Ángel Val: "La Expo 2008 fue una garantía para realizar proyectos pendientes"

El gerente del Consorcio Pro Expo Zaragoza 2008, Ángel Val
EUROPA PRESS
Actualizado 14/06/2018 16:55:24 CET

ZARAGOZA, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

Ángel Val, gerente del Consorcio Pro Expo Zaragoza 2008, desde 2000 a 2003, ha asegurado que con la Exposición Internacional se realizaron obras que, de otra forma no se habrían llevado a cabo. "Fue una garantía para que se pusiera fecha de inauguración a aquellos proyectos que estaban por hacer en la ciudad".

Al respecto, ha citado la recuperación de las riberas del Ebro, la llegada del AVE a Zaragoza "que se aceleró", la ampliación del aeropuerto, el puente del Tercer Milenio o el azud del Ebro. En conjunto, la valoración ha sido positiva. "Situó a Zaragoza en el mapa, de forma clarísima, y supuso una fiesta para la ciudad".

En una entrevista concedida a Europa Press, Ángel Val ha relatado el proceso embrionario de la candidatura en el que estuvo como responsable entre octubre de 2000 y julio de 2003.

Pero este proyecto comienza a gestarse mucho antes, ya en 1992 un grupo de personas trabaja en la idea de hacer una Expo, sin fecha concreta. En 1999 la candidatura a la Alcaldía de Juan Alberto Belloch, lo incorpora en su programa, y también es el objetivo de la 'Asociación Cultural para la Promoción de la Ciudad de Zaragoza como Sede de la Exposición Internacional del año 2008', que preside el arquitecto Carlos Miret.

"Se produce un hecho relevante porque, junto a Belloch y la asociación de Miret, la convocatoria del presidente de las Cortes de Aragón, José María Mur, a las instituciones aragonesas supone un punto de inflexión al entender que la posibilidad de organizar una Expo puede ser importante para Zaragoza. De ahí sale un consenso generalizado para crear una organización que prepare una candidatura".

APOYO DECISIVO

José Atarés, que sustituye en la Alcaldía de Zaragoza a Luisa Fernanda Rudi en marzo de 2000 impulsa el proyecto "de forma mucho más decidida y lo incorpora con claridad meridiana", ha apuntado Ángel Val.

El 28 de julio de 2000 se constituye el Consorcio Pro Expo Zaragoza 2008. El 2 de octubre de ese año Ángel Val es nombrado gerente, con el cometido de preparar la candidatura.

A partir de ahí se buscan a las personas que se harán cargo, entre los que figuran el director técnico Carlos Miret, el responsable de Prensa, Ricardo Martín Tezanos, dos administrativos y una secretaria de la Gerencia, junto al apoyo económico del Ayuntamiento de Zaragoza.

"Lo primero que hace falta hacer es mostrar la declaración de Zaragoza ante una Asamblea General del Bureau Internacional des Expositions (BIE), la intención del Gobierno de España de organizar una Expo, ya con la fecha de 2008".

El 20 de octubre de 2000 un acuerdo del Consejo de Ministros encomienda al Ministerio de Asuntos Exteriores la representación de la candidatura de Zaragoza como sede de una Exposición Internacional en 2008. Ya estaba decidido el lema: 'Agua y Desarrollo Sostenible'.

Se prepara un documento inicial de los trabajos de la asociación que preside Miret, y el 15 de diciembre de 2000, en la Asamblea General del BIE, se presenta la declaración de intenciones del Gobierno de España para la candidatura de una Exposición Internacional en 2008, con un máximo de 25 hectáreas, que es una exigencia previa.

Las aportaciones de Gobierno aragonés, Cortes de Aragón, Diputación de Zaragoza y Ayuntamiento de Zaragoza, unos 852.000 euros cubrieron las obligaciones del Consorcio en los años 2000 y 2001. Ya en 2002 y 2003 se dispuso de una aportación de 855.000 euros del Gobierno de España, ha apostillado Val.

"ESFUERZO DE TODOS"

"Nos planteamos que un proyecto así necesitaba del apoyo de los ciudadanos. Era sencillo porque estaba en la mente de todos la Expo de Sevilla que fue extraordinaria, independientemente del resultado posterior".

