha cumplido su misión, dar a España los mejores oficiales".

Ha recordado que Su Majestad el Rey emérito, Don Juan Carlos I, se formó en la AGM entre 1955 y 1957, y posteriormente, en el curso 1985-1986, también cursó estudios en la General Su Majestad el Rey, Don Felipe VI, entonces Príncipe de Asturias.

Este martes han recibido su nombramiento de alféreces los cadetes que han cursado un cuatrimestre en la academia militar norteamericana de West Point. "Vuestras familias, al igual que todos nosotros, nos sentimos orgullosos de vosotros", ha afirmado Lanchares.

El general Lanchares ha felicitado por su labor en la AGM al jefe de Estudios, el coronel Enrique Gaitán, quien cesará en su cargo por "ineludibles necesidades del servicio" próximamente.

"Artillero de pura cepa, está dotado de unas muy destacadas cualidades profesionales y personales, que le han llevado a ser uno de mis más fieles colaboradores", ha indicado, añadiendo que en Gaitán ha encontrado "el asesoramiento leal, el planeamiento preciso, la ejecución detallada, el profundo conocimiento de cuantos temas ha llevado y, por encima de todo, el amigo".

DISTINCIONES

Durante el acto de celebración del 136 aniversario, la AGM ha entregado diversas medallas y distinciones a oficiales, alumnos y personal civil vinculado a la institución.

Así, ha recogido su nombramiento de caballero cadete honorífico el secretario general técnico del Departamento de Innovación, Investigación y Universidad del Gobierno de Aragón, Fernando Beltrán Blázquez, quien acumula una "larga vinculación con la Academia", ya que ha sido docente de la General, a quien ha dado su "apoyo incondicional".

El Premio 'Espíritu de la General' ha recaído en el teniente coronel Luis Dendariena Ortiz de Zárate, y la ingeniera y profesora del Centro Universitario de la Defensa (CUD) Beatriz Rodríguez. Este premio se ha instituido para honrar la memoria del coronel Vázquez Landa.

La primera sección de la primera compañía del primer Batallón de cadetes de la AGM ha obtenido el Premio 'Teniente García Cabrelles', con el que se reconocen "el esfuerzo, la capacidad de sufrimiento, la cohesión y el liderazgo". La 111 Sección ha ganado este premio por su rendimiento en una competición deportiva en la AGM.

La Academia ha distinguido con la Placa, la Encomienda y la Cruz de San Hermenegildo con distintivo blanco a una treintena de profesionales de las Fuerzas Armadas, civiles y militares, por su dedicación a la institución durante 20, 25 y 35 años.

MEDALLA COLOMBIANA

Asimismo, el agregado de Defensa, Militar, Naval y Aéreo de la Embajada de Colombia en España, Saúl Rojas, ha entregado al general Luis Lanchares la medalla militar 'Escuela Militar de Cadetes' de la Fuerzas Armadas de Colombia, en nombre del Comandante del Ejército Nacional de Colombia.

Al respecto, el general director ha resaltado la "muy especial y cercana relación" entre ambas academias, recordando los diferentes intercambios y colaboraciones, que constatan una "profunda amistad" entre Colombia y España.

Durante el acto se ha dado lectura a los Decretos de creación y reapertura de la institución, fechados el 20 de febrero de 1882 y 1940, y también al artículo primero del Decálogo del Cadete. También se ha realizado un homenaje a los caídos por España. Por último, los cadetes han desfilado por la Avenida del Ejército, junto al Patio de Armas, rindiendo honores a las autoridades civiles y militares.