La Audiencia Provincial de Teruel juzga a una pareja acusada de un delito de lesiones por mutilación genital

 

La Audiencia Provincial de Teruel juzga a una pareja acusada de un delito de lesiones por mutilación genital

Audiencia Provincial De Teruel
EUROPA PRESS
Actualizado 09/11/2011 15:41:29 CET

TERUEL, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Teruel juzga este miércoles a Mamadou Darme y Niuma Sillah acusados como coautores o consentidores de un delito de lesiones por mutilación genital. Se les acusa de haber practicado, o al menos consentido, la ablación a su hija cuando ésta tenía menos de un año.

La Fiscalía pide seis años de prisión para cada progenitor, mientras que la defensa pide su absolución argumentando que la ablación se practicó en Gambia, de donde son naturales los acusados. En caso de que se dicte sentencia, sería la primera sobre ablación que se produce en España.

Los acusados son naturales de Gambia aunque llevan cuatro años residiendo en la localidad turolense de Alcañiz. Durante el juicio, el padre ha reconocido los hechos, pero ha insistido en que la ablación se produjo en Gambia y que la practicaron los abuelos maternos siguiendo una tradición cultural. La madre se ha negado a declarar. Así, la defensa pide la libre absolución argumentando que los hechos se produjeron fuera de España.

Por su parte, la Fiscalía asegura que la niña, que ahora tiene poco más de dos años, fue sometida a una ablación en España. La fiscal de los juzgados de Alcañiz, Carmen Modrejo, ha asegurado a los medios de comunicación, antes de la vista, que "existen pruebas para considerar que la ablación se practicó en territorio español".

La fiscal ha explicado que fueron los médicos del Hospital de Alcañiz quienes detectaron que la niña había sufrido esta mutilación genital "en la revisión de los 12 meses", mientras que "consta en las actuaciones que en la revisión de los seis meses no se detectó ningún problema".

Además, y en contra de lo que alega la defensa que apunta a que la ablación se habría producido en Gambia, la fiscal ha detallado que "la niña entró en España el 4 de septiembre de 2009 y no ha vuelto a salir del país".

De esta forma, la Fiscal pide para cada uno de los progenitores seis años de prisión, que en España es la pena mínima en un caso de extirpación de clítoris mientras que la máxima es de 12 años. En este caso, la Fiscalía no pide la retirada de la patria potestad porque "se considera que la relación afectiva entre padres e hijos es buena".

El caso podría quedar visto para sentencia este miércoles y casi con toda seguridad creará jurisprudencia ya que será el primer caso en que se dictará sentencia puesto que hasta ahora ninguno de los casos sobre ablación que se han estudiado en España ha pasado de la fase de instrucción ante la dificultad a la hora de acreditar si los hechos se han producido o no en territorio español.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies