Aliaga dice que hacen "todo lo posible" para que "no se desmantele totalmente" la antigua factoría de Mildred

Actualizado 22/10/2010 16:54:05 CET

ZARAGOZA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, ha asegurado que "hemos hecho y estamos haciendo lo posible para que, al menos, no se desmantele totalmente la factoría" de la antigua empresa pastelera Mildred, en Huesca, que todavía posee dos líneas de producción de magdalenas, otras dos de croissant y "una serie de instalaciones y capacidad de producción".

Aliaga se ha pronunciado así en respuesta a una pregunta parlamentaria formulada por el diputado de Chunta Aragonesista (CHA), Chesús Yuste, en el pleno de las Cortes de Aragón, sobre esta planta, de la que el consejero ha reconocido que se han llevado la línea de producción dedicada a hacer un pastel relleno.

El consejero ha leído en el pleno un escrito dirigido a él por un directivo de la empresa Vivartia, que compró las instalaciones de la empresa Mildred después de que ésta cerrara, y en el que se indica que "no es viable la reapertura" de la factoría dada la "estructura de competencia y mercado español".

Por eso, argumenta la compañía, ante la expansión de su negocio fuera de Europa deben "optimizar" sus recursos y "reasignarlos" a otras factorías para "reinvertir" en los mercados europeos "cuando lleguen mejores tiempos".

Aliaga ha manifestado al respecto que "el mercado es el que es" y el sector de la pastelería está en un momento de "dificultad", para reiterar su compromiso de trabajar para que "no se desmantele totalmente la factoría de Huesca".

El consejero ha remarcado que Vivartia "en absoluto compró la empresa para llevarse la maquinaria", que, por otra parte, "podía haber comprado mucho más barata", sino que "quería afianzar y lanzar sus marcas y penetrar en el mercado español".

PARA QUÉ

El diputado de CHA, Chesús Yuste, ha opinado que un año y medio después de la compra de la factoría de Mildred, la empresa Vivartia "no ha desvelado sus expectativas de futuro" y por eso "es normal que los ex trabajadores, la sociedad oscense y las instituciones nos preguntemos para qué han comprado Mildred".

El parlamentario, que ha comentado que el desmantelamiento de una de las líneas de producción comenzó en junio, trasladándola a Estados Unidos, ha considerado esta situación como un "caso evidente de deslocalización".

A su entender, "es momento de que Vivartia dé la cara y explique qué pasa, qué previsiones hay para el futuro de su empresa" y "si estamos ante un desmantelamiento definitivo o no, si hay que esperar o no" y el Gobierno de Aragón "debería contribuir" a que lo hiciera, después de "vender como una buena noticia" la compra de Mildred por Vivartia, ha dicho Yuste.