Val ha recordado que en el Ayuntamiento de Zaragoza estaban los grupos del PP, PSOE, PAR y CHA. "No había unidad clara, de hecho había dificultades para establecer la ubicación real".

Estaba claro que tenía que ser al lado del Ebro. Belloch hablaba del meandro de Ranillas, pero CHA apostaba por la zona del Campus Río Ebro y otra alternativa era Miraflores. "Siempre creímos que cualquier decisión tenía que tener la menor contestación posible".

Se opta por encargar un estudio técnico que realiza Idom y que concluye, con clara ventaja, que el lugar más adecuado era el meandro de Ranillas, y ya todos los grupos se adhieren a la propuesta.

Se lanza el mensaje: 'La Expo esfuerzo de todos'. "Era un flash y lo creíamos así", ha narrado Val al explicar que se trataba de un proyecto que había salido de una Asociación y conforme se iba trasladando a la ciudadanía se aceptaba de buen agrado.

El equipo organizativo prepara la candidatura, lo que serán los cimientos reales de la Expo y se constituyen 7 grupos de trabajo: patrimonio, cultura y turismo; promoción y marketing; política, economía y sociología; recinto interior, pabellones temáticos y programas culturales; el tema; infraestructuras, urbanismo y medio ambiente.

OBJETIVO: GANAR

"De todo aquello que iba a tener impacto hicimos grupos de trabajo para sacar unas conclusiones y trasladarlas al pliego de prescripciones técnicas para el concurso de la candidatura", ha manifestado el exgerente.

Las instituciones del Consorcio: Ayuntamiento de Zaragoza, Gobierno de Aragón, Cortes de Aragón y Diputación de Zaragoza, trabajan en coordinación organizaciones empresariales y sindicales, ecologistas, colegios profesionales, asociaciones de barrios, Cámara de Comercio, CHE, CESA, Ebrópolis, Fundación San Valero, Fundación Ecología y Desarrollo, y empresas como Tuzsa, entre otras muchas.

"En todos esos años lo fundamental era ganarnos a los 97 delegados del BIE. Venderles la ciudad, Aragón y España, así como el tema de la candidatura y convencerles".

"Era sembrar, sembrar, sembrar y hablar con ellos. Creo que se hizo un trabajo muy importante porque cuando llegábamos a la Asamblea General a Zaragoza siempre nos miraban con muy buenos ojos. Se hizo una gran labor de divulgación y de búsqueda de adhesiones".

En esas reuniones frecuentes con el BIE Zaragoza estaba más adelantada que sus competidoras Trieste (Italia) y Tesalónica (Grecia).

La candidatura tras salir a concurso se adjudica al Grupo Experiencia y tras elaborarla se presenta en el BIE. "Los delegados estaban, de una manera clara, orientados al voto de Zaragoza. Se había hecho un trabajo muy importante y también después, a partir de 2003, porque el resultado es que se adjudica a Zaragoza" en diciembre de 2004, con 57 votos frente a los 37 logrados por Trieste.

APOYO INCONDICIONAL

Para Val, el éxito de Zaragoza estaba en el apoyo incondicional político y ciudadano. "Eso no era normal porque en casi todos los países ha habido grupos que han contestado estos eventos. Aquí eso estaba ganado y sorprendió al BIE".

El tema del agua que está vigente junto a la sostenibilidad "atraía y llamaba la atención", ha rememorado. La experiencia de la Expo 92 también fue positiva porque "se vio que España fue capaz de organiza un evento de esas dimensiones y que volvería a ser capaz".

La situación estratégica de Zaragoza y el patrimonio cultural fueron otros aspectos destacados. "Todo ello fue decisivo para que el BIE y los delegados lo vieran con buenos ojos".

Sobre los elementos icónicos de la Expo ha referido que en la candidatura se plantea la Torre del Agua y el Pabellón Puente. Sobre este último había sectores que "no lo tenían muy claro" por la proximidad al puente del Tercer Milenio. "Había mucha presencia de puentes en poco espacio".

Val tuvo que defender la obra de Zaha Hadid porque la Expo tenía que tener una comunicación entre los dos barrios y un acceso propio e integrado en el paisaje.

Por último, ha dicho que la Expo se celebra en un momento difícil por la crisis económica mundial y a su término "se vuelve a la cruda realidad y se retiran metros cuadrados que se habían reservado en el recinto".

Contador