Un autorretrato de Goya enriquece la exposición sobre el pintor y Buñuel que se exhibe en Madrid

Un Goya en el Museo Lázaro Galdiano
EUROPA PRESS
Actualizado 02/02/2018 15:33:08 CET

La muestra, inaugurada en el Museo Lázaro Galdiano el 13 de diciembre, ha recibido más de 5.000 visitas

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un autorretrato de Francisco de Goya fechado hacia 1775 se ha incorporado este viernes, 2 de febrero, a la exposición organizada por el Gobierno de Aragón e Ibercaja sobre este artista y el cineasta turolense Luis Buñuel, que se puede visitar hasta el 4 marzo en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid.

'Goya y Buñuel. Los sueños de la razón' es el título de esta muestra, que se inauguró el pasado 13 de diciembre y a la que ya han acudido más 5.000 personas. Con la incorporación de esta obra se espera que aumente el número de visitantes, según ha expuesto el director general de la Fundación Ibercaja, José Luis Rodrigo Escrig.

Escrig ha asistido a la colocación de la obra de Goya, que sustituye a una copia que había en su lugar, acto en el que también han participado la consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, la directora del Museo Lázaro Galdiano, Elena Hernando, los comisarios de la exposición Amparo Martínez y José Ignacio Calvo, así como representantes del sector cultural aragonés, entre ellos, la actriz Luisa Gavasa y la directora de la Biblioteca Nacional, Ana Santos.

Este autorretrato de Goya es propiedad de la Fundación Ibercaja y habitualmente se exhibe en el 'Museo Goya. Colección Ibercaja', en Zaragoza. Al respecto, José Luis Rodrigo Escrig ha explicado que esta es la obra más importante de su colección y se ha felicitado porque durante unas semanas "se pueda disfrutar de ella en Madrid, en este museo".

El autorretrato se puede contemplar junto a una fotografía de Luis Buñuel, en la que el cineasta turolense tiene una edad similar al pintor, 29 años, y que fue tomada en el rodaje de la película 'Un perro andaluz'. Sobre la pieza, el comisario José Ignacio Calvo ha indicado que no se conoce en qué circunstancias la pintó Goya, si fue para su novia Josefa Bayeu, o cuando se instaló en Madrid, o una obra "que envió a alguien próximo a él desde Madrid a Zaragoza", ha comentado.

En ella, se observa un rostro "intensamente iluminado por la luz" sobre un fondo negro neutro con el propósito de "expresarse como un individuo tocado por la capacidad de la creación", ha detallado el comisario, apreciación que ha fundado en el "cierto alboroto de su cabello y una melena larga, rasgo querido desde el Renacimiento como expresión del artista creador".

Igualmente, ha precisado que hay un acabado informal, y así es también la forma de ejecución, "un tanto suelta, pero a la vez muy precisa porque la fisionomía es perfectamente identificable", tanto desde el punto de vista psicológico, como de la imagen exterior. Ha agregado que el cuadro ha tenido varios propietarios y en 1997 fue adquirido por Ibercaja "para que siempre quede en Aragón".

EXPONER EL TALENTO DE LA COMUNIDAD

La consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno autonómico, Mayte Pérez, ha explicado que el objetivo de este acto y de la muestra es "sacar la cultura aragonesa, exponer el gran talento de Aragón" en el exterior, en este caso a través de "nuestros grandes universales".

Ha dicho que esta exposición es una "apuesta arriesgada" que combina dos figuras diferentes, pero "con grandes similitudes", logrando una "exposición coherente y armoniosa" a través de un diálogo "que van estableciendo los dos " y que "permite descubrir a dos grandes genios".

La consejera ha añadido que la muestra se enmarca dentro de la "prioridad" y "compromiso" del Gobierno de Aragón "con la cultura, con sus genios y con el talento, el de ayer, el de hoy y el del futuro", así como en el objetivo de "contribuir desde Aragón a hacer un país mejor" y "la cultura es nuestra mejor proyección".

Mayte Pérez ha señalado también que esta muestra fomenta la "curiosidad" por ver cómo se ha unido a dos artistas tan diferentes, suscita "sorpresa", ante "un relato tan brillante con el que se relaciona a los dos" y "admiración" porque ambos "fueron capaces de romper moldes, adelantarse a los tiempos, ser audaces, atrevidos y provocadores".

Por su parte, la directora del Museo Lázaro Galdiano, Elena Hernando, ha agradecido la elección de este museo como sede de esta exposición, "que está siendo muy apreciada por los críticos y especialistas" y "tan bien está yendo de público". Según ha dicho, "es un placer tener a las figuras de Goya y Buñuel juntas en la casa de Lázaro Galdiano, que tanto admiró a Goya".

LA EXPOSICIÓN

La comisaria de la exposición Amparo Martínez ha defendido la manera de mirar la realidad de los aragoneses y ha dicho que en la muestra "hemos conseguido hermanar a dos autores a los que se les separan más de 150 años", pero a quienes "nos hemos encontrando en algunas cosas razonando, pensando y atreviéndose como creadores a construir obras de una manera similar".

Para ese diálogo se apoyan en obras de Goya, fotogramas de películas de Buñuel, así como en proyecciones de fragmentos de su filmografía a través de varias pantallas instaladas a lo largo de la muestra, y en otros documentos escritos.

Martínez y el otro comisario, José Ignacio Calvo, han realizado una visita guiada a la muestra tras la presentación del cuadro de Goya.

La muestra posee un espacio introductorio donde se indica la cronología de ambos artistas, a la que sigue una sala donde se establece un diálogo entre la obra de ambos, con una primera sección que se centra en la curiosidad como constante ejercicio de aprendizaje vital que ambos esgrimieron, han sostenido los comisarios.

Le sigue otra donde se aborda el espíritu crítico de los autores, permitiendo la interpretación de la realidad, y una tercera sobre la libertad, tanto del individuo, como del creador, que llevaba a su máxima expresión alcanza lo subversivo, y que ambos creadores desarrollaron a través de la exaltación de lo grotesco, absurdo y del esperpento, han relatado.

Finalmente, se analiza los mundos interiores de ambos, se muestra una edición original del Capricho número 43 de Goya titulado 'Los sueños de la razón producen monstruos', que sirve de base para el título de la exposición.

Asimismo, en otra sala del museo se expone, bajo la denominación 'Convergencias', la escritura por parte de Buñuel del guión de una película sobre Goya, donde entre otras piezas hay un cuadro de este último sobre 'La duquesa de Alba y su dueña', de 1795, del Museo del Prado, así como otro autorretrato de Goya, también del Prado, de 1815, que se ha ubicado junto a una foto de Buñuel que se puede ver por primera vez ya que solo estaba en negativo y que también está en la edad madura y se tomó durante el rodaje de 'Viridiana'.