Aliaga reclama "diligencia" para los desdoblamientos de la N-232 y N-II

El presidente del PAR, Arturo Aliaga.
EUROPA PRESS
Actualizado 22/01/2016 16:17:30 CET

   ZARAGOZA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El presidente del Partido Aragonés y portavoz de este grupo en las Cortes, Arturo Aliaga, ha vuelto a reivindicar el desdoblamiento de las carreteras N-II y N-232 y ha exigido la "máxima voluntad política, responsabilidad y diligencia" para promover estos proyectos.

   Así lo ha aseverado tras el accidente ocurrido este jueves en la N-232, que se saldó con un herido al volcar un tráiler a la altura de Quinto, en el mismo tramo en que el martes de esta semana perdía la vida un conductor vecino de Alcañiz de 48 años.

   Aliaga ha hecho especial hincapié en la "indispensabilidad" de dotar las obras con partidas económicas "suficientes" en los Presupuestos Generales del Estado" para una de las carreteras más peligrosas de España y el mayor punto negro de Aragón junto a la N-II.

   Ha señalado que es "muy urgente tomar cartas en el asunto con la máxima voluntad política, responsabilidad y diligencia". "No valen las simples declaraciones y buenos gestos, la voluntad se tiene que manifestar con financiación", ha defendido.

   Para Arturo Aliaga, que ha recordado que la N-232 se cobró la vida de nueve personas en 2015, la situación se hace "insostenible" y ha subrayado que el PAR trabajará y estará vigilante para que el Gobierno que se conforme tras las elecciones generales del 20D "tenga muy en cuenta" la realidad que sufren los conductores que utilizan la vía y los vecinos de las poblaciones afectadas.

   "En Aragón tenemos muchas ganas de que se ejecuten los desdoblamientos de la N-232 y N-II (ésta registra un gran volumen de tráfico pesado cada día y alta siniestralidad), para convertir los puntos negros en tramos viables con el mínimo riesgo posible", ha recalcado.

   Por último, ha pedido la unión de todos los afectados, resaltando que la N-232 es "un eje vertebrador" y vía de acceso a hospitales de referencia como el de Alcañiz y el de Vinaròs en Castellón.