El Ayuntamiento de Barbastro elabora una ordenanza de convivencia ciudadana que establece sanciones de hasta 2.500 euros

Actualizado 24/02/2009 13:43:14 CET

BARBASTRO (HUESCA), 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barbastro ha elaborado una ordenanza de convivencia ciudadana que recoge las normas que deben regir en la ciudad con el fin de lograr el bienestar colectivo y organizar la comunidad, de tal forma que se consiga una convivencia en paz e igualdad de derechos y obligaciones. La ordenanza contempla sanciones que van desde los 30 euros y hasta los 2.500 euros.

La Concejalía de Régimen Interior ha sido la encargada de elaborar esta ordenanza que ya ha sido entregada a los miembros de la Comisión informativa correspondiente. Cuando ésta haya dado el visto bueno al texto, pasará al pleno municipal para ser aprobada. Las asociaciones de los barrios, como representantes de la ciudad, podrán conocer de primera mano la ordenanza antes de su aprobación. Tras el periodo de exposición pública y el estudio de las alegaciones, en caso de que las hubiera, la norma entrará en vigor.

El alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, manifestó que "ésta es una herramienta más actual y más ágil con la que se pretende establecer unas normas de comportamiento en los espacios públicos que deben cumplir todos los ciudadanos". Adaptada a las necesidades actuales de la ciudad, cuenta con un régimen sancionador que establece multas de carácter leve, grave o muy grave.

Cosculluela hizo hincapié en la importancia de utilizar correctamente los espacios públicos de la ciudad y los servicios, instalaciones y el mobiliario urbano, respetando el derecho que tienen los demás a su uso y disfrute, y señala que estas sanciones no tienen un afán recaudador como demuestra el hecho de que pueden ser sustituidas por trabajos a la comunidad.

La ordenanza de convivencia ciudadana será aplicable en todo el término municipal de Barbastro y afectará a todos sus habitantes, incluidos los menores de edad ya que sus padres o tutores son responsables subsidiarios de los mismos.

La norma se divide en tres grandes títulos que recogen todo lo referente al cuidado del entorno urbano y la organización de actos dirigidos al público, las normas de conducta en el espacio urbano y las sanciones a aplicar en los diferentes supuestos y situaciones que aparecen en la ordenanza. A su vez cada título se divide en 13 capítulos y en 50 artículos.

La ordenanza incide en cuestiones cotidianas como el respeto del material urbano y de los servicios y lugares públicos; en la estética y la limpieza de los edificios particulares, en el comportamiento ciudadano en las calles, durante las fiestas, en las horas de descanso, con los animales de compañía; en la protección al medio ambiente y también otras obligaciones de carácter administrativo.

La concejal de Régimen Interior, Sonia Lasierra, explicó que las sanciones serán de entre 30 y 100 euros para las faltas leves; de 101 a 300 para las graves; y de 301 a 2.500 para las muy graves.

Para conseguir todas estas metas, los ciudadanos deben tomar conciencia de la importancia de mantener limpia la ciudad, de cuáles son las normas básicas para conseguirlo y, especialmente, participar en su consecución.